Author
Gastón Monge EnLíneaDIRECTA

Date
5 Jul 2020(15:09:57)


Imprimir

-Muchos están contagiados, dice periodista.

Nuevo Laredo, Tamaulipas.-Una nueva pero reducida caravana integrada por al menos 100 personas, entre hombres, mujeres y niños, salió de Honduras el fin de semana con intenciones de cruzar la frontera con Guatemala y hacer lo mismo en la frontera con México. Se movilizan en plena pandemia que afecta la región centroamericana y a México, ya que ese país es el más afectado por el coronavirus en la región.

Algunos de ellos ya están contagiados por la enfermedad, por lo que unos 20 fueron detenidos antes de cruzar la frontera con Guatemala, pero la mayoría continúa rumbo a la frontera con México, en donde otros grupos de migrantes se les unirán en este penoso viaje en medio de la pandemia más temida de este siglo.

De acuerdo al periodista de Honduras, Bartolo Fuentes, quien ha estado en las anteriores caravanas que el año pasado ingresaron a México y provocaron conflictos en Tijuana y otras fronteras de Tamaulipas, ante el cierre de fronteras muy pocos son los que lograrán ingresar a México, y más, porque en marzo fueron repatriados dos mil 465 desde varios lugares, algunos desde Villahermosa, Tabasco.

Desde el 30 de junio esta nueva caravana partió de San Pedro Sula, la segunda ciudad en importancia de Honduras; algunos viajan contagiados del virus SARS-CoV-2, los que al ser deportados los trasladan al aeropuerto de San Pedro Sula, en donde dijo Fuentes que no existe control sanitario por parte del gobierno de su país.

Entrevistado vía telefónica hasta Honduras, dijo el periodista que el alcalde del municipio al que pertenece el aeropuerto se niega a recibir a los deportados contagiados, por lo que fueron trasladados a una bodega de San Pedro bajo condiciones sanitarias que catalogó como ‘deplorables’.

De acuerdo al activista prodefensa de los migrantes, Luis Villagrán, entrevistado por el Grupo Fórmula, parte de este grupo de hondureños ya está en Guatemala en espera de poder cruzar a México y partir rumbo a la frontera norte, aunque la mayoría fue detenida por policías de Honduras.

Fuentes viajó al lado de los migrantes que caminaron en las caravanas del año pasado y del inicio de este año, por lo que fue confundido y tratado como agitador por el gobierno de Estados Unidos, quien le prohibió el ingreso a ese país.

De diputado a periodista y perseguido

Bartolo es uno de los pocos periodistas de ese país que han viajado a Europa y Estados para coberturas sobre migración, pero se queja de que el salario es ‘fatal’ en su país, al ganar un salario mínimo de obrero de maquiladora, algo así como 12 mil lempiras o 500 dólares al mes, y el que más gana son 600 dólares como salario, ya que la mayoría no tiene salario.

Dijo que los corresponsales trabajan en lo que llamó ‘la rebusca’, es decir, de lo que puedan agarrar porque no tienen salario, pero dijo que los que están mejor pagados son los que trabajan con las ONG’s o que trabajan para instituciones del Estado por 900 o mil dólares mensuales.

Fuentes trabaja para un organismo llamado ‘Comunicación Comunitaria’, pero antes fue diputado federal durante cuatro años, pero al dedicarse al periodismo se involucró con las caravanas de migrantes, por lo que su gobierno lo tiene ’fichado’ como agitador.

“Los del Ministerio Público me están persiguiendo feo, y ya me denunciaron por tráfico de personas, pero me he puesto listo para evitarlo, y tanto México como Estados Unidos me tienen en la lista de los 59 que están investigando los agentes de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP) y la policía mexicana, por lo de las caravanas de migrantes”, explicó.

Por tal motivo, dijo que la Interpol lo ha detenido e interrogado en cuatro ocasiones en los aeropuertos, y la última ocasión cuando retornaba de Europa, en México no lo dejaron ingresar y lo encerraron en el aeropuerto, “pero al llegar a Madrid y Dublín no me pasó nada, solo en México y Estados Unidos”, refirió.
Deja un comentario


Create Account



Log In Your Account