Author

Date
31 Ago 2017(06:22:37)




Imprimir

Retomar contacto con decenas de compañeros, relajar medidas de higiene básicas como el lavado de manos y estar expuestos a lluvias y cambios de temperatura son factores que aumentan la posibilidad de contagios por infecciones estomacales en este regreso a clases, por lo que los padres deben estar al pendiente de sus hijos y consultar al médico a fin de evitar complicaciones.

La aparición y persistencia de síntomas como fiebre, nausea, vómito y malestar general pueden tener su origen en infecciones del aparato digestivo provocadas por bacterias, virus, parásitos etcétera, lo que hace necesaria la consulta con el especialista, señala la Dra. Sydney Greenawalt, especialista en Pediatría y maestra en Nutrición Clínica.

“Es muy importante que los padres lleven a los niños al pediatra para ser diagnosticados y comiencen a recibir tratamiento cuanto antes. Es probable que este contemple la prescripción de antibióticos, cuya acción no distingue entre las bacterias nocivas y aquellas que benefician a nuestro organismo, lo que termina por provocar o agudizar la diarrea”.

Una alternativa para complementar los tratamientos de los niños son los probióticos, microorganismos vivos que se ha comprobado que aportan beneficios a la salud: “Algunos los encontramos en alimentos fermentados como el yogur, kefir o chucrut y adicionados a algunos alimentos. Pero cuando queremos que un probiotico tenga un efecto directo sobre un padecimiento, como la diarrea, debemos de recurrir a probiotiocs ya estudiados en seres humanos, que tiene un efecto directo sobre esta enfermedad. Es aquí donde probioticos como el desarrollado a partir de la levadura Saccharomyces boulardii CNCM I-745® ha demostrado efectividad en el tratamiento de la diarrea causada por el uso de antibióticos, pues reduce su duración y restaura la microbiota intestinal”.

Conformada por más de cien billones de microorganismos, entre los que se cuentan mínimo mil especies diferentes de bacterias, la microbiota intestinal ayuda a digerir y absorber algunos alimentos, principalmente azúcares complejos, convirtiéndolos en energía. También contribuye a la producción de vitaminas B y K y ayuda a combatir las agresiones de otros microbios.

Al estado de equilibrio de este organismo se le conoce como eubiosis, que es cuando se encuentra en óptimas condiciones para cumplir con su rol metabólico y protector. En la vuelta a clases —explica la especialista—, los cambios en la dieta, el estrés, las infecciones gastrointestinales y el abuso de medicamentos como los antibióticos pueden propiciar disbiosis, que es la pérdida de este equilibrio, lo que acarrea como consecuencia diarreas que dificultan a los estudiantes retomar su rutina de actividades.

En este regreso a clases, se recomienda a los padres de familia vigilar de cerca el desarrollo síntomas que sugieran el desarrollo de infecciones estomacales en sus hijos, consultar al médico en caso de persistir las molestias y solicitar orientación acerca del uso de probióticos como complemento a los tratamientos, en busca de una alternativa para cuidar de la paz intestinal de sus familias.

Fuente:
cronica.com.mx
Deja un comentario

Create Account



Log In Your Account