Entre Nos/Carlos Santamaría Ochoa *¿Vacuna eficiente?

0

La información que proviene del Distrito Federal nos hace pensar muchas cosas: dice el secretario de Salud, José Angel Córdoba Villalobos que para diciembre próximo habrá unos 5 millones de dosis de vacuna contra la Influenza “A”, haciendo notar que se dará prioridad a mujeres embarazadas y personal de salud.
Tenemos algunas reflexiones al respecto, y para tal efecto, recordamos que hace algunos años, dos o tres, personal del Instituto Mexicano del Seguro Social llegó a la Universidad Autónoma de Tamaulipas para inmunizar a personal mayor de 40 años contra la Influenza, la vacuna que por años se ha aplicado a través del Sector Salud.
La experiencia no fue nada agradable: recordamos aquel día en que nos dejamos convencer por las enfermeras que tenían el encargo de hacer cumplir las disposiciones preventivas ordenadas por autoridades médicas, sin embargo, no se nos olvida que, a partir de la aplicación de la vacuna caímos en cama durante 4 terribles días: fiebre intensa, dolor en todo el cuerpo prácticamente, decaimiento y otros síntomas fueron experimentados en grado extremo, con lo que pensamos: “si nos están poniendo la vacuna, ¿cómo es posible que nos tengamos que quedar en cama, con toda la sintomatología de la Influenza?
En aquella ocasión pensamos que lejos de inmunizar, la vacuna nos adelantó el padecimiento, porque éste fue confirmado por un médico del Hospital General “Doctor Norberto Treviño Zapata”. Nosotros pensamos que realmente tendríamos oportunidad de ser inmunizados, pero resultó lo contrario.
Como son programas institucionales, al año siguiente llegaron también las personas encargadas de vacunar, y obviamente, muchos de nosotros ya no quisimos ser “beneficiados” con la vacuna. Sucedió con la Influenza “simple”, es decir, no había problema como el suscitado este año con la fiebre “porcina” que resultó todo menos porcina.
México cuenta a la fecha con unos 18 mil casos de personas que han contraído la Influenza A, y se suma a 172 muertos. Como únicamente se contará con 5 millones de dosis, dijo el secretario que darán prioridad a personal de salud, mujeres embarazadas y personas enfermas de cáncer, diabetes y SIDA.
Ya los encargados en los estados de este asunto han enviado listas a la Secretaría de Salud, a fin de saber el número de vacunas que se requiere, y ha hecho saber el secretario Córdoba que para el invierno se necesitarán alrededor de 14.5 millones de dosis para igual número de personas. Estamos hablando que solamente se dará cobertura a un 33 por ciento del total de personas que requieren de una vacuna de este tipo.
No compartimos el hecho de que se recorte presupuesto en este rubro; hay otros que se pueden eficientar como son los que corresponden al gasto corriente. No somos partícipes tampoco de que se recorten programas de prevención u otros, somos de la idea de que el recorte no debe entrar en asuntos de salud, menos cuando se refiere a problemas de la magnitud del que ocupa al mundo desde hace meses y no ha sido precisamente una cosa positiva.
Imagine el lector qué tenemos que hacer para confiar en estas vacunas. Por lo tanto, podemos hacer lo que los abuelos: ellos incrementaban el consumo de alimentos ricos en vitamina C y otras sustancias que ayudaban a evitar contagios de gripe, influenza y esas enfermedades propias del tiempo de frío, aunque se siguen registrando con los calores de ahora.
La verdad, habrá que tomar las medidas necesarias individuales y comunitarias; en este sentido, tenemos que considerar las medidas que la Secretaría de Salud en la entidad ha dispuesto, tales como utilizar el ya famoso gel antibacterial, procurar los cubrebocas, evitar en la medida posible el contacto físico como los besos y abrazos, ya que se considera como factor de contagio, y si alguien tiene síntomas, habrá que acudir con el médico para confirmar o desechar el diagnóstico. Es fundamental que todos hagamos lo que nos corresponde.
Y también es importante recordar que la Influenza A no es la única enfermedad: viene el dengue por razones de época de lluvias, enfermedades de parásitos por los intensos calores y el consumo desmedido y a veces descuidado de líquidos, y otras cosas más que no debemos echar al olvido.
Quien tenga miembros de la familia ubicados en los grupos de riesgo para la Influenza A, habrá que tomar también las medidas para que se pueda registrar y ser objeto de las medidas de precaución.
Nosotros, insistimos, tenemos la duda sobre la efectividad de este tipo de vacunas. Es probable que haya sido un caso único, que no sea el común denominador, pero la experiencia individual nos dice que no hay que autorizar el uso de una vacuna de este tipo.
Pensamos que las autoridades sanitarias de México entero están preocupadas y están haciendo lo posible por garantizarnos que todo sea apto, sin problemas ni complicaciones.
De todos modos, no olvide cuidarse, lavarse bien las manos cada vez que se acuerde, evitar los contactos románticos –besos- y todo lo que nos pide Salud.
gComentarios: santamariaochoa@prodigy.net.mx

(Visited 1 times, 1 visits today)