Author
Gastón Monge EnLíneaDIRECTA

Date
10 Jun 2019(20:10:57)




Imprimir

-“Se nos van a presentar problemas muy serios en nuestra ciudad”, expresó.
Nuevo Laredo, Tamaulipas.-El obispo de esta ciudad, Enrique Sánchez Martínez, advirtió que la firma del pacto migratorio de México con Estados Unidos, celebrado el fin de semana, agravará aún más la crisis migratoria que se padece en la frontera, y pidió al presidente López Obrador la implementación de algunas reformas a la Ley Migratoria actual, para que sus políticas sean más justas y más humanas con los migrantes.

Sin embargo, dijo que lejos de dar solución a esta crisis humanitaria, se han recrudecido las actitudes de discriminación, racismo y represión en contra de los migrantes, “en las que prevalecen los intereses económicos por encima del valor y la dignidad de las personas”, expresó durante una conferencia de prensa realizada la mañana de este lunes en el obispado, en la que estuvo presente el director de la
Casa del Migrante ‘Nazareth’, Julio López, de la orden de los Scalabrini.

Mencionó el obispo que el país se encuentra en una situación de alto riesgo para los migrantes, ya que “lejos de desmantelar las organizaciones criminales que se dedican al tráfico y trata de personas, se puede caer en la criminalización de quienes se dedican con un espíritu de caridad a acoger y proteger a los migrantes”, expresó.

El obispo fue claro en su apreciación sobre los problemas que afrontan los migrantes en esta ciudad y en particular en la frontera sur del país, hasta donde se ha desplegado la Guardia Nacional para contener los flujos de migrantes que intentan ingresar a México, lo que a su juicio, les obliga a ingresar de manera clandestina por lugares más peligrosos y alejados de las zonas urbanas.

“Se nos va a presentar un problema muy serio para nuestra ciudad, porque si no atendemos a los que vienen, debemos tener una infraestructura para atender a los que ya están, y ese acuerdo entre los dos gobiernos no ha tenido una acción concreta para darles un trato más digno a los migrantes, y es por eso que deambulan por las calles”, señaló.

Explicó que esto habla de una política que no defiende los derechos humanos, sino que busca responder a las presiones implementadas desde el extranjero, como pueden ser las presiones del presidente Trump para no aplicar los aranceles a los productos mexicanos.

Así, enfatizó que expertos en el tema migratorio consideran que México no es lugar seguro para los migrantes, “y esto lo refirmamos”, dijo el religioso al considerar que muchos mexicanos al igual que los centroamericanos, huyen de la pobreza y de la violencia, lo que ha incrementado el número de solicitudes de asilo en Estados Unidos.

Por su parte, el padre López dijo que en este año se han presentado en el puente internacional 311 peticiones de asilo, las que sin una explicación el procedimiento se ha vuelto demasiado lento, ya que en este momento hay otras 69 solicitudes de asilo, las que son resueltas en un término de 60 días, lo que contribuye a que los abusos y la explotación y la extorsión de los migrantes, no solo aumente, sino que empeore.

La casa del Migrante ha recibido hasta el momento en este año a 5 mil 559 migrantes, de los que solo 684 son extranjeros y 4 mil 885 mexicanos, por lo que al igual que el obispo, el padre López dijo que la casa del Migrante seguirá sirviendo a estos migrantes.

Deja un comentario


Create Account



Log In Your Account