Author

Date
3 Mar 2018(11:35:20)




Imprimir

Al consumir 1 vaso de leche nuestro cuerpo obtiene la energía necesaria para realizar las actividades cotidianas del día a día, de acuerdo con la nutrióloga Valeria Rubio, este alimento líquido es una buena fuente de vitamina B2 y calcio, aporta las proporciones ideales de hidratos de carbono, proteínas y lípidos, estos nutrimentos energéticos convierten a este alimento en uno de los más completos.

La leche posee todos los aminoácidos en cantidades suficientes para formar las diferentes proteínas que nuestro cuerpo necesita. Las proteínas son macronutrientes fundamentales en una alimentación saludable ya que participan y llevan a cabo importantes funciones para el correcto funcionamiento de nuestro organismo.

Las proteínas forman parte de las células, los tejidos y los órganos del cuerpo y constantemente se desintegran y se reemplazan, un litro de leche aporta 30 gramos de proteína, de esta manera su consumo contribuye al desarrollo de las nuevas células que fortalecen la estructura ósea y el sistema inmunológico.
Los hidratos de carbono que contiene la leche aportan energía, por ello es recomendable consumirla durante toda la vida, además es un alimento que ayuda a controlar el índice glucémico.

Las grasas son necesarias en la alimentación para el crecimiento y la salud, cumplen importantes funciones en el organismo. Los lácteos aportan grasas específicas que mantienen el calor del cuerpo, protegen los órganos internos y son usadas para la producción de energía.

Las grasas de la leche forman hormonas, actúan como vehículos de proteínas como las vitaminas A, D y E y son esenciales para el adecuado funcionamiento del sistema nervioso central.

A partir de los 30 años la masa muscular disminuye de forma gradual de un 3 al 8%, este proceso llamado sarcopenia, se acelera una vez que se cumplen 60 años. Valeria Rubio nos comenta: debido a los cambios en la composición corporal y a la poca actividad física, las personas mayores deben adaptar su alimentación y compensar la pérdida de masa muscular.

El calcio que contiene la leche aumenta la densidad del hueso y ayuda a prevenir enfermedades como la sarcopenia, la osteoporosis, la hipertensión, la diabetes y la obesidad. Consumir leche desde las primeras etapas de la vida ayuda a fortalecer la masa ósea y muscular tanto en edades de desarrollo como de mantenimiento en la etapa adulta.

Es necesario asegurar un aporte adecuado de proteínas de calidad a través de la dieta equilibrada, la leche es una buena fuente de vitaminas del grupo A, B y D. Actualmente se recomienda que los niños tomen de 2 a 4 porciones al día, los jóvenes, mujeres embarazadas o lactando de 3 a 4 raciones y los adultos 2 o 3 vasos.

Fuente:
cronica.com.mx
Deja un comentario


Create Account



Log In Your Account