326420

Author

Date
12 Mar 2018(06:46:13)




Imprimir

La anulación de un gol cerca del final de un partido de la Liga griega este domingo, entre el líder AEK y su perseguidor PAOK, generó una invasión a la cancha de parte del dueño del equipo local, que portaba una pistola.
El portugués Fernando Varela anotó a los 90 minutos para poner arriba 1-0 al anfitrión PAOK en la ciudad norteña de Tesalónica. El árbitro decretó el gol, pero luego pareció anularlo por un señalamiento de fuera de lugar.

El dueño del club PAOK, el empresario Ivan Savvidis, ingresó dos veces a la cancha acompañado de guardaespaldas. En la segunda ocasión, sin el abrigo que vestía la primera vez, Savvidis entró aparentemente con una pistola enfundada. En ningún momento Savvidis hizo movimiento alguno que indicara que iba a usar el arma.

Funcionarios del AEK aseguraron que Savvidis amenazó al árbitro durante su primera irrupción a la cancha, antes de ser retirado. Afirman que el empresario también lanzó amenazas contra el gerente de operaciones de AEK, Vassilis Dimitriadis. AEK anunció que presentará una queja con la FIFA y la UEFA, los órganos que rigen el futbol a nivel mundial y europeo, respectivamente.
El encuentro fue finalmente suspendido después de dos horas y los aficionados abandonaron el estadio. Aunadas a la confusión, hubo afirmaciones de que el árbitro Giorgos Kominis había decretado el gol.

En las horas posteriores, el árbitro Giorgios Kominis concedió el triunfo por 1-0 al PAOK ante el AEK Atenas y dio por concluido el encuentro, según anunció el club de Salónica en las redes sociales.

El PAOK señala en su twitter oficial que el "partido terminó con 1-0 y así lo reflejó en el acta el árbitro" a pesar de que el encuentro se suspendió antes del pitido final por la invasión de campo de jugadores, técnicos y directivos, incluido el presidente Ivan Savvidis.

-Con información de EFE
Fuente
http://m.excelsior.com.mx/adrenalina/2018/03/11/1225699

Deja un comentario


Create Account



Log In Your Account