Entre Nos/Carlos Santamaría Ochoa *Las barbas a remojar

0

Reza el viejo refrán que “cuando veas las barbas de tu vecino cortar, pon las tuyas a remojar” o algo por el estilo, el caso es que nos previene de alguna situación difícil que pudiéramos vivir cuando a los que se encuentran cerca les ha sucedido.
El hecho de que el presidente de los Estados Unidos de América, Barack Obama haya declarado que se encuentran en alerta máxima por la Influenza AH1N1en la Unión Americana, nos pone a reflexionar acerca de lo que tenemos que hacer para no tener otra situación como la vivida el pasado mes de mayo, cuando el mundo entero nos marginó por efectos de una enfermedad “nueva” que ocasionó miles de muertes en el mundo entero.
Seguramente los informes que le han entregado al presidente de Estados Unidos son alarmantes, y ponen de manifiesto el avance de este problema de salud, ahora más significativo, ya que los síntomas se pueden confundir con los de la llamada Influenza estacional, es decir, la que año con año llega con el frío a todo el mundo y que, sin tanto alarde publicitario, ocasiona miles de muertes en cada temporada invernal.
No es nuevo, la forma en que se presentan estas enfermedades, si no se cuidan adecuadamente, pueden resultar funestas; cuando se toma todo tipo de precauciones, no pasa de que estemos unos días quizá en cama –quizá no siempre-, extremando cuidados, hidratándonos bien y otras cosas que seguramente tenemos que considerar, y posteriormente, recuperarnos.
Hay medidas preventivas como es el consumo de alimentos ricos en vitamina C, que se ha comprobado, sirve de mucho en estos casos, aunque a estas alturas no podríamos considerar como adecuada la medida, dado que la prevención debió comenzar hace meses.
La Influenza AH1N1 está entre nosotros y tenemos que aprender a convivir con ella, a sacar la mejor parte con medidas adecuadas.
No podemos olvidar que fue la Organización Mundial de la Salud la que ha reconocido el esfuerzo del pueblo de México, de sus autoridades encabezadas por el señor Felipe Calderón Hinojosa en el sentido de que se logró parar el problema de tajo, y esto tuvo un coste altamente superior al pensado: miles de millones de pesos se perdieron por falta de turistas en tiempos difíciles y también se tuvo que gastar mucho más dinero del esperado para atender esta contingencia sanitaria.
En Tamaulipas no estuvimos exentos, ni lo estaremos en la temporada decembrina, ya que hay mucho que analizar: recordemos que somos un estado fronterizo con los Estados Unidos de América, y si allá están lanzando la alerta sanitaria muy urgente quiere decir que el virus anda cerca y tenemos que prepararnos.
Juan Manzur Arzola, secretario de salud en _Tamaulipas ha declarado muchas veces que las medidas se siguen tomando y nos estamos preparando, aunque hay que decir que difícilmente una entidad puede estar cien por ciento lista para recibir a un virus sin que ocasione conflictos.
Hay que recordar que de todas las medidas que se manejan, muchos de nosotros hacemos caso omiso a las mismas, y por consiguiente, tenemos problemas de salud. El hecho de no considerar las medidas a tiempo implica el gran riesgo de contraer la enfermedad.
En este sentido, seguramente usted se habrá dado cuenta que nos estamos preparando en la entidad: muchas vacunas llegarán en muy breve tiempo y también, los servicios médicos dependientes del estado han tomado la precaución de capacitar a su personal a efecto de que no haya conflictos de salud.
De todos es sabido que una epidemia de esta naturaleza nos afectará a muchos, y seguramente, por apatía, desinterés o una mala condición física, muchos podríamos engrosar las listas de mortalidad por efectos de este problema de salud.
¿La recomendación?
Todos sabemos que hay que tomar medidas de precaución que han sido difundidas muy ampliamente a través de todos los medios masivos de comunicación, que hay que considerar medidas extremas de aseo de manos, no besar, no estornudar abiertamente y otras cosas más.
No pensemos que el gobierno estatal no está trabajando: mucho se hace a diario, pero a veces no alcanzamos a dimensionarlo en su extensión adecuada.
Debemos sentirnos contentos de contar con autoridades que toman las medidas a tiempo. Aunque no nos guste, hemos de reconocer que en materia de la Influenza AH1N1 las cosas se han hecho muy bien.
Se ha sacrificado mucho dinero y cosas materiales en aras de proporcionar salud a todos. Eso debemos considerarlo siempre, tenerlo en cuenta, y sobre todo, pensar que si somos capaces de controlar lo controlable, es posible evitar que esta enfermedad nos maltrate, nos lastime… nos mate.
Haga caso a las sugerencias del Sector Salud, no sea necio, es por el bien de nosotros.
Comentarios: santamariaochoa@prodigy.net.mx

Atentamente: Mtro. Carlos David Santamaría Ochoa ¡Ten un buen día!

(Visited 1 times, 1 visits today)