Notarios, actuan con honestidad y formalidad

0

– Camarillo, es reelecto y rinde protesta: presidente del Colegio de Notarios Públicos en Río Bravo y destacan invitados de honor: el licenciado Antonio Martínez Torres, Secretario General de Gobierno y representante del gobernador Eugenio Hernández Flores; el alcalde Roberto Benet Ramos, y su esposa la señora Mayra de Benet, presidenta del DIF Municipal, asi como un sinnumero de invitados de honor

Rodolfo Sánchez Barrón/EnLíneaDIRECTA

Río Bravo, Tam.- Tras destacar que en Río Bravo se trabaja y se trabaja bien; que el notariado le reconoce el establecimiento del sistema de mediacion como formula expedita para la solución de los conflictos, pero, más aúnlos nuevos procedimientos de jurisdicción voluntaria, el licenciado Juan Alonso Camarillo le dijo al licenciado Antonio Martínez Torres, que le hiciera saber esto, al amigo de los riobravenses al gobernador Eugenio Hernández Flores.
El licenciado Juan Alonso Camarillo, tras rendir protesta como presidente del Colegio de Notarios Públicos en Río Bravo, reiteró al presidente municipal Roberto Benet Ramos, toda la disponibilidad para contribuir con su administración en la regularización de los bienes de la hacienda pública, y a contrario sensu, iniciar las pláticas para instituir, como en Nuevo Laredo, los sistemas y métodos que nos permitan obtener avaluos y hacer los pagos de impuestos sobre adquisición de inmuebles desde nuestros despachos. A su esposa, la señora Mayra Melhem de Benet, presidenta del patronato del sistema para el desarrollo integral de la familia (DIF) le decimos desde aquí que desde ahora nos sumamos a su labor en la atención de las causas de los grupos más vulnerables y de los que menos tienen.
Ante la presencia del licenciado Antonio Martínez Torres, Secretario General de Gobierno y representante del gobernador Eugenio Hernández Flores; el alcalde Roberto Benet Ramos, y su esposa la señora Mayra de Benet, presidenta del DIF Municipal, asi como un sinnumero de invitados de honor, el licenciado Juan alonso Camarillo, rindio protesta de ley, en trascendental ceremonia que se llevo a cabo este miércoles, dijo:
“Cuando se nos dio la oportunidad de ejercer la función de notario público, nos obligamos a que todos los actos, en los que tenemos intervención se constituyeran en la responsabilidad de un actuar con honestidad y formalidad. Honestidad porque es la única manera de que las personas que solicitan nuestras servicios profesionales obtengan loq ue ellos pretenden de nosotros y que el documento que formulamos no sea afecto de nulidad. No hacerlo como la ley señala, sería faltar a la formalidad que el derecho impone y a no cumplir con el compromiso contraido…”
De ahí, que así como a los ingenieros se les identifica por su ingenio, a los abogados por su malicia y a los medicos por su humanismo, a los notarios se nos distingue por la formalidad. Formalidad que viene de forma y como dijera el maestro, la forma es fondo. En su aspecto sustantivo, la formalidad nos permite darle cauce y continente a los problemas y las inquietudes de quienes solicitan nuestros servicios, pero, también espacio para construir el honor de nuestra palabra. En materia adjetiva, al fedatario la formalidad le viene de cepa, tiene aquí la formalidad un sentido patrimonialista. Y, en tanto que para algunos resulta una pesada carga, para nosotros, es timbre de legítimo orgullo el prestigio heredado. Para quienes no tenemos antexcedentes notariales en nuestro linaje, la formalidad nos la impone el ejercicio de la profesion, por lo que día con día, damos presencia a nuestro nombre a traves de cada una de nuestras actas y escrituras, conscientes de que nuestra responsabilidad profesional no termina con nuestra firma, sino que con ella, apenas empieza.
El notario, sabe que de los valores que norman su conducta, el que cela con mayor interes es la confianza, porque la confianza como la inocencia solo se pierde una vez. Y, para el notario que la pierde, ya nada le es igual. Tanto vale la confianza que nos tienen nuestros clientes, como la que le debemos a quien nos la otorga.
Pero, si me fuere dado definir con una característica al profesional del derecho a cargo de la fe pública, diria que es la integridad, principio en el que se refugia la honestidad que se expresa al asesorar a las partes, que se manifiesta al no cobrar más de lo debido, a reconocer sus limitaciones y al aceptar sus errores y consecuencias.
Pero eso, nos proponemos desde ahora hacer del notariado de Río Bravo un crisol de principios y valores, pues solamente así, estaremos en condiciones de promover el registro y consultade poderes y testamentos desde la sede notarial; revisar los antecedentes de cualquier propiedad en el estado y obtener el certificado correspondiente, via internet, mediante el pago del servicio y una clave de acceso.
Apoyaremos a nuestra representación estatal en sus gestiones para que desde las oficinas de cada notario se pueda realizar la inscripción de la constitución de sociedades mercantiles y sus actas de asamblea.
Refrendamos nuestro apoyo al compañero Fernando Miranda, en la integración de un fondo que constituya la fianza general del Notariado Tamaulipeco, para que asi, nuestros colegas liberen sus propiedades, dejen de pagar la prima anual a las aseguradoras o de hacer depositos en efectivo a la secretaria de finanzas del ejecutivo estatal.
Camarillo, al dirigirse al licenciado Antonio Martínez Torres, le dijo: “hagale saber al señor ingeniero Eugenio Hernández Flores, gobernador constitucional del estado, nuestro amigo, que en Río Bravo se trabaja y se trabaja bien; que el notariado le reconoce el establecimiento del sistema de mediacion como formula expedita para la solucion de los conflictos, pero, más aún los nuevos procedimientos de jurisdiccion voluntaria…”
Digale tambien, que queremos seguir avanzando, que estamos prestos para coadyuvar en una Ley, que permita que cualquier ciudadano, en pleno uso de sus facultades y en ejercicio de sus derechos, designe a una persona de su confianza como su Tutor Cautelar, para que se haga cargo de su persona y la administración de sus bienes, en el supuesto que sobrevenga una incapacidad temporal o permanente. De igual manera, tiene nuestro respaldo en el establecimiento de la ley de voluntad anticipada que tendria por objeto que cualquier persona capaz, pueda declarar su voluntad ante notario a fin de no someterse a medios, tratamientos o procedimientos médicos que impliquen una obstinación terapeutica.

(Visited 1 times, 1 visits today)