324649

Author

Date
11 Feb 2018(16:30:26)




Imprimir

Son muchos los artículos e investigaciones científicas que han puesto de manifiesto el vínculo entre el consumo excesivo de alcohol y el aumento de peso. Según destacan desde Medline Plus, los principales motivos son dos: en primer lugar, el alcohol posee un elevado contenido calórico, ya que algunas bebidas mezcladas pueden contener la misma cantidad de calorías que una comida, pero sin los nutrientes y en segundo lugar, también es posible que tomes malas decisiones alimentarias cuando bebes, desde subestimar la cantidad que de alcohol en tu vaso a ingerir más comida mientras bebes o de peor calidad.

Por poner un ejemplo, una pinta de sidra tiene aproximadamente la misma cantidad de calorías y gramos de carbohidratos que una porción de pizza de queso. Es importante destacar que el alcohol se caracteriza por tener calorías vacías (7 por gramo contra 4 por gramo para carbohidratos y proteínas) pero pocos nutrientes. Si estás reduciendo tu consumo calórico, debes incluir el alcohol en el conteo y no reemplazar alimentos potencialmente saludables con calorías que no brindan nada a tu organismo.

Ahora, veamos a qué equivalen determinados alimentos y las bebidas alcohólicas más comunes.

RELACIÓN CALÓRICA ENTRE TUS BEBIDAS Y COMIDAS FAVORITAS

· Un vaso de vino blanco tiene las mismas calorías que una rebanada de pan: 100 calorías por una copa de 5 onzas (145 ml).

· El aporte calórico de una caña de cerveza equivale al de una bolsa de palomitas: 150 calorías por un vaso de 12 onzas (355 ml).

· Beberte una pinta de sidra (medio litro) equivale a un trozo de pizza de queso: 150 calorías.

· Un cóctel margarita tiene las mismas calorías que un bagel: 280 calorías.

· Una piña colada de 150 mililitos equivale a unas patatas fritas de cocina: 230 kcal.

· Un mojito comparte aporte calórico con unas patatas de bolsa: 200 calorías.

Es importante no beber con el estómago vacío, ya que comer antes de ingerir una bebida ayudará a tu estómago a absorber el alcohol más lentamente y a tomar mejores decisiones, limitar la cantidad de alcohol que bebes, beber despacio y estar al tanto de la cantidad y el tipo de bebidas que escoges, así como poner atención a la forma en la que la bebida afecta a tus hábitos alimentarios.

Fuente: Sin Embargo
fuente
http://entrelineas.com.mx
Deja un comentario

Create Account



Log In Your Account