Author

Date
24 Dic 2009(17:02:06)


Imprimir

“Aunque tengamos la evidencia de que hemos de vivir constantemente en la oscuridad y en las tinieblas, hay que tener esperanza”

Pío Baroja


Oh, blanca Navidad, sueño…, reza la canción de la temporada... ¿pero qué le habrán pedido a Santa nuestros amigos políticos?, ahí les van lo que nos han contado uno que otro de ellos.

Bien, empezamos por nuestro gobernador, don Eugenio Hernández Flores, quien, según gente allegada al mandatario, pidió para esta Navidad nada más y nada menos que una caja de puros... pues sí, si otra cosa no sucede en enero habrá alumbramiento y, ¿saben qué?, será niño.

Así que el jefe del Ejecutivo estatal estará más que dispuesto a compartir con su gente más cercana un buen habano para la ocasión.

De quien también nos enteramos lo que pidió a Santa Claus este año fue de otro buen amigo, nos referimos al doctor Rodolfo Torre Cantú.

Voces indiscretas cercanas al diputado federal nos aseguran que la carta en el pino de la familia Torre de la Garza empezaba con el clásico... “Querido Santa...”, pero lo mejor viene mero abajo, en letras chiquitas.

Después del tercer regalo solicitado, un balón de futbol, está redactado lo que nos llama la atención... “un auto”, señalan las diminutas letras. Sí, el doctor Torre quiere un “carro completo”, como esos que le han sido obsequiados con anterioridad a don Ricardo Gamundi Rosas, el dirigente priista.

Y nosotros que pensamos que quería una candidatura, ¿será acaso que ya la tiene en la bolsa? Pero bueno, mejor no especulemos y continuemos con la lista de nuestros amigos.

Toca el turno a Oscar Almaraz Smer, el actual secretario de Finanzas del Gobierno estatal, quien pidió nada más y nada menos que una súper computadora IBM, tipo de las que usa la Nasa.

Según la familia Almaraz, el buen Oscar tendrá harta tarea para hacer cálculos y más cálculos durante el 2010, pues se le vendrá encima la entrega de la administración estatal, esto por allá de octubre; sin embargo, dicen que también deberá tenerla lista para los siguientes tres años... ¿será cierto?, vaya usted a saber.

Quienes de plano pusieron en predicamentos al gordito de barbas blancas y camisola roja fueron tres jovenazos victorenses, pues le pidieron lo mismo para el año próximo.

En los pinos de Navidad de las familias González, Blackmore y Muñoz las cartitas traían la misma petición... “Querido Santa...”, y bueno ya sabrán ustedes qué pidieron Miguelito, Quiquín y Manuelito... nosotros no somos tan suspicaces, así que si se las huelen les encargamos nos guíen.

Pero bueno, continuando con la lista de regalos de nuestros amigos políticos, quien de plano dejó su carta en blanco, ¡qué ironía!, fue el buen Ricardo Gamundi Rosas, quien ya no quiere nada; según sus allegados, al presidente estatal del PRI ya se le cansó el caballo y mejor piensa dónde pasar unas merecidísimas vacaciones.

Así, el popular “Negro” Gamundi se declaró totalmente satisfecho y mejor le sugirió a Santa que entregue más regalos a los niños pobres del cuarto distrito, total él se sacrifica por ellos.

Bueno así terminamos este cuento navideño, que no tiene otro objetivo más que hacerles pasar un buen rato ya concluidas las fiestas de la Noche Buena.

Ah, según empleados indiscretos de la familia Diez Gutiérrez Osuna, el buen Arturo también se declaró satisfecho con el regalote de hace dos años, por lo que también sólo se dedicará a las buenas acciones propias de esta temporada.

¿Usted le cree a los indiscretos trabajadores de la familia del Alcalde?, nosotros tampoco, pues quien quita y reciba un regalazo, y no precisamente de consolación.

¿Y usted que le pidió a Santa Claus?, yo un muñeco, un cochecito nuevo y bastantes fuerzas para seguir trabajando con tanto ahínco, bueno, si a esto se le puede llamar trabajo, porque la verdad lo hacemos con muchísimo gusto.

Antes de terminar, recuerde que estas son fechas para convivir con la familia, momentos especiales para refrendar voluntades entre los seres queridos, por lo que lo invitamos a no dejarse llevar por la euforia y tome las cosas con moderación.

Y si es de aquellos que apenas se subirán a su auto para tomar la carretera, recuerde manejar con precaución porque alguien lo espera con el verdadero anhelo del reencuentro... no olvide, más vale unos minutos tarde que uno de silencio.

Bien, pues no nos resta más que desearles una Feliz Navidad y que el Niño Dios les traigan sobre todo bendiciones a granel... que las necesitaremos, y mucho, para el temible y obscuro 2010 que se avecina. Hasta la próxima.

Comentarios:

tereorbe@yahoo.com.mx

Deja un comentario


Create Account



Log In Your Account