PALACIO/Mario A. Díaz Vargas *Obreros y policías

0

A PARTIR de hoy, la burocracia estatal y municipal se reintegró a sus labores oficiales una vez concluido el período vacacional, iniciado la segunda quincena del pasado mes de julio.

En el Palacio de Gobierno de la capital del estado y en las presidencias municipales tamaulipecas, se dieron por concluidas las guardias en las distintas dependencias para dar paso a los titulares y la mayoría del personal de apoyo.

En este puerto fronterizo, el alcalde ERICK SILVA SANTOS prácticamente reanudó su actividad oficial desde mediados de la semana pasada, obligado por el conflicto surgido entre dos organizaciones sindicales y el enfrentamiento de un presunto asaltante y dos agentes de la Policía Preventiva, con saldo de un uniformado herido de gravedad.

Así, mientras el Jefe de la Comuna ejercía labores de mediador entre ambas fracciones del obrerismo organizado, al mismo tiempo llevaba un mensaje solidario al gendarme que fuera balaceado por un delincuente que logró darse a la fuga.

Finalmente, los obreros cetemistas y sus similares croquistas pactaron una tregua en espera que la Junta de Conciliación y Arbitraje deslinde responsabilidades y otorgue la razón a quien en realidad le pertenezca.

Asimismo, el policía municipal recibió la promesa en el sentido de que el cumplimiento de su deber será respaldado por el ayuntamiento absorbiendo todos los gastos generados por la atención médica particular.

Tal fue el recibimiento al presidente municipal al concluir sus vacaciones de medio año, apenas poniendo un pie en su terruño.

Pero vayamos a lo importante y analicemos, en primera instancia, la violencia que trajo consigo un contrato colectivo de trabajo para la edificación de varias decenas de tiendas de conveniencia pertenecientes a la cadena comercial Seven Eleven.

Obreros de la CTM y de la CROC se liaron a golpes al adjudicarse el derecho de agenciarse la mano de obra, a pesar de que una empresa constructora de ciudad Reynosa signó el contrato colectivo con el gremio sindical contrario al cetemista.

La falta de empleos y el control sindical se combinaron para dar paso al intercambio de golpes que dejó un saldo de varios obreros lesionados, aunque, afortunadamente, no de gravedad.

Independientemente de quien tenga la razón y finalmente se lleve el contrato colectivo de trabajo con la derrama económica que ello significa en beneficio de las familias matamorenses, a los representantes populares poco les importa el daño colateral que ese tipo de empresas ocasiona a los miles de desempleados que a través del pequeño comercio soportan la economía de sus familias.

Para efectos estadísticos de los tres niveles de gobierno que tienen que ver con la generación de empleos y la fertilidad para la inversión en determinadas regiones nacionales, nadie toma en cuenta que ese tipo de cadenas comerciales no aportan absolutamente nada a la entidad federativa en que operan.

Conveniente sería que así como desplazan a los pequeños comercios en los lugares en donde se instalan a cambio de sólo la generación de algunos empleos, el pago de sus tributaciones fiscales pasaran a formar parte del erario estatal.

Ya en anteriores ocasiones hemos señalado como las tiendas de conveniencia Oxxos, de capital regiomontano, además de representar una competencia desleal a cientos de pequeños comercios afiliados a la Cámara de Comercio, no compran ni una pluma en territorio tamaulipeco y, en cambio, sus impuestos son pagados en tiempo y forma a la hacienda neoleonesa.

Sin restricción alguna y con un criterio equivocado que sólo tiene ojos para la generación de algunos empleos que reflejan bonanza estadística para satisfacer el ego de algunos gobernantes, las grandes cadenas comerciales con sede en otras entidades federativas se llevan un importante porcentaje de la derrama económica de las ciudades en donde operan.

Al respecto los señores legisladores tienen la palabra.

Respecto al tema relacionado con el enfrentamiento a balazos entre guardianes del orden y un solitario delincuente vale la pena la siguiente reflexión:

¿Realmente los policías municipales están preparados para hacer frente a ese tipo de eventualidades surgidas en torno a su misión primordial que es la prevención del delito?

La semana, pasada frente a una institución bancaria ubicada en las calles Quinta y Matamoros, un presunto delincuente lesionó de un balazo a un policía uniformado que pretendía someterlo a una revisión de rutina al sorprenderlo en actitud sospechosa.

A pesar de la autoridad y respeto que debe ejercer el uniforme policial, aunado a la superioridad numérica-era una pareja de gendarmes-el sujeto sacó de entre sus ropas un arma de fuego y disparó en contra de los gendarmes lesionado a uno de ellos.

Enseguida se dio a la fuga y aunque todo parece indicar que ya ha sido identificado, hasta el momento no se la ha capturado y puesto a disposición de la autoridad en turno.

Es evidente la falta de preparación para ese tipo de acciones de los policías uniformados, toda vez que con la técnica apropiada sería muy difícil que un hampón se enfrentara a una pareja de agentes y se diera a la fuga tranquilamente a plena luz del día y en el primer cuadro citadino.

¿Cómo la ve?

Y hasta la próxima.

mariodiaz27@prodigy.net.mx

También lea y escuche PALACIO en: www.elgraficotam.com.mx , www.meridianohoy.com.mx , www.diariodebate.info , www.enlineadirecta.info , www.fapermex.com , www.sondeosmex.com , El Gráfico de Tamaulipas, Meridiano Hoy de ciudad Victoria y Radio Fórmula Tamaulipas en el 89.5 de F.M., en su primera emisión de noticias.

(Visited 1 times, 1 visits today)