Author

Date
21 Jul 2019(12:46:19)


Imprimir

El mercado de las tarjetas gráficas de consumo general está hoy más saturado que nunca, una realidad que, por un lado resulta positiva, ya que tienes más opciones entre las que elegir, pero que tiene también un lado negativo, y es que resulta más complicado decidir qué modelo comprar.

No hemos llegado a esta situación por casualidad. Buena parte de la saturación que vive el mercado de las tarjetas gráficas es herencia directa de la explosión de la burbuja de las criptodivisas. Cuando comprar tarjetas gráficas a buen precio era una odisea los grandes del sector se dejaron llevar por la situación y acabaron elevando la producción a unos niveles impensables, lo que generó unos niveles de stock que todavía hoy no se han llegado a digerir.

Puede sonar exagerado, pero nada más lejos de la realidad. Estamos en pleno 2019 y todavía hay una buena disponibilidad de tarjetas gráficas GTX 1060 y GTX 1070, y eso que NVIDIA dos series por encima de ambas, las GTX 1660 y RTX 2060. Con AMD la problemática es la misma en su base, pero resulta menos evidente porque la firma de Sunnyvale todavía no ha llevado a cabo una renovación completa de su gama media, así que las Radeon RX 570 y Radeon RX 580 no tienen todavía unas sucesoras directas.

Algunos minoristas ya están mostrando síntomas de claros de una limpieza de stock, pero los únicos modelos que realmente se encuentran agotados son las GTX 1080 y las GTX 1080 Ti, dos tarjetas gráficas que, curiosamente, no tenían un gran tirón en el mundo de la minería de criptodivisas, y que por tanto nunca se llegaron a comprar a gran escala. NVIDIA era consciente de eso, y por ello no elevó la producción de forma drástica.

En el caso de AMD la disponibilidad de las Radeon RX 570 y RX 580 sigue siendo muy buena, y gracias a esa acumulación de stock, consecuencia de la caída del interés alrededor de la minería de criptodivisas, hemos podido ver liquidaciones y ofertas con precios muy apetitosos.

Está claro que todavía hay una cierta inestabilidad en el mercado de las tarjetas gráficas, y que acertar en la compra de un modelo en concreto puede acabar siendo toda una odisea. Por ello hemos querido actualizar nuestra guía de tarjetas gráficas que no merece la pena comprar y acompañar cinco alternativas que sí. Para que todo el mundo encuentre algo acorde a sus necesidades y a sus preferencias daremos opciones de ambos fabricantes, es decir, de NVIDIA y de AMD, salvo que no sea imposible o que resulte muy forzado.

Os recuerdo que hace unos días también publicamos un especial con cinco procesadores que no vale la pena comprar y cinco alternativas que sí, una guía que creo que puede seros muy útil y que complementa a la perfección al artículo que tenemos hoy entre manos. Sin más preámbulos nos lanzamos de lleno a la piscina, ¿nos acompañáis? ¡Pues allá vamos!

Tarjetas gráficas que no vale la pena comprar
1.- GeForce GTX 1070

Fue una de las mejores tarjetas gráficas de la generación anterior gracias a su buena relación precio-rendimiento. El aumento en términos de fuerza bruta que trajo la arquitectura Pascal estuvo acompañado, además, de una importante mejora a nivel de eficiencia, lo que permitió a esta tarjeta gráfica superar sin problemas el rendimiento de la GTX 980 Ti reduciendo, además, el consumo de forma notable.

El tiempo no pasa en balde. La llegada de Turing y el mantenimiento de unos precios absurdamente altos para intentar limpiar stock reduciendo al máximo las pérdidas ha dejado a la GTX 1070 en una posición carente de sentido. Cuesta prácticamente lo mismo que una RTX 2060, unos 330 euros de media, pero rinde menos que ella y carece de núcleos tensor y de núcleos RT. Es una mala compra a todas luces, ya que tiene un coste muy elevado para lo que ofrece y para lo que podemos encontrar actualmente en el mercado.

Especificaciones de la GTX 1070:

GPU GP104 en 16 nm.
1.920 shaders a 1.506 MHz-1.683 MHz, modo normal y turbo.
120 unidades de textura.
64 unidades de rasterizado.
Bus de 256 bits.
8 GB de memoria GDDR5 a 8 GHz.
Conector de alimentación de 8 pines.
TDP de 150 vatios.
Opción alternativa que sí merece la pena comprar: la mejor alternativa en sentido estricto, es decir, sin pasarnos mucho del precio de la GTX 1070, es la RTX 2060, una tarjeta gráfica que podemos conseguir desde 309,95 euros y que ofrece casi el mismo rendimiento que una GTX 1080, pero con la ventaja que supone contar con soporte de DLSS y trazado de rayos, además del mayor soporte a nivel de drivers por tratarse de un modelo de última generación basado en Turing.

Especificaciones de la RTX 2060:

GPU TU106 en 12 nm.
1.920 shaders.
GPU a 1.365 MHz-1.680 MHz.
120 unidades de texturizado.
48 unidades de rasterizado.
240 núcleos ténsor para inteligencia artificial.
30 núcleos RT para trazado de rayos.
Bus de 192 bits.
6 GB de GDDR6 a 14 GHz.
Conector de alimentación de 8 pines.
TDP de 160 vatios.
En caso de que quieras una alternativa de AMD sin pasarte de los 300 euros la Radeon RX Vega 56 es una opción interesante siempre que no pase de los 280 euros, pero francamente es preferible ir a por la RTX 2060 por relación precio-rendimiento-eficiencia.

2.-Radeon RX Vega 64

Es una tarjeta gráfica que nunca ha llegado a ofrecer un valor realmente bueno. La Radeon RX Vega 56 siempre ha sido mejor opción, tanto por relación precio-rendimiento como por consumo, y esta realidad no ha cambiado.

Todavía podemos encontrar unidades de diferentes ensambladoras con precios que rondan los 420 euros en el mejor de los casos. Es una cifra desorbitada teniendo en cuenta lo que ofrece y lo que podemos comprar ahora mismo con ese dinero, así que definitivamente es una de las peores tarjetas gráficas que podemos comprar en relación calidad-precio.

Especificaciones de la Radeon RX Vega 64

GPU Vega 10 XT en 14 nm.
4.096 shaders a a 1.247 MHz-1.556 MHz,modo normal y turbo.
256 unidades de texturizado.
64 unidades de rasterizado.
Bus de 2.048 bits.
8 GB de HBM2 a 1.890 MHz.
Utiliza dos conectores de alimentación de 8 pines.
TDP de 295 vatios.
Opción alternativa que sí merece la pena comprar: la Radeon RX 5700 XT es la mejor opción. Esta tarjeta gráfica rinde por encima de la RTX 2070 de NVIDIA, tiene un precio de 429,90 euros y presenta un consumo más contenido. Con ella podemos jugar sin problemas en resoluciones 1440p e incluso disfrutar de una buena experiencia en 4K si reducimos la calidad gráfica a niveles altos o muy altos, según las exigencias de cada juego.

Especificaciones de la Radeon RX 5700 XT

Núcleo gráfico Navi 10 XT en 7 nm.
2.560 shaders a 1.605 MHz de frecuencia base, 1.755 MHz modo juego y 1.905 MHz en modo turbo.
160 unidades de texturizado.
64 unidades de rasterizado.
Bus de 256 bits.
Soporte de PCIE Gen 4.
Dos conectores de alimentación, uno de 6 pines y otro de 8 pines.
TDP de 225 vatios.
En caso de que queramos una alternativa de NVIDIA lo mejor que podemos encontrar en ese rango de precios es la RTX 2060 Super, una tarjeta gráfica que queda un poco por debajo de la Radeon RX 5700 XT (alrededor de un 4% menos de media) y que podemos conseguir por menos de 400 euros.

3.- GeForce RTX 2070

Sé que puede sonar extraño, al fin y al cabo es una de las tarjetas gráficas más avanzadas que existen actualmente por la tecnología de renderizado híbrido que utiliza, pero es un modelo que no debemos comprar. El motivo es simple, ha quedado en una posición complicada tras la llegada de la RTX 2060 Super.

La RTX 2070 es solo un poco más potente que la RTX 2060 Super, pero la diferencia es tan mínima que puede superarse con un poco de overclock. Sin embargo, la primera tiene un precio mínimo de casi 470 euros. Como dijimos la segunda se puede comprar por menos de 400 euros, así que las cifras hablan por sí solas.

Especificaciones de la RTX 2070

GPU TU104 en 12 nm.
2.304 shaders a 1.410 MHz-1.620 MHz, modo normal y turbo.
144 unidades de texturizado.
64 unidades de rasterizado.
288 núcleos tensor.
36 núcleos RT.
Bus de 256 bits.
8 GB de memoria GDDR6 a 14 GHz efectivos.
Necesita un conector de alimentación de 8 pines.
TDP de 175 vatios.
Opción alternativa que sí merece la pena comprar: si queremos seguir del lado de NVIDIA la RTX 2060 Super es la mejor opción, ya que tiene una relación precio-rendimiento mucho más equilibrada.

Su rendimiento es, de media, entre un 3% y un 5% más bajo que el de la RTX 2070, pero cuesta 70 euros menos. Con ella podremos jugar sin problemas en 1440p y en 4K si reducimos un poco la calidad gráfica.

Especificaciones de la RTX 2060 Super

Núcleo gráfico TU106 en 12 nm.
2.176 shaders a 1.470 MHz-1.650 MHz, modo normal y turbo.
136 unidades de texturizado.
64 unidades de rasterizado.
Bus de 256 bits.
8 GB de GDDR6 a 14 GHz.
34 núcleos RT.
272 núcleos ténsor.
Conector de alimentación adicional de 8 pines.
TDP de 175 vatios.
En caso de que quieras una opción de AMD no lo dudes, la Radeon RX 5700 XT es una apuesta segura. Su rendimiento supera, de media, en un 2% a la RTX 2070 y cuesta 40 euros menos.

4.- GeForce GTX 1060 de 6 GB

No hay duda de que la GTX 1060 ha sido, en su versión de 6 GB, una de las grandes reínas de la gama media de NVIDIA en la generación Pascal, pero el tiempo ha pasado y se ha visto superada claramente por la nueva generación del gigante verde que, como sabrán muchos de nuestros lectores, utiliza la arquitectura Turing.

Con dicha tarjeta gráfica podemos jugar en 1080p con calidades máximas y disfrutar de un buen nivel de fluidez, aunque, curiosamente, la falta de optimización se está haciendo cada vez más latente y ya no podemos garantizar calidad máxima y 60 FPS fijos en todos los juegos. Este no es, sin embargo, su principal problema, la clave que hace que haya pasado a ser una mala compra la tenemos en el precio, ya que los modelos más económicos rondan los 215 euros, una cifra demasiado alta para una tarjeta gráfica que llegó al mercado en 2016.

Especificaciones de la GTX 1060 de 6 GB

Núcelo gráfico GP106 en 16 nm.
1.280 shaders a 1.506 MHz/1.708 MHz
80 unidades de textura.
48 unidades de rasterizado.
Bus de 192 bits.
6 GB de GDDR5 a 8 GHz efectivos.
Requiere un conector de 6 pines.
TD de 120 vatios.
Opción alternativa que sí merece la pena comprar: lo más recomendable por ese presupuesto es ir a por una GTX 1660, ya que podemos encontrar modelos bien construidos por apenas 224,95 euros.

Con ella disfrutaremos de un rendimiento verdaderamente óptimo en 1080p (en potencia bruta queda cerca de una GTX 1070) y de casi todas las ventajas de la arquitectura Turing, con las únicas excepciones del trazado de rayos y el DLSS.

Especificaciones de la GTX 1660

Núcleo gráfico TU116 en 12 nm.
1.408 shaders a 1.530 MHz-1.785 MHz.
88 unidades de texturizado.
48 unidades de rasterizado.
Bus de 192 bits.
6 GB de memoria GDDR5 a 8 GHz efectivos.
Conector de alimentación adicional de 8 pines.
TDP de 120 vatios.
En caso de que queramos una alternativa de AMD podemos optar por una Radeon RX 590, una tarjeta gráfica que es entre un 5% y un 10% más lenta (de media) que la GTX 1660, aunque podemos encontrarla a un precio más económico: 207,85 euros.

5.- GeForce GTX 1050 Ti

Fue una de las tarjetas gráficas más demandadas por su buena relación rendimiento-consumo. Con ella podíamos disfrutar de un rendimiento similar al que ofrecía la veterana GTX 960, pero con un TDP de apenas 75 vatios. No requiere conector de alimentación adicional ni un gran amperaje para funcionar, así que no es extraño que aquellos usuarios con fuentes poco potentes decidieran optar comprar la GTX 1050 Ti, al fin y al cabo era una de las tarjetas gráficas más eficientes de su generación.

Como en el caso de la GTX 1060 el tiempo ha pasado, y no ha tratado demasiado bien a la GTX 1050 Ti. El lanzamiento de Turing y los precios estáticos han dejado a esta tarjeta gráfica en una posición sin sentido, ya que cuesta 173,99 euros.

Especificaciones de la GTX 1050 Ti

Núcleo gráfico GP107 en 14 nm.
768 shaders a a 1.291 MHz/1.392 MHz.
48 unidades de textura.
32 unidades de rasterizado.
Bus de 128 bits.
4 GB de GDDR5 a 7 GHz efectivos.
TDP de 75 vatios, sin conector de alimentación adicional.
Opción alternativa que sí merece la pena comprar: la GTX 1650 es la mejor opción si queremos mantener el equilibrio en relación consumo-rendimiento, ya que ofrece un rendimiento cercano al de la GTX 1060 de 3 GB pero tiene un TDP de apenas 75 y no, no requiere conector de alimentación adicional.

El precio de dicha tarjeta gráfica varía en función de la ensambladora escogida, pero podemos encontrar modelos muy interesantes a partir de 169,90 euros.

Especificaciones de la GTX 1650

Núcleo gráfico TU117 en 12 nm.
896 shaders a 1.485 MHz-1.665 MHz, modo normal y turbo.
56 unidades de texturizado.
32 unidades de rasterizado.
Bus de 128 bits.
4 GB de GDDR5 a 8 GHz.
TDP de 75 vatios, sin conector de alimentación adicional.
Si queremos una alternativa de AMD la Radeon RX 580 con 4 GB de Shapphire es una buena opción por 149 euros, ya que ofrece un rendimiento superior y tiene un precio más asequible, pero debemos tener en cuenta que perdemos ese valor en términos de eficiencia que ofrece la anterior, ya que requiere una fuente de alimentación bastante potente.

Es un buen momento para renovar tarjeta gráfica

Tras una etapa complicada en la que los precios se inflaron de una manera exagerada el sector se ha ido estabilizando de forma gradual. Es cierto que todavía no se ha normalizado del todo la situación, pero la llegada de las nuevas generaciones de NVIDIA y AMD ha puesto un poco de orden en el mercado.

Las soluciones gráficas basadas en Pascal ofrecen un valor muy pobre en relación calidad-precio, pero Turing, Polaris y Navi compensan de forma notable ese panorama. Si queremos jugar con garantías en 1080p no tenemos que invertir más de 200 euros en la tarjeta gráfica, y podemos aspirar a jugar en 1440p con todas las garantías con una tarjeta gráfica de menos de 300 euros.

Estoy convencido de que esta guía de tarjetas gráficas que no vale la pena comprar os habrá ayudado a tener las ideas más claras, pero para terminar quiero dejaros un pequeño guión que os servirá de referencia para que tengáis claro qué tarjeta gráfica es la mejor opción en relación precio-rendimiento en función de la resolución a la que queráis jugar.

Menos de 1080p: si vamos a jugar en resoluciones bajas lo mejor es optar por el mercado de segunda mano, ya que las gamas bajas actuales tienen precios demasiado elevados. Una GTX 1050 o una RX 560 de 4 GB son buenas opciones, siempre que las encontremos por unos 50-60 euros máximo.
Resolución 1080p: en este caso la mejor relación calidad-precio la ofrecen las Radeon RX 570 y RX 580 de AMD, ya que tienen precios de entre 130 y 160 euros, según la ensambladora que escojamos, y ofrecen un excelente rendimiento. Tienen, además, un soporte sobresaliente de Vulkan y DirectX 12.
Resolución 1440p: en este caso lo mejor es ir a por una RTX 2060, una tarjeta gráfica que ofrece un valor redondo para lo que cuesta. Ronda los 300 euros, pero he visto ofertas puntuales en las que ha llegado a caer por debajo de dicha cifra.
Resolución 2160p: la Radeon RX 5700 XT es la que ofrece el valor más equilibrado en este nivel si hablamos de relación precio-rendimiento. En juegos como Wolfenstein II logra medias de más de 70 FPS con calidad máxima, y en otros como RAGE 2 mantiene siempre medias de más de 30 FPS con calidad máxima. Estos extremos confirman que es capaz de mover juegos exigentes en dicha resolución y que solo con reducir un poco la calidad podemos dar un gran impulso a la media de fotogramas por segundo. No está nada mal para una tarjeta gráfica que cuesta menos de 430 euros.
FUENTE
https://www.muycomputer.com
Deja un comentario


Create Account



Log In Your Account