Author

Date
3 Oct 2017(04:31:37)




Imprimir

Es rara la persona que no siento miedo en algún momento crucial de su vida, pero cuando el miedo se convierte en pánico, el problema toma otra dimensión.

El pánico es un tipo de trastorno de ansiedad en el cual se presentan ataques repetitivos de intenso miedo y de pensar que algo malo va a ocurrir.

Un ataque de pánico es un episodio repentino de miedo intenso que desencadena reacciones físicas severas cuando no hay peligro real o causa aparente. Los ataques de pánico pueden ser muy atemorizantes. Cuando se producen ataques de pánico, se podría pensar que está perdiendo el control, sufrir un ataque al corazón o incluso la muerte.

Los ataques de pánico generalmente comienzan repentinamente, sin previo aviso. Pueden ocurrir en cualquier momento: cuando se está conduciendo el coche, en el centro comercial, profundamente dormidos o en medio de una reunión de negocios.

Una persona que padece de forma regular este padecimiento a menudo vive con miedo de otro ataque y puede sentir temor de estar sola o lejos de la ayuda médica, lo cierto es que en ningún lugar se siente segura. Una de las peores cosas acerca de los ataques de pánico es el miedo intenso de que tendrá otro. Incluso se puede sentir incapaz de salir de casa (agorafobia), porque no hay lugar se siente seguro.

Las personas con trastorno de pánico tienen por lo menos 4 de los siguientes síntomas durante un ataque:

Molestia o dolor en el pecho
Mareo o sensación de desmayo
Miedo a morir
Miedo a perder el control o de muerte inminente
Sensación de asfixia
Sentimientos de separación
Sentimientos de irrealidad
Náuseas y malestar estomacal
Entumecimiento u hormigueo en manos, pies o cara
Palpitaciones, frecuencia cardíaca rápida o latidos cardíacos fuertes
Sensación de dificultad para respirar o sofocación
Sudoración, escalofrío o sofocos
Temblor o estremecimiento
Sensación de muerte inminente o peligro
El miedo a perder el control o la muerte
Frecuencia cardíaca rápida
Sudación
Temblor
Dificultad para respirar
La hiperventilación
Escalofríos
Sofocos
Náusea
Calambres abdominales
Dolor de pecho
Dolor de cabeza
Debilidad
Opresión en la garganta
Dificultad para tragar
Los ataques de pánico pueden cambiar el comportamiento y desempeño en el hogar, el trabajo o la escuela.

Las personas con trastorno de pánico pueden abusar del alcohol u otras drogas y se pueden sentir tristes o deprimidos.

Los ataques de pánico no se pueden predecir. Al menos en las primeras etapas del trastorno, no hay ningún desencadenante que comience el ataque. El recuerdo de un ataque pasado puede provocar ataques de pánico.

Muchas personas con trastorno de pánico acuden primero a buscar tratamiento en la sala de urgencias, porque el ataque de pánico a menudo se siente como un ataque cardíaco. El médico llevará a cabo un examen físico y una evaluación psiquiátrica.

Los ataques de pánico fueron catalogados como “nerviosismo o estrés”, pero ahora están reconocidos como una condición médica real. A pesar de los ataques de pánico pueden afectar significativamente su calidad de vida, el tratamiento puede ser muy eficaz.

Para poder diagnosticarlos el médico deberá solicitar exámenes de sangre. Se deben descartar otros trastornos médicos antes de poder diagnosticar un trastorno de pánico. También se deben considerar los trastornos relacionados con el abuso de sustancias, dado que los síntomas pueden parecerse a ataques de pánico.

El objetivo de la terapia es ayudarlo a desempeñarse bien durante la vida diaria. Una combinación de medicinas y psicoterapia funciona mejor.

Ciertas medicinas, generalmente utilizadas para tratar la depresión, pueden ser útiles para este trastorno. Trabajan previniendo los síntomas o haciéndolos menos graves, pero para que funcionen bien es necesario tomarla todos los días en la cantidad y frecuencia establecida por el médico y no dejarlas sin autorización médica.

La psicoterapia (terapia cognitiva conductual) puede ayudar a entender los comportamientos y cómo cambiarlos.

Para reducir la cantidad o gravedad de los ataques de pánico se recomienda:

No tomar bebidas alcohólicas
Comer a horas regulares
Hacer ejercicio regularmente
Dormir lo suficiente
Disminuir o evitar la cafeína, ciertas medicinas para los resfriados y los estimulantes
Los grupos de apoyo pueden aliviar el estrés causado por el trastorno de pánico. Compartir con otros que tienen experiencias y problemas comunes puede ayudar, sin embargo hay que saber que los grupos de apoyo generalmente no son un buen sustituto para la psicoterapia o tomar medicinas, pero pueden ser un buen complemento.
No se sabe qué causa los ataques de pánico o trastorno de pánico, pero estos factores pueden jugar un papel: Genética, estrés, temperamento que es más susceptible al estrés, ciertos cambios en las regiones apartadas de la función cerebral.

Algunas investigaciones sugieren que una respuesta de lucha o huida del cuerpo ante el peligro está involucrado en los ataques de pánico. Por ejemplo, si suena una alarma sísmica después de haber habido un fuerte sismo con consecuencias graves hace que el cuerpo reaccione instintivamente, provocando que el ritmo cardíaco y la respiración se acelere como respuesta a una situación que amenaza la vida. Pero no se sabe por qué un ataque de pánico se produce cuando no hay peligro presente obvio.

Los factores que pueden aumentar el riesgo de padecer ataques de pánico o trastorno de pánico incluyen:

Antecedentes familiares de ataques de pánico o trastorno de pánico
estrés significativo
Muerte o enfermedad grave de un ser querido
Los cambios importantes en su vida, tales como la adición de un bebé
Historia de la infancia el abuso físico o sexual
Experimentar un evento traumático, como un accidente o asalto sexual
Si los ataques de pánico y el trastorno de pánico no se tratan pueden dar lugar a complicaciones graves que afectan a casi todas las áreas de su vida.

Las complicaciones que pueden causar ataques de pánico o estar vinculados a incluir:

Desarrollo de las fobias específicas, tales como el miedo a conducir o salir de su casa
La evitación de situaciones sociales
Problemas en el trabajo o en la escuela
Depresión
Aumento del riesgo de suicidio o pensamientos suicidas
El abuso del alcohol y otras sustancias
Los problemas financieros
No todos los que tienen ataques de pánico tiene un trastorno de pánico. Para ser diagnosticado con trastorno de pánico, usted debe cumplir con los criterios enunciados en el Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales (DSM) publicado por la Asociación Psiquiátrica Americana.

Mientras que los ataques de pánico y trastorno de pánico se benefician de un tratamiento profesional, también puede ayudar a controlar los síntomas por su cuenta. Algunos de los estilos de vida y el autocuidado pasos que puede tomar son:

Cumplir con su plan de tratamiento que puede ayudar a que te sientas como que no eres un rehén en su propia casa.
Unirse a un grupo de apoyo. Unirse a un grupo de personas con ataques de pánico o trastornos de ansiedad que puede conectar con otros que enfrentan los mismos problemas.
Evitar la cafeína, el alcohol y las drogas ilegales. Todos estos pueden desencadenar o empeorar los ataques de pánico.
Técnicas de relajación de estrés, por ejemplo, el yoga, la respiración profunda y la relajación muscular progresiva – tensando un músculo a la vez, y luego liberar por completo la tensión hasta que todos los músculos del cuerpo está relajado – también pueden ser útiles.
La actividad aeróbica puede tener un efecto calmante sobre su estado de ánimo.
Dormir lo suficiente para que no se siente somnoliento durante el día.

Fuente:
cronica.com.mx
Deja un comentario

Create Account



Log In Your Account