Author
Entre Nos Carlos David Santamaría Ochoa

Date
11 Jun 2018(14:14:20)




Imprimir

Las temperaturas demasiado elevadas que se han presentado en estos días han propiciado una serie de desaguisados en la población, pero también en el campo, donde se ha sufrido una fuerte merma como suele suceder en estos casos, por la falta del vital líquido.

No se culpa a una comisión de Agua o a un organismo: el agua no se puede fabricar: no hay, a la fecha, algo que nos permita fabricar metros cúbicos de agua.

Decía el inolvidable amigo Antonio Navarro Beltrán, cuando fungió como titular de la COAPA Victoria que si hubiera una máquina para fabricar agua, ya la hubieran comprado, pero no existe y hay que buscar más. En aquel entonces comenzaron a funcionar los pozos de la zona norte, para luego tener el Acueducto de la presa Vicente Guerrero que ya es insuficiente, y si sigue el crecimiento demográfico, seguramente no nos bastará el vital líquido que se transporta por más de 30 kilómetros a la capital.

Pero el campo, ¿qué sucede ahí?

Dice el presidente de la Unión Ganadera Regional de Tamaulipas, Julio César Gutiérrez Chapa que la onda cálida ha afectado los hatos ganaderos, y que están en espera de recibir los reportes correspondientes para determinar la magnitud del daño por la sequía que, insistimos, no se puede achacar a ningún candidato o partido político, sino a la forma en que hemos cambiado el equilibrio ecológico del planeta a través del tiempo: desforestación, contaminación y más nos han llevado a esta terrible realidad.

Faltan pastos, dice Gutiérrez Chapa, y espera que haya apoyos por parte de las autoridades en cuanto a adquisición de éstos y otros nutrientes, para aliviar la situación que podría convertirse en algo más peligroso.

Cuando falta agua, falta vida, así de claro.

Y es por ello por lo que pide comprensión para los ganaderos, quienes siempre han sido partícipes e importantes colaboradores de la economía del estado por la importancia de su ganado y la calidad del mismo.

Ya toman medidas para que no falta alimento y agua en los ranchos ganaderos y el campo en general que, insistimos, es cosa de la naturaleza y la forma en que le hemos agredido y lo que ha sucedido hoy en día.

Por espacio de muchos años la entidad se ha significado por ser importante productora de ganado de varias especies, y los ganaderos están haciendo frente común para que la temporada de calor que hemos padecido no les afecte más, aunque es natural que hay consecuencias.

Insistimos mucho en que se debe establecer una coordinación entre el gobierno federal y el estatal, grupos de productores y quien esté involucrado en el sector agropecuario, para poder aliviar tal situación.

Hay muchas otras noticias respecto al campo tamaulipeco, pero quizá la más importante es la sed que se padece en nuestro territorio: los cultivos comienzan también a presentar consecuencias severas por la falta de humedad, y lo anterior puede ser significativo cuando sea tiempo de cosecha.

Autoridades se han manifestado en el mismo sentido que Julio César Gutiérrez en el sentido de que hay que comenzar a aplicar algunas medidas de emergencia, con el deseo de que lleguen pronto las lluvias y se pueda paliar un poco el problema que se vive hoy en día en nuestro campo tan especial.

La calidad del ganado tiene mucho que ver con la oferta y la demanda, de ahí la importancia de tomar medidas a tiempo, y poder apoyar a quienes pese a todo lo que hemos vivido siguen firmes en la cadena productiva tamaulipeca, arriesgando su tiempo y dinero para que a la entidad le vaya bien.

No hay más que esperar las lluvias, porque, insistimos, el agua no se fabrica, y el agro tamaulipeco vive de ella en prácticamente todos sentidos. Es tiempo de solidarizarnos con los que sin culpa sufren la sed que vive Tamaulipas, y que nos afecta a todos.
Deja un comentario


Create Account



Log In Your Account