Author
En Voz Alta Gastón Monge

Date
11 Jul 2019(12:49:28)


Imprimir

Una vez más el gobernador de Tamaulipas, Francisco García Cabeza de Vaca la ganó la partida al presidente Andrés Manuel López Obrador, y en esta ocasión fue en el tema del fenómeno migratorio, al lograr que la entidad no sea un lugar donde los migrantes que solicitaron una visa humanitaria o asilo político, tengan que esperar a ser llamados por una autoridad migratoria de Estados Unidos, porque lo harán en otra entidad o el mejor de los casos, en Colombia, Nuevo León.
Pero también logró que la carga financiera no recayera en los municipios fronterizos de Tamaulipas y en particular en Nuevo Laredo, en donde el municipio invierte cada mes hasta 900 mil pesos para la atención de más de tres mil migrantes de varias nacionalidades; todo el gasto correrá ahora a cargo del gobierno federal a través del Instituto Nacional de Migración.
Ambos logros se deben además de una clara negociación del gobernador con el gobierno federal, al buen cabildeo político del mandatario, quien ha demostrado no solo fortaleza al tratar este delicado y espinoso tema, sino la suficiente visión política como para lograr que Tamaulipas no se vea afectado por el retorno de los migrantes extranjeros que desde esta semana comenzaron a ser regresados a México para que esperen sus citas.
Gracias al gobernador, Nuevo Laredo es la única ciudad fronteriza de las tres asignadas por el gobierno de Estados Unidos para el retorno de los migrantes que ya estaban en ese país esperando la fecha para saber si serán aceptados o no como asilados; las otras dos son Tijuana y Ciudad Juárez, adonde los migrantes si llegarán para una larga espera que puede ser de hasta 18 meses.
Pero así también Cabeza de Vaca logró un acuerdo con la Organización Internacional de las Migraciones, que depende de la ONU, para que en Nuevo Laredo se instalara una ventanilla de Atención a los Migrantes deportados de Estados Unidos, con la finalidad de orientarlos, ayudarlos y apoyarlos en su retorno a sus comunidades en México y a sus países de origen, algo que solo Tamaulipas tiene en la frontera norte del país.
Con ello el gobernador muestra que no solo tiene poder de decisión al lograr que el gobierno federal atienda a los migrantes, por ser más de competencia federal que estatal o municipal, sino que también muestra el lado humano al firmar un acuerdo con ese organismo internacional, para que el retorno de los migrantes sea con dignidad y respeto.
En ese contexto, importante ha sido la postura del alcalde de Nuevo Laredo, Enrique Rivas Cuellar, al replicar la política estatal de que sea el gobierno federal y no el estatal o el municipal, el que asuma la responsabilidad total de brindar atención a los mexicanos deportados y a los extranjeros en retorno para esperar fecha para su cita con las autoridades migratorias del vecino país.
Esto sin duda será de alto beneficio para la entidad, ya que los recursos destinados desde hace meses para la atención de los migrantes extranjeros, serán utilizados para otros fines sociales de beneficio para los habitantes de esta frontera.
Y aunque esta medida no solucionará el fenómeno migratorio, por ser éste un asunto de corte internacional, permitirán un respiro para nuestras autoridades y para los habitantes de esta frontera, que comenzaban a sentir el peso de una comunidad extranjera muy diversa y con diferentes matices étnico y culturales, que poco a poco acrisolaban la cultura de una región no acostumbrada a los cambios bruscos en materia étnica y lingüística, que dicho sea de paso, estaba enriqueciendo de una manera muy particular nuestra volátil cultura fronteriza con nuevos vocablos traídos desde África, Centro América, Brasil, y otros 10 países de América, Asia y Medio Oriente.
La transculturación no es mala cuando ocurre de una manera lenta y hasta sutil, de ciudadanos extranjeros que llegan para integrarse a la vida productiva y social de una ciudad, una región o un país, pero cuando ocurre de manera brusca, forzada, y con escasos aportes a la vida económica y social, por lo general no es bien vista ni por las autoridades ni por algunos de los ciudadanos, lo que genera rechazo y racismo, tal y como estaba ocurriendo.

-----------------------------------------------------------
La diputada federal y presidenta de la Comisión de Asuntos Migratorios, Violeta Vences, quien visitó la ciudad por dos días, mencionó que 470 agentes de la Guardia Nacional vigilarán la ciudad, y que llevarán a cabo tareas de disuasión de los delitos del fuero común, y si esto es así, quiénes combatirán los delitos del fuero federal, delitos que por su alto impacto en la sociedad, hasta el momento no son atendidos por ninguna autoridad federal de la forma en que se supone deberían hacerlo.
Y es que la Guardia Nacional viene a realizar las tareas que estaban encomendadas la policía municipal, es decir, a vigilar y a patrullar, pero no a combatir los delitos más graves, pero habrá que ver su desempeño primero y después calificar, ya que debemos tener la confianza y la certeza de que lo harán bien y por el bien de la sociedad y del país.

-------------------------------------------------------------
Algo muy extraño está ocurriendo en el seno del gobierno federal con la renuncia en estos 9 meses de gobierno de Andrés Manuel López Obrador, a quien le siguen renunciando sus hombres de mayor confianza en su gabinete.
El último en renunciar fue un hombre clave en la economía nacional, Carlos Urzúa, ahora ex secretario de Hacienda, quien mandó una señal a la sociedad de que el aparato gubernamental está haciendo agua por todos lados, lo que es ya sinónimo de debilidad política crónica, y de una evidente descomposición de la estructura político económica del actual gobierno federal.
Si fueran una, dos y hasta tres las renuncias, no habría problema porque siempre habrá alguien que los sustituya, pero cuando suman 19, dos cada mes, quiere decir que algo grave está pasando al interior del aparato presidencial porque ocurre en las dependencias más importantes del gobierno federal como son Hacienda, Imss, Conacyt, Semarnat, Migración, y Comisión Reguladora de Energía (CRE), y otras dependencias, además de la renuncia de 227 directores, subdirectores y mandos medios de importantes secretarías, es sinónimo de debilidad política de un gobierno que hasta el momento tiene perdido el rumbo del país.
Los motivos pueden muchos y variados, y tal vez no pase nada con las renuncias porque nadie deseamos que el país vaya al declive por malas decisiones tomadas, pero es de llamar la atención el que en solo 9 meses de gobierno tantos funcionarios de primer nivel hayan renunciado por desacuerdos en las políticas internas aplicadas desde la cúpula política del gobierno federal.

------------------------------------------------------------------------------------------------
Hasta mañana
gastoneligiomonge@hotmail.com
gastoneligio@gmail.com
www.sincensura.mx
sincensura.información@gmail.com





Deja un comentario


Create Account



Log In Your Account