Author
Por La Espiral Claudia Luna Palencia

Date
28 May 2020(14:40:50)


Imprimir

Esta crisis lo que nos reveló es que hay un fuerte vínculo entre la salud y el medioambiente, México debe descarbornizar su economía, recomendó José Ángel Gurría, secretario general de la OCDE.

En una conferencia telemática a la que fui invitada, el economista mexicano dijo que el país azteca tiene muchas opciones para salir fortalecido de esta magna crisis como resultado de la emergencia sanitaria.

“Tiene un enorme potencial en materia de energías limpias y renovables es una vía imprescindible para acelerar una transición económica y energética, hay que verlo como una oportunidad para crecer y crear empleos”, remarcó.

Gurría instó a que el gobierno mexicano fortalezca los créditos a las Pymes, para evitar que se “ahoguen” por falta de liquidez ante el frenazo en el consumo y también a ser más creativos para ayudar al flujo de las empresas como el recorte de horarios y la conciliación laboral.

Asimismo reiteró la necesidad de un refortalecimiento fiscal, con mayor transparencia y que sobre todo sea capaz de incluir a más personas en su base tributaria porque “todos los países necesitarán una mayor captación tributaria” para salir adelante del nuevo desafío del empantanamiento económico.

El titular de la OCDE recordó que, desde el año pasado, la economía mundial ya se encontraba en proceso de desaceleración, producto de las tensiones comerciales, por la confrontación entre China y Estados Unidos.

Súbitamente, agregó Gurría, todo cambió: “La crisis del Covid-19 se convirtió en una pandemia de proporciones globales, a una velocidad impresionante, con un costo enorme en términos humanos y un impacto brutal en las economías. La velocidad del contagio de país a país y dentro de los países fue tan rápida que los gobiernos se vieron obligados a introducir medidas sin precedentes para contener la epidemia: se cerraron los negocios, las escuelas, las fronteras. Se apagaron los principales motores de la economía mundial. El comercio; las inversiones; el turismo; los servicios”.

Como ya es algo evidente para todos, las economías están afectadas por “el apagón de comercios” y las consecuencias son desde luego el desempleo masivo, la caída de la demanda, el desplome de la confianza de los consumidores; el parón de las inversiones, la inestabilidad financiera y la disrupción de las cadenas mundiales de proveeduría.

Para Gurría hay que poner especial atención en el impacto del coronavirus en las economías emergentes y en los países en vías de desarrollo “debido a sus múltiples vulnerabilidades” y a la rápida acumulación de deuda externa.

“El panorama mundial se deterioró drásticamente en pocos días. Ninguno de los organismos internacionales contemplábamos la posibilidad de una crisis de esta magnitud. Ninguno de los gobiernos había enfrentado jamás una crisis de esta gravedad y complejidad”, se sinceró Gurría.

A COLACIÓN

En voz de Gurría, hay que ayudar a los gobiernos a diseñar y construir un nuevo contrato social, tanto con la generación actual, como con las futuras: “Nuestras políticas deben centrarse en la reducción de las desigualdades y en hacer frente a las vulnerabilidades de las mayorías: en los sistemas educativos, en los sistemas de salud, en las infraestructuras, ante los riesgos ambientales y en lo referente a sus oportunidades y calidad de trabajo”.

Para el exsecretario de Hacienda, es importante utilizar todos los estímulos monetarios y fiscales posibles, precisamente para ganarle la guerra al virus cuanto antes; además de que él cree que no habrá una recuperación en V sino más bien en forma de U que será más prolongada sobre todo si hay una segunda ola del fenómeno.

¿Cómo ve a México? En la opinión de Gurría, la economía nacional venía padeciendo los efectos de una contracción en 2019, producto del declive de la inversión, de la incertidumbre sobre el T-MEC durante una parte del año; eventos coyunturales externos, una política fiscal prudente, y un subejercicio del presupuesto, típico de un primer año de gobierno.

“Nuestro estudio Panorama Económico de marzo pasado apuntaba hacia un ligero repunte del crecimiento, del 0.7% en 2020 y de 1.4% en 2021. Llegó el coronavirus y ahora se habla de una contracción de alrededor del 8% en 2020, con una recuperación en 2021, pero que aún dejaría nuestra economía por debajo de diciembre de 2019”, dijo.

La magnitud de la recesión, añadió Gurría, dependerá de cómo evolucione la pandemia, tanto en México como en el mundo; pero también va a depender de ”las medidas que se están tomando y que se tomen en los próximos meses” para enfrentar y superar la crisis.
Deja un comentario


Create Account



Log In Your Account