Author

Date
1 Jun 2018(05:21:47)




Imprimir

Durante el fin de semana, un par de melones Yubari se vendió por una cifra récord de ¥ 3,2 millones de yenes (29,436 dólares; 583,168 pesos mexicanos) en una subasta celebrada en la ciudad de Sapporo. Los dos melones fueron comprados por Shinya Noda, presidente de una compañía de empaque de frutas y verduras.

"Quería hacer una oferta récord por cualquier medio", dijo después de la subasta, y vaya que fue fiel a su palabra.

El precio final, que es bastante más caro que el precio sugerido para un Subaru Outback 2018, rompió el récord anterior para los melones Yubari; en 2016, un comprador gastó ¥ 3 millones yenes (27,240 dólares; 539,662 pesos) para conseguir su propio juego de frutas codiciadas.

Este fue el punto culminante obvio de la subasta, que incluyó 508 melones cultivados por ocho agricultores en Yubari, una ciudad en la prefectura de Hokkaido que es "bien conocida por sus melones". Esta llamativa variedad de melón, formalmente conocida como el Yubari King, es un pariente del melón que fue desarrollado y perfeccionado por los agricultores de la ciudad después de la Segunda Guerra Mundial.

Según Cooks Info, cada agricultor que cultiva estos melones debe venderlos directamente a la Asociación de Cooperativas Agrícolas de Yubari. La Asociación posee la marca registrada de 'Yubari King' y dice que su relación con los agricultores es asegurar que cada melón con ese nombre sea de la más alta calidad y que no sea un melón falsificado. (Oh sí: estos melones son tan importantes que la gente intenta piratearlos).

Los restaurantes en Hokkaido suelen ofrecer bufets "todo lo que puedas comer" de melón, y la demanda de la fruta a menudo excede el suministro. El verano pasado, Melon no Terrace tuvo que disculparse por quedarse sin melón en su día de apertura.

"Pedimos a unas 100 personas que se retiraran", le dijo un funcionario del restaurante a Asahi Shimbun. "Pedimos disculpas desde lo más profundo de nuestros corazones por causar problemas a los clientes". (El restaurante cambió rápidamente su formato, ofreciendo cuatro asientos diarios para que 30 clientes pudieran comer todo el melón que quisieran durante una hora antes de ser cortésmente conducidos a la puerta).

Cuando no obligan a los restaurantes a disculparse por su ausencia, los melones Yubari a menudo se regalan como obsequios, especialmente para los ochugens —la tradición de mediados de julio en Japón de dar un regalo a alguien con quien te sientes en deuda—. Shinya Noda también es generoso con su dinero: dice que pondrá sus melones en exhibición hasta fin de mes, luego los cortará y regalará a sus clientes.

Fuente:
excelsior.com.mx
Deja un comentario


Create Account



Log In Your Account