Entre Nos/Carlos Santamaría Ochoa *Crisis de calidad

0

No podemos negar de ninguna manera el hecho de que en México se viene una escalada de precios que nos afectará prácticamente a todos. El alza a combustibles, impuestos y demás nos está comenzando a ahogar: ya muchos negocios establecieron una escala de incrementos que se dejarán sentir en estos días en forma poco gradual y que perjudica la economía popular, premiada con un aumentito de dos o tres pesitos en el salario mínimo de los mexicanos.
Sin embargo, todo está subiendo, menos la calidad, y para muestra basta un botón.
No se le ocurra, sinceramente, caer en las garras de centros de supuesta atención al cliente de equipos de cómputo que no tienen más responsabilidad que dejar el servicio en manos inexpertas, faltas de honestidad y probidad, como sucede con un supuesto centro de atención de una de las firmas de aparatos electrónicos más seria del mundo como es SONY, y que, honestamente, ha dejado en manos de “chambones” e inexpertos su reputación, al menos en el sur de Tamaulipas.
Existe un negocio en el puerto de Tampico que se ostenta como centro de servicio y que tiene como razón social “Electrónica y Venta Fer, S.A. de C.V.”, el que está inscrito dentro de los centros de atención de la firma japonesa en mención.
Tuvimos la mala fortuna de decidirnos a comprar una máquina de esta firma, y de la serie mini VAIO, la que ha salido al mercado con muchos conflictos, y recomendamos ampliamente no comprar si no se tiene la idea de que el dinero se tirará a la basura.
La máquina presentó los problemas de un diseño más ideado y no probado adecuadamente, y en línea nos han tenido más de una hora tratando de atender el asunto que finalmente no nos resolvió el conflicto.
Lo siguiente: ir a un centro de atención SONY, y propiciar la entrega física del equipo, con la advertencia de una persona poco amable y nada educada de que se tendría que formatear el equipo con cargo al cliente.
¡Como si nosotros tuviéramos la culpa de la mala atención y deficiente calidad de sus aparatos!
Luego de 30 días, el aparato no aparece, pese a que la promesa fue de que quedaría conjurado el problema en cinco días.
Desgraciadamente, lo siguiente es ir a la Procuraduría Federal del Consumidor a exponer la queja, pero como suele suceder en esas instancias, las compañías grandes gozan de una sospechosa complicidad y “comprensión” a sus aspectos negligentes.
Ya dicen que la batería esta mala, y que por causa de las fiestas de fin de año no se surtió adecuadamente. Seguramente la resaca de navidad y año nuevo hizo presa en la mexicanísima forma en que gente como los empleados de esta empresa tampiqueña y de Sony en México les provocó el incumplimiento de compromisos profesionales. Todo mundo se escuda en las fiestas, cuando no debe ser de esa manera, sino escudarse en el trabajo cotidiano.
La situación ha llegado a un momento en que ni Tampico ni Sony México pueden atender a sus clientes; nos tienen agarrados del cuello, con nuestros equipos y la negligencia a todo lo que puede dar.
No se vale, y debe existir una instancia legal que les obligue a cumplir y a indemnizar por el daño que ocasionan, pero que realmente funcione, porque lo que nos entregan, simplemente son migajas.
Curiosamente, entre usted a la página web de la compañía japonesa con filial en México y verá que no tienen siquiera cuidado en lo que informan.
Si usted tiene algún número de cuenta, podrá observar que no lo van a atender y que sus pedidos no aparecen en la sección correspondiente.
Como si hubieran intervenido algunos “hackers” la página de Sony y afectado su base de datos. Lo más común que puede suceder, dado que con la calidad con que se manejan –insistimos- no podemos pedir que nos traten bien.
Luego, dan uno y otro número de extensión o teléfono que sirven para dos cosas: para nada y para… Como sea, se la pasa uno esperando en la línea, con el oído rojo de tanto presionar con el auricular, pero no se preocupe, no pasa nada, Sony no atenderá su queja, porque es uno más de los tantos millones de clientes que tienen en el mundo.
Es increíble que exista este grado de ineficiencia, y lo peor, no hay un ejecutivo disponible para quejarse, ya que hoy todo es en línea, o por vía telefónica, con una opción y otra que nos llevan a nada.
Es lo de todos los días.
Si me pide una sugerencia, no se le ocurra comprar una lap top de la línea VAIO, le puedo demostrar que es la peor y más cara compra. Será algo así como tirar su dinero.
Busque a un amigo que sepa de computadoras y le recomiende una que sí tenga buena tecnología, calidad y sobre todo, soporte técnico y humano.
Comentarios: santamariaochoa@prodigy.net.mx

Atentamente: Mtro. Carlos David Santamaría Ochoa ¡Ten un buen día!

(Visited 1 times, 1 visits today)