Author
Victoria y Anexas Ambrosio Lopez Gutierrez

Date
8 Jun 2018(16:55:10)




Imprimir

Finalizado el ciclo escolar de primavera, un grupo de estudiantes y profesores de la Unidad Académica Multidisciplinaria de Ciencias, Educación y Humanidades (UAMCEH), de la Universidad Autónoma de Tamaulipas (UAT), realizaron una visita a la zona arqueológica de El Sabinito guiados por expertos pertenecientes a la delegación estatal del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), a cargo del doctor Carlos Arturo Giordano Sánchez Verín, quien se sumó a la expedición aportando sus amplios conocimientos sobre la ciencia histórica.

Partiendo de Ciudad Victoria, por la carretera federal 70 en dirección al Este, se sigue hacia la población de Soto la Marina; a la altura del kilómetro 97, se da vuelta a la izquierda, avanzando 200 metros se encuentra el ejido El Sabinito y a unos pasos el sitio del mismo nombre que es uno de muchos asentamientos semejantes que se establecieron en esta zona de las estribaciones de la sierra de Tamaulipas, pero que muestra semejanzas sorprendentes con sitios como el Balcón de Montezuma en la Sierra Madre Oriental.

Respecto a las dimensiones de los basamentos en El Sabinito, éstas llegan a alcanzar hasta 4 metros de altura, debido a que la aguda pendiente del terreno exigía elevar más el muro por uno de sus lados para alcanzar el nivel, e integrar así la arquitectura a la accidentada topografía; el sistema constructivo también difiere, pues todos los basamentos, sin excepción, se edificaron con lajas de piedra caliza de 5 a 10 centímetros de espesor, yuxtapuestas sin cementante.

Se trata de una tradición que en un momento estuvo integrada al mundo mesoamericano, diferente de los grupos seminómadas que la rodeaban y que sin lugar a duda tuvo contacto con los grupos huastecos de más al sur, así como con grupos aldeanos del sudeste de Estados Unidos, pero con una identidad propia; después del año 1100, el sitio fue abandonado, y es probable que sus habitantes regresaran a una forma de vida seminómada, basada en la caza, la pesca y la recolección y hayan dejado de ocupar sitios con altas densidades de población; se ha calculado que El Sabinito está conformado por más de 600 estructuras.

La ocupación del sitio, y de la región, se debe sin duda a las condiciones adecuadas que presenta el área para el desarrollo de la vida humana, ya que el lugar se encuentra en las estribaciones de la sierra tamaulipeca, en una zona de lomeríos que alcanzan los 400 metros sobre el nivel del mar, donde predomina un bosque con recursos naturales abundantes y acceso a tierras para el cultivo.

Al sur del sitio, en los cañones de la sierra, el arqueólogo Richard Mac Neish documentó una larga secuencia de ocupación humana que va desde los primeros habitantes del estado (hace más de 12 mil años) hasta los grupos de tradición mesoamericana, con características semejantes a las que se pueden apreciar en El Sabinito; el sitio fue habitado desde cerca del año 1000 (dC), pero su ocupación pasó por una serie de periodos intermedios en los que se ha determinado la transición de los habitantes de la economía basada en la caza y la recolección hasta una basada en la agricultura.

De acuerdo con el análisis de los materiales arqueológicos como piezas de cerámica zoomorfas, cuencos trípodes incisos y metates de basalto, recuperados durante las exploraciones en el sitio de El Sabinito, se puede establecer una ocupación próxima a los 900 años, la cual se desarrolló entre el 200 y el 1100 después de Cristo; es uno de muchos asentamientos semejantes que se establecieron en esta zona de la sierra de Tamaulipas.

El coordinador del viaje, Arcadio Alejandro García Cantú, en representación del director de la UAMCEH, Rogelio Castillo Walle, agradeció al Rector José Andrés Suárez Fernández por respaldar las tareas académicas de los universitarios y valoró la generosidad del delegado del INAH por acompañar con un calificado equipo de arqueólogos, arquitectos y antropólogos a estudiantes y profesores que, no sólo disfrutaron la visita guiada, sino que obtuvieron valiosos conocimientos acerca de las antiguas edificaciones ubicadas en la Sierra de Tamaulipas.

Durante la visita reciente, los alumnos de la Licenciatura en Historia y Gestión del Patrimonio Cultural estuvieron asesorados por investigadores del INAH y acompañados de sus profesores y otros docentes de las Licenciaturas en Sociología, Ciencias de la Educación y Lingüística Aplicada destacando la filósofa Luisa Álvarez Cervantes, la historiadora Clara García Sáenz, la catedrática María del Rosario Zúñiga Vargas y la maestra Rocío Díaz Alafita.

Por cierto, (unos días antes) la UAT, con el respaldo de la delegación regional del Instituto Nacional de Antropología e Historia, instalaron la exposición denominada Memoria Fotográfica de México que contiene imágenes de diversos sitios arqueológicos que constituyen un invaluable patrimonio histórico y cultural que ha contribuido a la construcción de nuestra identidad nacional.

Con la representación del Rector JASF, el director de la UAM de Ciencias, Educación y Humanidades, Rogelio Castillo Walle, dirigió un mensaje en la inauguración destacando el compromiso del plantel con el fomento de la cultura histórica y arqueológica, además, agradeció a la delegación del INAH las imágenes instaladas en el pasillo del edificio B, frente al auditorio Eduardo Garza Rivas.

Por su parte, el delegado del INAH, Carlos Arturo Giordano Sánchez Verín, manifestó la voluntad de la dependencia federal para colaborar con instituciones educativas en la promoción de los sitios históricos y arqueológicos que tiene Tamaulipas entre los que destacan El Balcón de Montezuma, en el municipio de Victoria y El Sabinito, en el municipio de Soto la Marina.

Decenas de alumnos acompañados de sus profesores presenciaron la inauguración de la muestra fotográfica que se instaló varios en la UAMCEH, en el campus Victoria para ser apreciada por los universitarios y el público en general ya que es entrada libre; cabe mencionar que luego de instalar la muestra fotográfica, el doctor Sánchez Verín pronunció una conferencia magistral en el auditorio Eduardo Garza Rivas, denominada Historia y Arqueología: una mirada a través de la fotografía, explicando la gran riqueza arqueológica con la que cuenta México.

El delegado del INAH hizo un recuento de los investigadores extranjeros y mexicanos que hicieron grandes descubrimientos arqueológicos en diversas entidades y la importancia de los hallazgos para explicar la historia, las costumbres y las prácticas religiosas de lo que actualmente es la república mexicana; por su parte, los estudiantes de las licenciaturas en Historia y Gestión del Patrimonio Cultural, Sociología, Ciencias de la Educación, Lingüística Aplicada y Apoyo al Desarrollo y Bienestar Infantil, participaron con entusiasmo tanto en la inauguración de la exposición fotográfica como en la conferencia que concluyó con una generosa sesión de preguntas y respuestas.

El abrazo de hoy es para el doctor Jorge Lera Mejía, editorialista, docente e investigador de la UAT quien, en sus ratos libres asiste a congresos internacionales.
Deja un comentario


Create Account



Log In Your Account