PALACIO/Mario A. Díaz Vargas *¿Poder de veto?

0

AL IGUAL que los aspirantes a relevar al ingeniero ERICK SILVA SANTOS en el ayuntamiento matamorense, quienes se consideran con atributos y derecho para ser representantes populares en el parlamento tamaulipeco también han comenzado a mover sus fichas políticas sin importar que todavía no son los tiempos.

La recién distritación en la entidad, en el caso de Matamoros, permitirá que esta región cuente con tres y no dos escaños en la siguiente legislatura local, motivo por el cual los encuerdados también han aumentado en número.

Muy a la chita callando, por aquello de no violar las nueva normatividad electoral que establece claramente los tiempos de campaña y las sanciones correspondientes para los transgresores, quienes pretenden primero la candidatura y luego el triunfo constitucional se movilizan en eso de los amarres de grupos.

Entre quienes no ocultan su legítima aspiración de llegar al Congreso del Estado son: MARTIN REYNA, ex jefe del departamento de limpieza y actual funcionario del club Rotario; CARLOS VALENZUELA VALADEZ secretario de Desarrollo Social Municipal; EDGAR ARIAS GARZA, segundo síndico, además de líder sindical y partidista; ROCIO ESCOBAR, lideresa obrera; y GONZALO TREVIÑO, actual delegado del Transporte Estatal.

Pretenden también sendas curules en el Poder Legislativo de Tamaulipas, el ex titular de la Casa del Adulto Mayor HECTOR SILVA SANTOS y ABELARDO MARTINEZ ESCAMILLA, presidente del comité municipal del PRI.

Asimismo, los funcionarios de primer nivel en la actual administración municipal JUAN CARLOS CISNEROS, primer Síndico, y MARIO TAPIA FERNANDEZ, secretario de Administración, consideran que formar parte de la siguiente legislatura incrementaría su currículo político que, incluso, los colocaría en la eventualidad de ser considerados candidatos priístas a la presidencia municipal.

Cada quien, lógicamente, apoyado por su respectivo padrino político, en atención a aquello de los intereses de grupo que son los que, finalmente, deciden las candidaturas a puestos de elección popular.

Vale la pena aclarar que los ciudadanos antes mencionados son tan sólo algunos de los que, al menos, no ocultan su deseo de participar en la contienda electoral local del año próximo.

Es entendible que otros más estén a la caza de la misma pieza política, pero que prefieran conducirse con mayor sigilo para no despertar sospechas y evitar no salir en la foto a causa de un movimiento voluntario o involuntario, frase muy recurrente en tiempos preelectorales.

De acuerdo a los nuevos tiempos políticos en el país a partir de la alternancia, los procesos federales y locales son manejados directamente por los gobernadores priístas.

Atrás quedaron las órdenes provenientes desde Los Pinos o de Bucareli, sobretodo en las elecciones para diputaciones federales y senadurías, pues la integración de ambas cámaras del Congreso de la Unión debía pasar ineludiblemente el filtro del Presidente de la República.

Actualmente, en entidades federativas con gobiernos priístas, como Tamaulipas, el fiel de la balanza o gran elector para la selección de los candidatos es precisamente el mandatario en turno.

De tal forma que, quiérase o no, EUGENIO HERNANDEZ FLORES, en su carácter de guía político, será el factor definitorio llegado el momento, sin que ello quiera decir que todavía no haya tomado ninguna decisión al respecto.

Tal y como se acostumbra al final de cada sexenio, el gobernante revisa minuciosamente el perfil de cada candidato al Congreso Estatal, pues de ahí en mucho depende una pronta aprobación de la cuenta pública ejercida durante ese período constitucional.

Es decir que, de acuerdo a las circunstancias, la selección de los candidatos a la nueva legislatura local reviste mayor importancia que quienes pretendan los ayuntamientos tamaulipecos.

Por supuesto que, al igual que en otros procesos electorales, los intereses de grupo también cuentan a la hora de seleccionar a los nuevos representantes populares.

En Matamoros, por ejemplo, el grupo político que lidera el ex gobernador TOMAS YARRINGTON RUVALCABA es compacto y fortalecido por lo que, al menos, el poder de veto le asiste a quien en su momento le dio por jugar al boliche.

ERICK SILVA SANTOS y BALTAZAR HINOJOSA OCHOA tienen fierro yarringtoniano y por lo tanto, dígase lo que se diga, no pertenecen al establo de HERNANDEZ FLORES.

Hay quienes aseguran que justo ese poder de veto que mantiene el ex mandatario podría ser el factor principal para el descarrilamiento del proyecto político del actual diputado local VICTOR ALFONSO SANCHEZ GARZA.

Supuesta o real añeja pugna entre YARRINGTON RUVALCABA y los familiares políticos del legislador, sería el detonante del veto aún y con una promesa gubernamental de por medio.

Como es evidente, el proceso electoral para la renovación de los poderes estatales y las alcaldías tamaulipecas promete ser bastante atractivo en el contexto político, lo mismo en la selección interna de los abanderados que en el ritual acostumbrado el día que los ciudadanos interesados salen a las urnas a votar.

Y hasta la próxima.

mariodiaz27@prodigy.net.mx

También lea y escuche PALACIO en: www.elgraficotam.com.mx , www.meridianohoy.com.mx , www.diariodebate.info , www.enlineadirecta.info , www.fapermex.com , www.sondeosmex.com , El Gráfico de Tamaulipas, Meridiano Hoy de ciudad Victoria y Radio Fórmula Tamaulipas en el 89.5 de F.M., en su primera emisión de noticias.

(Visited 1 times, 1 visits today)