Interiores/CARLOS LÓPEZ ARRIAGA *Criptograma musical…

0

Cd. Victoria, Tam.- Zoología habemus y también mensajes cifrados en la candorosa historia de pollitos y puerquitos, una perra, un zorro y demás fauna simbólica que desfila en la canción con video intitulada “La Granja” de los inefables “Tigres del Norte”.
El estilo de los dibujos animados por computadora me recuerda a las películas de Pixar, todo diáfano, luz muy diurna, simplicidad infantil en los rasgos de sus protagonistas, aunque la oscuridad de sus intenciones cause alarma.
A finales de octubre la organización musical aludida declinó participar en una premiación disquera programada en el Auditorio Nacional, cuando los organizadores les pidieron que no interpretasen la melodía.
Desde luego, la censura ayuda y garantiza el éxito por la vía del escándalo. Las visitas en YouTube se fueron a las nubes.
Aquí es donde valdría la pena preguntar si las unidades de inteligencia gubernamental tienen gente capacitada en una disciplina clave como es el análisis de contenido.
La creencia generalizada es que tras la anécdota se esconde un severo reclamo al gobierno federal por la forma en que conduce su estrategia anti-narco.
También parece claro que la zorra con bigotes cuyas torpezas desatan a la perra, provocando un reguero de muertos, es el señor VICENTE FOX.
Por lo demás, en el vocabulario del crimen organizado suelen llamar “puerquitos” a los elementos del ejército y las diversas corporaciones policiacas.
Entre frases inconexas, la fábula avanza de manera tan acorde con la secuencia animada que por momentos nos preguntamos qué fue primero, la ilustración o el relato…
-“Si la perra está amarrada, aunque ladre todo el día no la deben de soltar. Mi abuelito me decía que podrían arrepentirse los que no la conocían.”
No pocos opinan que la perra representa al narco, antes bajo control del viejo sistema tricolor y hoy fuera de orden.
No obstante, también pudiera ser una metáfora más abstracta que alude a la violencia antaño contenida, el legendario “México bronco” encarnado en un corpulento animal, el doberman de orejas puntiagudas y mirada de fuego, con sus cuatro patas doradas.
-“Por el zorro lo supimos, que llego a romper los platos y la cuerda de la perra, la mordió por un buen rato y yo creo que se soltó para armar un gran relajo.”
Ni la pobreza del vocabulario ni su endeble sintaxis impiden la expresión de puntos de vista muy claros que ya antes hemos visto en las narco-mantas.
El ex-presidente mexicano, con su proverbial ineptitud, habría roto pactos añejos y con ello el delicado equilibrio de fuerzas que antes imperaba en la geografía del hampa y permitía trabajar a las organizaciones delictivas con relativa calma.
-“Los puerquitos le ayudaron. Se alimentan de la granja, diario quieren más maíz y se pierden las ganancias y el granjero que trabaja ya no les tiene confianza.”
Habría que buscar el lenguaje sub-textual en el que reposan estos reclamos, a partir de su antípoda, la aseveración inversa.
Si, como dicen, las ganancias “se pierden” y los puerquitos se han portado tan mal que “ya no se les tiene confianza”, habrá que pensar en un tiempo anterior cuando los negocios eran boyantes y había aliados confiables no sólo entre la piara sino, más importante aún, en los jefes de la piara.
En la antigua jerga popular, “maicear” es controlar con dinero, tener “comiendo en la mano” a otros.
Y en efecto, los cerditos encarecen su protección más allá de lo razonable y, para que no quede duda del significado, aparecen retozando entre montañas de granos que no solamente lucen de un color dorado intenso, sino que además se almacenan en grandes costales con signo de pesos.
Y aunque una versión “traducida” del video por el grupo MILENIO diga que los puerquitos equivalen a los legisladores, lo cierto es que ni diputados ni senadores tienen facultades operativas para entenderse directamente con el narco ni para garantizar la impunidad de sus negocios. Evidentemente, son los agentes del orden.
Otra referencia directa aparece cuando el letrista alude a JUAN CAMILO MOURIÑO al decir que “se cayó un gavilán, los pollitos comentaron, que si se cayó solito o los vientos lo tumbaron. Todos mis animalitos por el ruido se espantaron.”
Por si el audio dejaba alguna duda, el video dibuja a un enorme pájaro cayendo en picada sobre el horizonte cercano, la gran explosión y una intensa llamarada. Los pollitos son los medios.
Más difícil resulta identificar al “conejo”, ese animalito triste que estaría “muriendo, dentro y fuera de la jaula” ya que “a diario hay mucho muerto a lo largo de la granja”.
Al margen de la mejor interpretación del lector, cabría pensar en la suerte, la buena fortuna, la bonanza en los negocios que se echan a perder con la violencia indiscriminada.
Una interpretación favorable al gobierno panista diría que sus golpes contra el narco han propiciado dicha crisis.
Sin embargo cabe recordar que quien desató a la perra fue otro panista (FOX) y que, finalmente, los granjeros que desean amarrarla de nuevo podrían ser las propias organizaciones delictivas, preocupadas por el efecto nocivo que propicia la violencia en sus ganancias.
Y es que para los verdaderos hombres de negocios (que, desde luego, los hay en el bajo mundo) la sangre cuesta mucho dinero.
La frase no es mía, es un dicho de VIRGIL SOLOZZO, mientras intentaba negociar la paz con su contraparte MICHAEL CORLEONE, en el restaurante “Luna Azure” del Bronx, teniendo por testigo nada menos que al mero jefe de los puerquitos, el capitán McCLUSKEY.

BUZON: vivatamaulipas@prodigy.net.mx
WEB: http://vivatamaulipas.blogspot.com

(Visited 1 times, 1 visits today)