Author
Otra perspectiva Amelia Acosta

Date
19 Mar 2017(14:10:05)




Imprimir

Es cierto que todo cambia, y la dinámica del juego en los niños y jóvenes no es la excepción. Hoy en día observamos a muchos niños y adolescentes de todas las edades muy entretenidos en sus tablets, computadoras, celulares, y sinnúmero de aparatos electrónicos que los mantienen tranquilos, o aparentemente tranquilos.

Sin duda estos pequeños y jóvenes desarrollarán algunas destrezas, pero si tomamos en cuenta que los niños y en general el ser humano aprenden moviéndose, estaremos limitando su aprendizaje y el desarrollo de sus potencialidades.

El aprendizaje es experiencia, una experiencia a través de nuestros sentidos, mediante los cuales entendemos el mundo que nos rodea, así lo señala Luz María Ibarra, maestra en programación neurolingüística. Entonces si el aprendizaje se da a través de nuestros sentidos, propiciemos la activación de todos estos en nuestros hijos y seres que nos rodean.

Quienes tienen la oportunidad de correr, saltar, cantar, gritar, dibujar, colorear, pintar, leer, escribir, tocar algún instrumento musical, bailar, jugar futbol, boleibol, béisbol, patinar, trepar a los árboles, o caminar por la orilla del césped guardando el equilibrio, o realiza juegos de mesa, y no se diga si juega ajedrez, estarán expuestos al aprendizaje constante y dinámico. Estos pequeños y jóvenes, además de aprender con mayor destreza y rapidez, serán personas que socialicen con mayor facilidad, la comunicación con sus pares y con los adultos que les rodean será abierta y sencilla.

Quien se ejercita físicamente y echa a andar su imaginación, además de aprender, mantendrá su sistema digestivo en equilibrio, lo mismo que su sistema respiratorio y sistema nervioso, es decir, en general la homeostasis del cuerpo se mantendrá. La armonía entre cuerpo y mente ahí estará. Los pequeños y jóvenes que se ejercitan físicamente dormirán tranquila y plácidamente toda la noche, despertarán de buen humor y su apetito estará equilibrado.

Nosotros, los adultos, tenemos esa gran responsabilidad de permitir el uso de aparatos eléctricos y electrónicos, de los que no podemos ni debemos abstraerlos, tomando en cuenta su edad, el estado emocional y conductas que emiten. De esta sencilla manera estaremos contribuyendo un poco al sano desarrollo de las nuevas generaciones.

Deja un comentario

Create Account



Log In Your Account