LA URRACA ILUSTRADA/Enrique Cárdenas Ochoa

0

– En breve se dará a conocer… el nombre del nuevo timonel

– Ojalá que así sea…y si no, ¡qué Dios nos agarre confesados!

Como siempre, en cada cambio de estafeta, hay nerviosismo en todos los competidores, en el último tramo hacia la recta final, quien es el encargado de hacer la entrega, debe ser el más sereno, el más cauteloso, el que actúa con la mente fría, pero con la responsabilidad que el caso amerita, para evitar que ésta se caiga o sufra algún contratiempo, con su equipo en la competencia.

Está en la mira de todo su público, que espera con ansías, qué quién reciba el distintivo, sea el que mejor papel haga en los próximos seis años, cuando él concluya su difícil, pero exitosa carrera.

Del equipo Geñista, es sin lugar a dudas, de donde saldrá, el candidato a la gubernatura de Tamaulipas, esto será a más tardar a mitad de semana, se estima que pueda ser mañana, si es que los dioses o la sabia naturaleza no indican otra cosa.

El gobernador Hernández Flores, ha sabido negociar, con la cúpula del Revolucionario Institucional. Precisamente hoy se encuentra en la capital del país, atiesándole al fuego y aventando toda la carne al asador, para sacar adelante éste compromiso que tiene con la sociedad cueruda. Es por ello que sus gestiones y su liderazgo, le han permitido mantener orden en el Estado.

Este lunes en palacio, en la ceremonia de honores, se mostraba muy seguro de lo que está haciendo y qué pasará a formar parte de la historia de Tamaulipas, la elección del nuevo candidato del PRI.

Cambiando de tema, la tragedia que están viviendo los haitianos, es la más terrible y devastadora en la historia de ese país, el más pobre de America Latina. En las imágenes que todos los días están dando la vuelta al mundo, vemos la ingobernabilidad, la falta de organización, mucha de la ayuda que a ese lugar llega del extranjero, está estacionada en los aeropuertos de República Dominicana y Puerto Príncipe, por falta de energía y combustible. Conforme pasan los días y las horas, los problemas se incrementan más, los cadáveres están siendo incinerados a plena luz del día en las calles y ante la mirada del mundo y sabemos que poco se puede hacer para evitar esto.

La falta de comida, de agua y de los productos más necesarios para la subsistencia del ser humano, han desatado una fuerte ola de violencia, los saqueos están a la orden del día, se pelean hasta por un vaso de agua, lo más lamentable del caso, es qué los comerciantes de la localidad, están lucrando con la necesidad de la gente y quienes no tienen dinero, qué es la mayoría de la población, no pueden comprar nada, por qué todo en ese rincón del planeta se vende y en dólares, por ejemplo, el precio de una gallina llega hasta los 600 pesos mexicanos.

Lo más grave está por venir, se avecinan una gran cantidad de problemas derivados de ésta tragedia: epidemias, enfermedades, muchos niños quedarán desamparados y sin un lugar donde vivir, no hay donde enterrar a los miles de cadáveres, los asesinatos ya están a la orden del día y por consiguiente, una gran cantidad de suicidios por hambre, desesperación e impotencia. Como podemos darnos cuenta el panorama es desolador. Ya son más de tres millones de damnificados, Por cierto, no se sabe hasta el momento cuanta gente murió, por qué todo está bajo una cortina de humo.

Sabemos que hay paisanos nuestros, envueltos en ésta tragedia y algunos familiares están desaparecidos. El gobierno de México ya tomó cartas en el asunto. Y puso a trabajar a sus embajadas en la Isla La Española.

Como sabemos cada que ocurren este tipo de acontecimientos, los mexicanos estamos presentes, con los grupos de rescate que fueron enviados y qué, por fortuna son reconocidos en el mundo, por sus buenos resultados.

Los grupos de rescate están bien organizados entre sí, comandados por las Fuerzas Armadas de México.

Quienes hemos sido testigos de similares acontecimientos, nos resulta difícil hacer una descripción de los hechos. Recuerdo cuando en 1985, tras el terremoto que sacudió a la ciudad de México, todo era confusión y caos, no sé sabía a ciencia cierta lo que estaba ocurriendo, el gobierno era el más confuso, en éste mismo espacio, ya lo habíamos comentado, que siendo presidente de México, Miguel de la Madrid Hurtado, todavía con la resaca del día anterior y con el cerebro deshidratado por los excesos, no tenía una clara visión de lo que nos estaba sucediendo a los millones de mexicanos, que habitamos la ciudad más poblada del mundo.

También ahí hubo de todo, ¡cómo olvidarlo! pero no debemos dejar pasar por alto, qué nuestro país es una zona de alto riesgo por su geografía.

Mi estimado lector, antes de terminar con estas líneas, me quedan dos preguntas en el tintero:

¿Nuestras autoridades estarán concientes, de qué estamos expuestos y bajo la amenaza de alguna catástrofe, que sea la factura, que nos quiera cobrar la sabia naturaleza?

¿Los mexicanos estamos preparados en caso de un nuevo acontecimiento de esta magnitud? Ojalá que así sea… y si no, ¡qué Dios nos agarre confesados!

C O M E N T A R I O S:

laurracarana@hotmail.com

(Visited 1 times, 1 visits today)