PALACIO/Mario A. Díaz Vargas *¿Principio del fin?

0

EL ALTO costo que implica el regreso a clases en el nuevo ciclo escolar, el incremento en las tarifas eléctricas tanto en lo comercial como en lo doméstico, y lo que pudiera ser el principio del fin de un otrora poderoso sindicato transportista, son temas que tienen que ver con el diario acontecer en la comunidad.

Mientras que los dos primeros cimbran la actual endeble economía familiar, el tercero, además de impactar en la línea de flotación del monopolio que representa el Frente Único de Trabajadores de Automóviles de Alquiler, Maxitaxis y Conexos (FUTAAMYC) beneficia a los usuarios, con la llegada de la flotilla de transporte público dependiente de la Central Revolucionaria Obrera y Campesina (CROC).

Pero vayamos por partes.

Desde ahora, el ciclo escolar 2 009-2 010 que inicia el lunes 24 del mes en curso, mantiene sumamente preocupados a los padres de familia ante la considerable alza en los precios de útiles escolares, uniformes y cuotas a las sociedades cooperativas en cada institución escolar.

Como es natural, el problema agudiza la economía familiar en aquellos hogares en que son dos o más los estudiantes en edad de recibir la instrucción escolar básica.

A pesar de que se trata de un tema cíclico que trastorna las finanzas de los jefes de familia que generalmente dependen de un salario mínimo, actualmente la situación se torna más grave por la crisis económica mundial que ha provocado el cierre definitivo de grandes empresas y “paros técnicos” en el mejor de los casos.

Por tal motivo, es entendible el vía crucis que están enfrentando muchos hogares matamorenses circunscribiéndonos a este puerto fronterizo, aunque, obviamente, el fenómeno negativo-en cuanto a la economía familiar-que trae consigo cada ciclo escolar, incide de manera directa en millones de hogares mexicanos.

El incremento de solicitudes de becas, la dispensa en el pago de cuotas a las sociedades de padres de familia, el criterio de las instituciones educativas en el uso obligatorio de uniformes es, entre otros, resultantes derivados del próximo regreso a clases.

Sería injusto dejar de mencionar que gran parte de la preocupación de los padres y el detrimento de la economía familiar, es provocada por la voracidad de muchos comerciantes de artículos escolares, y la irresponsabilidad que voluntaria o involuntariamente, muestran, año con año, titular e inspectores asignados a la delegación local de la Procuraduría Federal del Consumidor.

Otro factor que está afectando la precaria economía en miles y miles de hogares y en el comercio, es el alza autorizada en un 12 por ciento para el consumo de energía en el área comercial, y el 4% para las tarifas de uso doméstico.

El incremento reflejado en cada bimestre a través de los recibos que envía la Comisión Federal de Electricidad, prácticamente pone a temblar lo mismo a jefes de familia asalariados que aquellos que soportan el sustento familiar a través de la actividad comercial.

Como la paraestatal generalmente se caracteriza por no saber escuchar o bien por no estar en manos de una superintendencia la solución de muchos de los bemoles que la problemática trae consigo, al usuario no le queda más remedio que pagar lo que el recibo de cobro requiere, so pena de ver cortado el suministro del fluido eléctrico.

Ni gritos ni sombrerazos ni la exigencia de representantes populares locales o federales ni la intervención de alcaldes, son suficientes para doblegar a esa dependencia controlada por gobierno federal.

Lo peor del caso es que la actual temporada veraniega se presentó en esta región del país con temperaturas fuera de lo normal, comparadas con años anteriores, lo que ha incrementado el uso de los aires acondicionados y sistemas de refrigeración y, en automático, el obligado aumento en el kilowattaje.

Como es evidente, el próximo ciclo escolar y el desorbitado aumento en el nivel del mercurio en la actual temporada calurosa, están impactando de manera directa la economía familiar.

Por otra parte e independientemente de los intereses que representen, el cómo y el porqué, lo cierto es que la llegada de la nueva flotilla de taxis afiliada a la CROC, está generado bienestar a quienes tienen necesidad de hacer uso del transporte público.

La competencia, desleal o no, ha frenado bruscamente la voracidad, prepotencia y monopolización de la actividad al FUTAAMYC, organización sindical afiliada a la Confederación de Trabajadores de México.

Los ahijados de JUAN BAEZ BALDERAS, su dirigente sindical, están soportando bajas en sus ingresos como consecuencia de las altas tarifas que imponían a su arbitrio al doblegar con su poderío sindical a las autoridades estatales encargadas de regular el transporte público.

El bajo costo del servicio y suficiente disponibilidad de la nueva flotilla de taxis, poco a poco están desplazando a los taxistas tradicionales, principalmente, aunque también comienzan a afectar a los usuarios de los microbuses.

El simple requerimiento de cuatro pasajeros a un mismo sector de la ciudad, permite que éstos viajen cómodamente y hasta las puertas de sus respectivos domicilios por tan sólo diez pesos.

Tal parece que es el principio del fin de la ex poderosa organización sindical.

Ni hablar.

Y hasta la próxima.

mariodiaz27@prodigy.net.mx

También lea y escuche PALACIO en: www.elgraficotam.com.mx , www.meridianohoy.com.mx , www.diariodebate.info , www.enlineadirecta.info , www.fapermex.com , www.sondeosmex.com , El Gráfico de Tamaulipas, Meridiano Hoy de ciudad Victoria y Radio Fórmula Tamaulipas en el 89.5 de F.M., en su primera emisión de noticias.

(Visited 1 times, 1 visits today)