Bajo Sospecha/Víctor González T

0

Mujeres divinas, ¿Por qué atentamos contra ellas?
A la mujer la adoramos desde el nacimiento al percatar que es un ser radiante de amor quien nos trajo al mundo. La mayoría de las canciones son dedicadas a ellas, innumerables poemas se escriben por su causa. Imperios han caído por su belleza (Helena de Troya). Pero, también son madreadas, humilladas, ultrajadas y asesinadas. El feminicidio, la muerte violenta contra mujeres, es un término aplicado por las políticas feministas. Y proviene de los vocablos ingleses “femicide” o “gendercide. No precisamente tiene que ser un hombre quien perpetuo la acción, también si otra mujer mata a otra de su mismo género es: femicidio.
El femicidio, parte del bagaje teórico feminista, procede tanto de las autoras DIANA RUSSELL y JILL RADFORD en su obra “Femicide. The politics of woman killing” como por Mary Anne Warren en 1985 en su libro “Gendercide: The Implications of Sex Selection”. Ambos conceptos fueron castellanizados por la política feminista mexicana Marcela Lagarde como “feminicidio”, siendo adoptado este término, tras un largo debate, frente al término “genericidio”.
El dato revelador y atemorizante que dio el Observatorio Ciudadano Nacional contra el Feminicidio, de que la ciudad fronteriza de Reynosa ocupa el primer lugar en asesinatos perpetuados contra mujeres de enero a julio del 2009, deja un amargo sabor de boca a las autoridades.
Y más, cuando el feminicidio más reciente contra una directiva escolar abatida a balazos cuando disponía ir a su centro de trabajo, por un individuo, ya preso y confeso, que argumentó ser contratado para hacer la felonía.
Familiares, amigos y maestros compañeros de DIANA LAURA MENDOZA GONZALEZ (+) claman justicia. Las autoridades tienen dos líneas de investigación: Celos y problemas laborales.
La asesora jurídica MARTHA YURIRIA RODRIGUEZ del OCNF, durante el coloquio: Violencia, Feminicidio y Acceso a la justicia de las mujeres en Tamaulipas, celebrado en está frontera y organizado por el Centro de Estudios Fronterizos y de Promoción de los Derechos Humanos, manifestó que las autoridades deben poner más énfasis al fenómeno que vive esta ciudad en relación al incremento de asesinatos contra mujeres, quienes son más vulnerables con el combate al crimen organizado. la activista reveló que en Reynosa en seis meses se han cometido 12 feminicidio
Desde la edad media a la fecha, las mujeres entre los 15 y los 44 años tienen una mayor probabilidad de ser mutiladas o asesinadas por hombres que de morir de cáncer, malaria, accidentes de tráfico o guerra combinados.
De acuerdo al Centro de Ginebra para el Control Democrático de las Fuerzas Armadas (DCAF) entre 113 y 200 millones de mujeres desaparecen demográficamente.
Esta brecha es el resultado de diversos mecanismos:
Aborto de los fetos de niñas basado en una selección deliberada.
Infanticidio en los países en los que se prefiere a niños varones.
Falta de comida y atención médica, que se desvía hacia los miembros masculinos de la familia
Los llamados «asesinatos de honor» y las muertes de dote.
Tráfico de mujeres
Violencia doméstica o de género
Esto implica que cada año entre 1,5 y 3 millones de mujeres de toda edad son víctimas de la violencia de género. La falta de cuidados médicos implica el fallecimiento de 600.000 mujeres al año durante el parto.
El femicidio es usado, a veces incorrectamente, para describir los asesinatos en Ciudad Juárez (Chihuahua, México) y Ciudad de Guatemala (Guatemala), debido a que por parte de la población se considera que la justicia local no está investigando los crímenes. La mayoría de las mujeres son violadas y algunas mutiladas, torturadas o incluso descuartizadas.
También hay sospechas de que hay femicidio entre las mujeres indígenas canadienses. Quinientas mujeres aborígenes han sido declaradas como desaparecidas o han sido asesinadas desde 1980, un número desproporcionado si se tiene en cuenta lo reducido de la población indígena canadiense. Estudios sociológicos explican que estas mujeres son vistas como blanco fácil para la violencia porque su raza las sitúa en lo más bajo de la jerarquía social y económica. Muchas de las mujeres desaparecidas han sido descartadas como prostitutas, que supone un factor de riesgo, y su desaparición no ha sido investigada. Uno de los hechos que ha llevado la atención internacional sobre las mujeres de Canadá fue el asesinato de Helen Betty Osborne en 1971.
Hasta la vista
correo: metrovictor@gmail.com

(Visited 1 times, 1 visits today)