Author

Date
20 Nov 2018(01:05:01)




Imprimir

Los minoristas se regocijan ya que el Black Friday está cerca. Este año, se espera que los dólares fluyan libremente en medio de una economía saludable.

Deloitte estima que las ventas aumenten hasta un 5.6 por ciento, a más de 1.1 billones de dólares de noviembre a enero (temporada que regularmente inicia con el Viernes Negro), lo que marca el mejor período vacacional para los comercios en la memoria reciente. Pero antes de salir de compras a media noche, hagamos una pausa y echemos un vistazo a cómo llegamos hasta las ofertas de media noche.

Orígenes
Los estadounidenses han cambiado su enfoque de llenar sus estómagos a llenar el espacio debajo del árbol de Navidad en el día después de Acción de Gracias, pero no siempre fue así. El término Black Friday tiene una larga y variada historia: algunos gerentes usaron el término por primera vez en la década de 1950 para describir la gran cantidad de empleados que llamaban para reportarse enfermos el día después de Acción de Gracias y así obtener un fin de semana de cuatro días. Otros dicen que se convirtió en una frase popular en la década de 1960, cuando el Departamento de Policía de Filadelfia la usó para describir el caos anual en el tráfico. Una idea más popular es que el Black Friday describe cómo las tiendas cambiaron su balance general de rojo (pérdidas) a negro (ganancia).

Los minoristas hacen de la fecha un gran negocio en los años 90
No fue hasta la década de 1990 que el evento anual de compras se convirtió en un gran negocio, después de que los minoristas nacionales perfeccionaran sus estrategias para aprovechar la creciente demanda de los consumidores de artículos caros antes de las vacaciones. Al aumentar los descuentos, y extender sus horarios de operación, las cadenas descubrieron cómo atraer multitudes de compradores frenéticos a sus puertas. Antes de la era del comercio electrónico, minoristas como Macy's, Best Buy y Walmart sirvieron como algunos de los primeros campos de batalla posteriores al Día de Acción de Gracias, con frases tan nuevas como “detonadores de puertas” que atraen a los compradores al centro comercial.

Comprar, comprar, comprar
Para la década del 2000, el ritual anual ya estaba bien arraigado en la psique de los estadounidenses y la multitud de consumidores eufóricos se hacía aún más grande. Esto a veces resultó en una tragedia: un trabajador de un Walmart en Long Island fue asesinado en 2008 cuando una multitud de compradores derribaron las puertas de la tienda y lo tiraron al suelo. La fiebre del Viernes Negro ha sido tan fuerte que incluso se extendió fuera de EU a lugares como Canadá, México e incluso el Reino Unido, donde la cadena Walmart fue la primera en importar la práctica. Esto dio lugar a escenas extrañas como los británicos que normalmente son reservados, saltándose las filas para luchar con otros clientes por televisores con descuentos.

El auge del comercio electrónico
Hacia el final de la década, la gran recesión, junto con el nacimiento de Cyber ​​Monday, robó parte del impulso a los minoristas físicos. A medida que los consumidores compraban cada vez más teléfonos inteligentes y las conexiones a Internet se volvieron omnipresentes, el comercio electrónico comenzó a captar una parte cada vez mayor de los compradores, con ventas que se extienden durante todo el fin de semana. Los compradores también se entusiasmaron con la idea de realizar sus compras desde la comodidad de sus hogares. De repente, los golpes y moretones por librar grupos de compradores, se hicieron evitables.

El Viernes negro hoy
El Viernes Negro se ha expandido y se ha transformado, con algunas promociones que comienzan semanas antes de la semana de Acción de Gracias, mientras los minoristas luchan por llevarse una gran participación en el mercado. Este año, Walmart y Best Buy dieron a conocer ofertas vacacionales a principios de noviembre en productos como televisores inteligentes de ultra alta definición, computadoras portátiles y consolas de juegos. Los minoristas como Target también están ofreciendo envío gratuito de dos días. Pero incluso, mientras los acuerdos se extienden antes y después del Viernes Negro, la importancia de la fiesta de compras anual no se reduce a los minoristas, quienes consideran que el período crítico de fin de año es decisivo para la industria.

Fuente:
elfinanciero.com.mx
Deja un comentario


Create Account



Log In Your Account