Entre Nos/Carlos Santamaría Ochoa *Una mala decisión

0

No entendemos que ha sucedido en la Cámara de diputados, sinceramente, pero seguros estamos que lo acaecido en esta semana tendrá un muy alto coste político, principalmente para el partido que se ha perfilado para ganar las elecciones presidenciales próximas. No tenemos la menor duda de que en entidades donde habrá elecciones en 2010 habrá una negativa consecuencia que se puede reflejar en el número de victorias… o derrotas.
El hecho de que los diputados de todos los partidos, en mayoría, hayan resuelto aumentar la carga tributaria y tratarnos como retrasados mentales a los mexicanos tendrá un coste alto, y perdone por insistir, pero el hecho de haber negado un 2 por ciento para una presunta pobreza, pero aumentar el IVA es simplemente darnos lo mismo: la carga tributaria sube, pese a lo que se diga, y aunque se ha disfrazado muy bien, entendemos que hay que pagar más.
No importaron las declaraciones de líderes sociales ni los miles de personas que han protestado a través de la red social llamada Twuter.com; nada importó, porque finalmente, no fuimos escuchados, como ha sucedido siempre.
Hay quien dice que el impuesto a Internet no afectará a ciertos sectores, y pensamos que, con una ignorancia manifiesta y puesta en práctica demostrando falta de sensibilidad política y capacidad para representar a los ciudadanos, es casi seguro que los legisladores no tengan ni la más remota idea de lo que significa la llamada “red de redes”, declarada como prioritaria y obligatoria en países europeos.
Seguramente los “representantes populares” no han captado la importancia que tiene este medio de comunicación global, pero más grave aún, han subido un impuesto al valor agregado para volver a clavar la uña a los ciudadanos.
Ya estamos acostumbrados quizá, pero hay que considerar una cosa: el diputado Ricardo Gamundi Rosas había dicho que como presidente del Comité Directivo Estatal iría –así lo dijo- por 43 alcaldías, por todas las diputaciones y por la gubernatura.
Nosotros nos preguntamos: luego del golpe traicionero que han dado los diputados a la ciudadanía, ¿será posible que la gente vote aún por ellos?
Recordemos que acaban de llevarse a cabo elecciones en dos estados donde el PRI, para variar, y como consecuencia de la pésima administración federal encabezada por los elementos del PAN, ganó abrumadoramente.
Recordemos por favor que una de las muchas promesas de campaña fueron precisamente el no permitir aumento a impuestos, refiriéndose específicamente al 2 por ciento que inventaron para “proteger” a los pobres.
Perdone el lector, pero dudamos de esa disposición que finalmente no ha sido aceptada fuera para los pobres, y además, ¿no trabaja el gobierno para todos los mexicanos?
Hay muchas cosas que no quedan claras, porque finalmente, la Secretaría de Desarrollo Social tiene como objetivo fomentar precisamente el desarrollo de la sociedad y proteger a los llamados “los que menos tienen”, que no son todos los que necesitan.
Se han olvidado de los que trabajamos a diario y cada vez ganamos porcentualmente menos salario, que nos aumentan un 2 por ciento el salario y los alimentos los suben hasta 30 o 40 por ciento anualmente.
Se han olvidado, los que nos pidieron el voto, que tenemos hijos en edad escolar, con necesidades y gustos, y que queremos darles una mejor calidad de vida.
Se han olvidado, específicamente, de tener sensibilidad social y de sus muchas promesas de campaña.
Insistimos, el problema no es para los tabasqueños o los que ya tienen una elección ganada, sino para los que tendremos el año próximo comicios, y estamos sujetos al enojo popular por el incumplimiento de las promesas.
Pagamos a partir de 2010 más impuestos, y eso es un agravio a la inteligencia popular: nos dijeron que defenderían nuestra economía, y mire lo que ha sucedido.
Algo no funcionó, y ¿sabe usted? No tenemos idea de la forma en que serán recibidos nuestros diputados cuando vengan de visita a su casa. Seguramente habrá más de uno que, enojado les diga cosas poco gratas.
Muchos nos sentimos traicionados por los que vinieron por el voto, por los que nos garantizaron que serían nuestra voz en el Congreso de la Unión, y que estarían pendientes de lo que nosotros necesitamos.
Hoy, sinceramente, nos han fallado, y eso –lo visualizamos- lo aprovecharán los oportunistas que cambian de partido y ahora, como agitadores profesionales atacan y toman tribunas. Cuidado con ellos, porque si llegan a ganar en 2010, habrá una Nación en crisis, la verdad.
Los mexicanos estamos ofendidos con las decisiones del Congreso, pero más, porque nos han tratado como idiotas, diciendo “no subirá, no lo aprobaremos”, y jugando con cifras y conceptos, finalmente pagaremos más impuestos.
La verdad, debieran instrumentar algo para que todos paguen y no unos cuantos, y de paso, renunciar, porque su poco criterio social está más que manifiesto.
Los mexicanos estamos enojados, ellos, solo levantaron el dedo, para variar.
Comentarios: santamariaochoa@prodigy.net.mx

(Visited 1 times, 1 visits today)