Author
Benny Cruz Zapata EnLíneaDIRECTA

Date
13 Ene 2018(17:54:06)




Imprimir

Cd. Victoria, Tamaulipas.-La presencia de mujeres es cada vez más marcada en el comercio informal ya que crisis económica y el desempleo ha acrecentado de manera su presencia en los mercados ambulantes, prueba de ello es el conteo realizado por género que tienen organizaciones de tianguistas de esta capital, en donde se ha puesto de manifiesto que por cada ocho mujeres; dos hombres han encontrado su sobrevivencia en las "pulgas".

De lo anterior da cuenta Maria Zapata Terán, del tianguis de la avenida La Paz:

"La presencia de las mujeres son muy marcada, estamos hablando que un 80% de quienes nos dedicamos al comercio informal aquí, son mujeres y el resto hombres; esto se debe a que nosotras vemos en el negocio, una forma de ganarnos la vida y contribuir a la economía de la familias; teniendo además tiempo de atender a los hijos, al marido, la casa, etc”.

Muchas de ellas incluso que no se dedican de lleno a esta actividad, la han encontrado como refugio ante la crisis económica que se padece, incluso hay quienes la han tomado como alternativa al perder su trabajo o tener a sus maridos desempleados.

De lo anterior da cuenta también Teresa Torres Benítez, quien a sus 40 años de edad, afirma que dejo la vergüenza en su casa, tomo la ropa que ya no le quedaba a sus hijos, juguetes que le dieron sus hermanas y en el carro de su marido, se convirtió en su propia patrona:


-Mi marido se quedo sin trabajo, con tres hijos en la escuela, con todo y pena me acuerdo que a inicios de año, me vine a vender, llegaba desde bien temprano haciendo changuitos para no encontrarme con personas conocidas, pues sentía que era como una humillación andar en esto; pero poco a poco me di cuenta que es un negocio como cualquiera, incluso me jale a mi marido, porque a sus 50 años ya no pudo colocarse y ahora no nos podemos quejar, porque de aquí no solo comemos, sino que no pasamos apuros, ya que vendemos ropa seleccionada, que compramos en Estados Unidos o pacas completas que venden aquí en la ciudad.

Agrega que además este trabajo le han permitido no desatender a sus hijos, ni su casa:

-Yo siempre fui mujer de mi casa, nunca trabaja, hasta que la necesidad nos llego, por eso estoy contenta porque solo vendemos viernes, sábado y domingo y el resto de la semana compramos, lavamos y a veces hasta planchamos la ropa, pero siempre en la casa, ni pensaba que esto iba a suceder, porque aunque al principio da vergüenza, ya después uno se da cuenta, que todas tenemos necesidades.
Deja un comentario


Create Account



Log In Your Account