Author

Date
9 Oct 2019(06:00:06)


Imprimir

Estados Unidos decidió esta semana incluir en su lista negra a 28 compañías chinas argumentando que participan en abusos contra la etnia musulmana uigur en la región china de Xinjiang, en el occidente del país.

China calificó las acusaciones de infundadas.

La medida les impedirá comprar productos tecnológicos de firmas estadounidenses sin la aprobación de Washington.

El Departamento de Comercio incluyó en su selección a 8 gigantes tecnológicosespecialmente mimados por China, que desarrollan sistemas de seguridad.

Entre ellos, se encuentran destacadas empresas como Hikvision, el fabricante de equipos de videovigilancia más grande del mundo, o SenseTime Group Ltd., la start-up de inteligencia artificial más grande del globo.

También compañías dedicadas a la tecnología de reconocimiento facial como Dahua Technology o Megvii Technology Ltd.

Según el medio especializado Bloomberg, Pekín cuenta con estas empresas para impulsar avances en tecnologías revolucionarias y han recibido para su desarrollo miles de millones de dólares de inversores extranjeros.

Limitar expansión
"La demanda, el talento y el capital riesgo para invertir en empresas de software son tres factores presentes en Pekín", explica Matthews Asia, una firma que lleva casi 30 años invirtiendo en China.

"Mientras a menudo se conoce a Shenzhen como el Silicon Valley chino, Pekín atrae cada vez más empresas de inteligencia artificial y programación de software", añade.

Así que muchos analistas consideran que esta cuidada selección de Washington podría asestar un duro golpe al sector tecnológico del gigante asiático y minar su expansión.

Además, las 28 empresas pasan a formar parte de la misma lista en la que las autoridades estadounidenses colocaron en mayo a Huawei, gigante tecnológico chino especialista en infraestructuras de telecomunicaciones.

Una excusa para interferir
China reaccionó con enfado, desestimando las acusaciones de Estados Unidos.

"No existe tal cosa como los llamados 'problemas de derechos humanos' como alega Estados Unidos", dijo el portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores Geng Shuang.

"Estas acusaciones no son más que una excusa para interferir deliberadamente en los asuntos internos de China", añadió.

La decisión se produce dos días antes de que Estados Unidos y China reinicien las conversaciones sobre la guerra comercial y antes de que se haga realidad la amenaza de imposición de nuevos aranceles sobre los bienes chinos, que entra en vigor el 15 de octubre.

Para Paul Donovan, economista jefe de UBS Global, la inclusión de las empresas tecnológicas chinas en la lista negra "reduce las posibilidades de incluso un acuerdo comercial parcial" en la cita programada para el jueves.

El economista cree que esto dañará el consumo y el crecimiento estadounidense, "con lo que esto implica para el crecimiento global", apunta.

"La incertidumbre generada por el enfoque de Donald Trump está haciendo que todos los escenarios económicos y financieros sean un desafío", explica Igor de Maack, gestor de fondos de DNCA.

"Algunos se aferran a la esperanza de que los chinos y los estadounidenses lleguen a un acuerdo provisional o parcial. Sin embargo, al final del día, todo eso son solo esperanzas y opiniones, no son hechos".

Fuente:
BBC.co.uk
Deja un comentario


Create Account



Log In Your Account