Author

Date
13 Sep 2018(05:57:38)




Imprimir

La migraña es un tipo de cefalea o dolor de cabeza de gran intensidad, agudo y recurrente, que se manifiesta, frecuente mente como un dolor de tipo pulsátil que afecta a un solo lado de la cabeza y que puede estar acompañado de náuseas, vómitos o hipersensibilidad a la luz. Cuando se presenta puede presentar un conjunto de síntomas de advertencia como visión borrosa o destellos luminosos.

Este 12 de septiembre se conmemora el Día Internacional contra la Migraña, para apoyar a las personas que viven con ella y comprender a qué se enfrentan cada día.

La migraña afecta a cualquier persona, incluso puede presentarse en niños y adolescentes, aunque es más frecuente en las mujeres.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) ocupa el tercer dolor que más afecta a los seres humanos y una de las 20 enfermedades más debilitantes y discapacitantes.

La migraña se presenta generalmente con dolor en el lado izquierdo o derecho de la cabeza, y puede alternar las molestias o incluso ser bilateral con hipersensibilidad en el cuero cabelludo, hormigueo, o entumecimiento de la cara.

Puede estar acompañada por náuseas, puntos brillantes o puntos negros en la vista, visión borrosa, molestia exagerada por los ruidos (fonofobia), cambio de ánimo, hipersensibilidad a la luz, entre otras molestias.

"La OMS reconoce que los dolores de cabeza no son percibidos por la sociedad como un problema 'serio', debido a que suelen darse de forma intermitente, no causan la muerte y no son contagiosos", sin embargo siempre deben ser diagnosticados, sobre todo cuando no se presentan como síntomas de otras enfermedades, ya que pueden “anunciar” algún problema mayor.

Aunque no se conoce bien que la origina, se cree que tiene relación con el sistema vascular cerebral y que se debe a una dilatación de las arterias situadas en el cráneo. El dolor la mayoría de las veces es discapacitante.

"El nervio trigémino se encuentra en el cerebro y transmite sensibilidad a la cabeza. Una de las ramas de este nervio conecta con los vasos sanguíneos de las meninges, tejido que recubre el cerebro. En ocasiones, las meninges se inflaman provocando una sensación de dolor que es transmitida al cerebro a través del trigémino y, por tanto, provoca el dolor de cabeza y la migraña.

Generalmente empieza entre los 10 y 30 años de edad y a veces desaparece después de los 50 años. La migraña puede ser identificada por al menos uno de los factores que se presentan durante la crisis.

Los ataques de migraña también pueden desencadenarse por cualquiera de las siguientes razones:

Abstinencia de cafeína

Cambios en los niveles hormonales durante el ciclo menstrual de las mujeres o con el uso de píldoras anticonceptivas

Cambios en los patrones del sueño

Tomar alcohol

Ejercicio u otro estrés físico

Ruidos fuertes o luces brillantes

Pasar por alto comidas

Olores y perfumes

Fumar o exposición al humo

Estrés y ansiedad

Ciertos alimentos pueden desencadenar migrañas. Los más comunes son:

Chocolate

Productos lácteos, especialmente ciertos quesos

Productos con glutamato monosódico (GMS)

Alimentos que contienen tiramina como el vino rojo, el queso curado, el pescado ahumado, los hígados de pollo, los higos, algunas legumbres

Frutas (aguacate, banano, frutos cítricos)

Carnes que contengan nitratos (como el tocino, los perros calientes o hot dogs, el salami, las carnes curadas)

Cebollas

Cacahuates y otras nueces y semillas

Alimentos procesados, fermentados, adobados o marinados

Las verdaderas migrañas no son el resultado de un tumor cerebral ni otro problema de salud serio sin embargo son muy molestas y discapacitantes. Sus efectos pueden calmarse con medicamentos recomendados por un médico, reposo generalmente en un cuarto oscuro y el tiempo, ya que las crisis duran a veces varios minutos y tal y como apareció, desaparece.

Es un problema que puede ser hereditario. Lo importante es acudir al médico, hacer caso de su presencia, no automedicarse y ayudar y comprender a las personas que la padecen.

Actualmente hay medicamentos muy efectivos para controlarla, pero estos siempre deben ser recomendados por un médico que haga el diagnóstico adecuado, para evitar que el dolor se confunda con el de otras enfermedades que pueden ser graves y mortales si no se tratan oportuna y adecuadamente.

Descansar en cuarto con poca luz, puede ayudar a mejorar los síntomas.

Fuente:
cronica.com.mx
Deja un comentario


Create Account



Log In Your Account