PALACIO/Mario A. Díaz Vargas *¿Actitud poco viril?

0

LOS EFECTOS políticos de la aprobación de paquete fiscal para dar paso a la Ley de Ingresos 2,010 luego de pasar por las dos Cámaras del Congreso de la Unión, habrán de manifestarse, el año próximo, en aquellas entidades federativas en donde se efectuarán procesos electorales locales.

La primera postura de los diputados federales, la decisión de los senadores de la República y, finalmente, la votación a favor de la iniciativa con algunas modificaciones a su regreso a San Lázaro, seguramente serán valorados por los electores en los estados con ese calendario.

En Tamaulipas, en donde se habrán de renovar los poderes constitucionales y las alcaldías, los candidatos a esos puestos de elección popular no escaparán al escrutinio de los ciudadanos en edad de votar y, por supuesto, al resultado en las urnas en día de los comicios.

Por ser un territorio en donde el Partido Revolucionario Institucional mantiene el control político, con el Partido Acción Nacional como segunda fuerza electoral, los candidatos de ambos institutos políticos habrán de ser el blanco de cuestionamientos derivados de la nueva Ley de Ingresos para el 2,010.

Primero, porque legisladores priístas y panistas votaron a favor de la iniciativa presentada por el Ejecutivo Federal a sabiendas de que impactaría la economía de los contribuyentes mexicanos y, segundo, porque los senadores con una huída graciosa, permitieron el incremento a 16 por ciento en el Impuesto al Valor Agregado, entre otras lindezas del documento.

Con algunas modificaciones a los valores iniciales, en decisión contra reloj, la Cámara Alta regresó el documento a la Baja, en donde, luego de maratónica sesión, se aprobó el nuevo zarpazo económico a los ciudadanos aztecas.

Mientras la mayoría priísta en la Cámara de Diputados avaló el incremento al IVA, al Impuesto Sobre la Renta y a los Depósitos en Efectivo, en el Senado de la República los legisladores tricolores simple y sencillamente abandonaron el recinto oficial dejando la responsabilidad de la decisión a los senadores panistas y del Verde Ecologista.

Para quienes gustan de las verdades a medias, efectivamente, los representantes populares del PRI en la Cámara Alta podrán gritar a los cuatro vientos que no votaron a favor del nuevo latigazo económico en beneficio de las finanzas gubernamentales.

Quienes habrán de bailar con la más fea a la hora de enfrentar a sus representados son quienes ocupan curules en San Lázaro, pues a pesar de sus promesas de campaña, finalmente sucumbieron a las negociaciones entre los Ejecutivos Federal y Estatales.

Sin embargo, el hecho de que se haya registrado una marrullera y maquiavélica retirada de los representantes priístas en el Senado, no será un argumento de peso para convencer a los electores en futuros procesos eleccionarios de que ellos no participaron en la puñalada trapera al pueblo mexicano.

Con todo y lo que pudiera imaginarse, los dividendos políticos no serán muy generosos para el líder de la bancada tricolor y aspirante a la candidatura de su partido a la presidencia de la República, MANLIO FABIO BELTRONES.

Si bien es cierto que con su voto no avalaron el incremento al IVA, por ejemplo, también es indiscutible que nada hicieron por defender a sus representados de esa nueva carga impositiva.

La acción poco viril, como la califican sus colegas de Acción Nacional, seguramente será recordada en su oportunidad a quien pretende ser el nuevo inquilino en Los Pinos, una vez concluido el periodo sexenal del presidente FELIPE CALDERON HINOJOSA.

No obstante, quienes más pronto habrán de enfrentar la crítica ciudadana, son los futuros candidatos locales a gobernador, legisladores y alcaldías.

En Tamaulipas, el aparato gubernamental electoral, las marrullerías partidistas y la retórica tricolor, habrán de trabajar mucho para sacar adelante todos los proyectos políticos.

Bien pudiera darse el caso de elegir a candidatos que tengan la habilidad de sonreír y poner buena cara a los justos reclamos ciudadanos y evadir rápidamente cualquier momento embarazoso, cualidades muy socorridas, por cierto, del dirigente estatal del PRI, RICARDO GAMUNDI ROSAS.

Lo malo del caso es que no existen GAMUNDIS suficientes para cubrir todas las candidaturas a las alcaldías y diputaciones locales para el año próximo, en el territorio tamaulipeco.

Por supuesto que el costo político que traerá consigo la nueva Ley de Ingresos no será privativo de los candidatos del Revolucionario Institucional por la aprobación de BALTAZAR HINOJOSA OCHOA y EDGAR MELHEM a la iniciativa del Ejecutivo.

También el panismo habrá de pagar la factura política correspondiente en el proceso electoral de 2,010, a pesar de las supuestas o reales bondades del paquete fiscal, como lo asegura la diputada federal LETICIA SALAZAR VAZQUEZ.

Cuestión de recordar como los entonces candidatos a la Cámara Baja del Congreso de la Unión durante sus campañas de convencimiento ciudadano, aseguraban que se opondrían tajantemente a cualquier intento de gravar las existentes tasas impositivas.

Poco tardaron para mostrar su verdadera intención ante quienes les manifestaron su apoyo a través del voto, no asociada a la defensa de los intereses sociales y, en cambio, si muy ligada a sus proyectos políticos personales.

Ni hablar.

Y hasta la próxima.

mariodiaz27@prodigy.net.mx

También lea y escuche PALACIO en: www.elgraficotam.com.mx , www.meridianohoy.com.mx , www.diariodebate.info , www.enlineadirecta.info , www.fapermex.com , www.sondeosmex.com , El Gráfico de Tamaulipas, Meridiano Hoy de ciudad Victoria y Radio Fórmula Tamaulipas en el 89.5 de F.M., en su primera emisión de noticias.

(Visited 1 times, 1 visits today)