Entre Nos/Carlos Santamaría Ochoa *Al César, lo de César

0

Tienen razón los presidentes de los seis partidos políticos que “jugarán” las elecciones de 2010 en Tamaulipas al inconformarse con la decisión de los tiempos de precampañas, asegurando que les quieren quitar días, en base a un argumento poco sólido: la diferencia entre la ley electoral federal y la estatal.

Al parecer, no se han puesto de acuerdo, y algunos actores políticos consideran que debiera ser una decisión de los tamaulipecos, toda vez que se lleva a cabo una elección estatal, donde habrá cambio de gobernador, alcaldes y diputados locales, es decir, nada que ver con aspectos federales.

Sin lugar a dudas, el diputado Ricardo Gamundi Rosas tiene mucha razón al cuestionar el hecho de que la decisión de la Comisión de Radio y Televisión del IFE recorta de 48 a 36 el número de días, lo que le parece que es una interpretación sesgada, y aclara, que no es una diferencia contra el IETAM, sino contra la comisión antes referida del Instituto Estatal Electoral, ya que se manejan criterios distintos.

Dice Gamundi que es una intromisión, así como una mala interpretación, y asegura que, poco es el tiempo que se les otorga, y aparte, quieren recortarlo… no quedará nada para que los partidos puedan hacer su trabajo.

En ese sentido, Emiliano Fernández, presidente estatal de Convergencia también asegura que hay interpretaciones equivocadas, y que afectan a todos.

Dice que ahora no tienen precandidatos, y si les recortan el tiempo, no habrá tiempo para registrarlos adecuadamente y poder llevar a cabo los procesos como marcan los tiempos políticos. Tiene mucha razón, la ley no es congruente con los calendarios electorales de la entidad, y sinceramente, los amigos del IFE como que no quieren que el proceso se lleve a cabo en la manera que debiera.

El dirigente de Convergencia hace un análisis profundo al respecto, y teme que aparte de los tiempos de radio y televisión les vayan a “pichicatear” los recursos de forma tal que lo poco que les toque no se lo vayan a otorgar, por aspectos que tienen que ver con la pérdida de registro y otras cosas. Asegura que hay ahí algunos malos entendidos que deben aclararse, y también considera que la inconformidad puede prosperar, ya que todos los institutos políticos están contra la disposición de un IFE que se yergue como el gran juez en el país.

En lo personal, consideramos que muchas cosas son reguladas por el IFE en forma por demás absurda, y que no puede tener más poder el instituto que fue creado para la regulación de las elecciones que leyes estatales y una Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, que es la ley máxima para todos los que nos preciamos de ser parte de este maravilloso país.

Y así como Emiliano y Ricardo protestan, lo hace Sergio, del PANAL, o Garza del PAN y otros más, incluyendo a Sosa del PRD. Todos están inconformes, eso no tiene duda.

Sin lugar a dudas, la administración de tiempos de radio y televisión se hace a través de lo que ordena el IFE, pero de ahí a que se le de poder absoluto a un puñado de Consejeros Electorales, como que rompe con los principios de equidad que deben constituirse como la pauta para un proceso que, en la entidad, se antoja interesante, dado que para algunos analistas hay un campo incierto en los partidos: no tienen a la fecha candidatos, no hay movimientos y nadie quiere asomar la cabeza, por temor a que se la vuelen de un plomazo.

Inclusive, las dos fuerzas reales que hay, aunque muy desiguales –PRI y PAN- no tienen aún siquiera la forma en que elegirán a los que les representen, y seguramente, dentro de unas muy pocas semanas, comenzará e jaloneo.

Dicen los que estuvieron en la comida que ofreció el gobernador Eugenio Hernández posterior a la inauguración del nuevo edificio del Congreso del Estado que hubo muchos priístas agazapados.

Ya no son los que gritaban a los cuatro vientos sus aspiraciones o la certeza de ser los buenos o parte de ese equipo. No.

Hoy, todos esperan la orden para iniciar un proceso harto interesante, porque se ha puesto de manifiesto que una muy buena orquesta que tiene ritmo para todos y ha demostrado que sabe hacer las cosas, ha determinado que nadie se mueva en tanto no se dé la orden del director.

Más claro, mi querido amigo, ni el agua.

Algo es muy cierto: Tamaulipas pensamos que no tendrá dificultades para elegir gobernador: el trabajo realizado por Eugenio Hernández Flores y un excelente equipo de colaboradores ha abierto la puerta al candidato del PRI, y por el otro lado, PAN y PRD se han sumido en conflictos internos que seguramente tendrán un alto coste político.

Hay que esperar, ya unas semanas nada más, para ver qué rumbo toman las cosas, y también la forma en que serán resueltas.

El ambiente político se presta para que haya muchas especulaciones, y en este proceso, aún más.

Son muchos los tiradores, pero poco el blanco, pues. Y en aspectos de la ley, somos de la idea de que los asuntos de Tamaulipas deben resolverlo los tamaulipecos, y no a través de un IFE que probablemente ni conozca la entidad, es decir, que camina a ciegas en la tierra norteña.

Comentarios: santamariaochoa@prodigy.net.mx

(Visited 1 times, 1 visits today)