Author
Gastón Monge EnLíneaDIRECTA

Date
6 Nov 2018(20:01:41)




Imprimir

-Hay 25 niños y madres solteras

Nuevo Laredo, Tamaulipas.-Entre las 75 personas que se encuentran en el albergue AMAR, hay de nacionalidades tan diversas como de Angola, Senegal y El Congo, en África; así como de Cuba, Nicaragua, Guatemala, El Salvador, Honduras y México, pero ante la crisis humanitarias que existe en esos países, siguen llegando a Nuevo Laredo, expresó el pastor Aarón Méndez, de la Casa del Migrante AMAR.

Es la hora del almuerzo antes de salir a las calles a que busquen el sustento; en los pasillos y el comedor se observan mezclados africanos con centroamericanos, no se hablan ni se miran solo caminan como esperando el momento para poder cruzar a Estados Unidos, el sueño de todos desde el momento en que salieron de sus respectivos países.

Desde hace más de dos meses una pareja de africanos con una niña de escasos dos años tal vez, toman sus alimentos mientras esperan el momento en ser llamados por el Instituto Nacional de Migración para su traslado ante las autoridades migratorias de Estados Unidos, para una entrevista y saber los motivos por los que desean se les otorgue una visa.

Mientras llega el momento, el pastor Méndez relata la odisea que algunos pasaron antes de llegar al albergue, y espera pacientemente el arribo de la caravana de hondureños que pudiera llegar a esta frontera.

“Estamos hablando con las autoridades para ver si en algún momento hubiera esa posibilidad, habría en disposición algún lugar más grande, pero en cierta forma la alimentación y la ropa no será tan complicado porque la gente está dispuesta a ayudar con esas necesidades, y siempre hay gente que nos quiere apoyar en este tipo de eventualidades”, mencionó.

Pero dijo que en su trayecto a esta ciudad muchos han sufrido vejaciones de parte de delincuentes, sobre todo los que llegan sin documentos ni permisos migratorios, quienes saben del riesgo al que están expuestos.

Actualmente el albergue cuenta con 25 niños de las nacionalidades mencionadas, pero son más hombres que mujeres, en su mayoría jóvenes, y entre ellos dos familias de africanos y algunos padres y madres solteras con hijos.

Mientras sigue la entrevista en el comedor, algunos de los extranjeros observan de manera esporádica el diálogo, mientras en el patio una pareja de la organización ‘Médicos sin Frontera’ platica con desenfado luego de realizar su ya rutinaria revisión médica a los albergados.

“Algunos vienen huyendo de sus países porque fueron asesinados sus esposos o sus esposas, sobre todo los africanos, quienes salen de sus países para no ser asesinados también”, explicó.

Deja un comentario


Create Account



Log In Your Account