Entre Nos/Carlos Santamaría Ochoa *“In Crescendo”

0

Difícil es, sin duda alguna, dar gusto a todos; como el cohetero, decía la abuela, o como los árbitros del fútbol: una parte estará conforme y la otra a disgusto. Es la ley de la vida al parecer.
En la política, quien no está contento con el PRI lo está con el PAN y viceversa, o con el PRD y no está de acuerdo con el PRI y el PAN. La cosa es que hay una gran diversidad de opiniones y formas de pensar completamente naturales. Nada hay de extraño en eso.
Y como decía también la abuela: qué aburrido sería que todos pensáramos igual: ¿de qué platicaríamos? Si ya todo lo sabríamos, no habría un tema novedoso. La diversidad es universal y es necesaria además.
En el caso del alcalde de Victoria, Arturo Diez Gutiérrez Navarro sucede lo mismo: es natural que mucha gente esté conforme y otros más no lo estén con la forma en que se gobierna. Mire el lector que, si pavimentan la calle Hidalgo, seguramente los de la de Carrera Torres no estarán de acuerdo en que haya sido primera la otra, y así nos podemos ir, obra por obra, rubro por rubro, día a día.
Consideramos que es muy importante escuchar aquella voz que se reflejó en el Ingenioso Hidalgo Don Quijote de la Mancha, de Miguel de Cervantes Saavedra, y que no tenía ningún interés en la política victorense, pero que dijo: “que ladren, Sancho, señal de que estamos andando”.
Aplica la frase para aquellos que se disponen a criticar sistemáticamente lo que la autoridad hace, y también para esos que no pueden hacer un esfuerzo individual y personal sin exigir el apoyo de las autoridades.
Recuérdese aquel tiempo en que los gobiernos paternalistas daban las despensas, casas y hasta condonaciones de servicios a una población que no hacía nada por mejorar, y que, en algunos casos, eran sujetos de una acción de vivienda y en forma inmediata la abandonaban, la vendían y volvían a “exigir” al gobierno que les diera sin ellos siquiera hacer un esfuerzo pequeño.
En el caso del municipio de Victoria, nos da gusto, por ejemplo, ver que han llegado algunas tiendas departamentales que, si bien es cierto, no nos están dando las gangas que nos habían prometido, sí han representado un impacto, por ejemplo, en la lucha por las ofertas, pero más importante aún, en la generación de empleos temporales y permanentes.
En el segundo caso, durante la construcción de estos inmuebles hubo necesidad de que alguien los hiciera, y la mano de obra se tomó de la ciudad, de aquellos desempleados que pudieron llevar dinero para que sus familias comieran.
Hoy, el empleo vuelve a ser noticia, y es que las gestiones del alcalde Arturo Diez Gutiérrez Navarro fructifican en una empresa que fabrica persianas.
Apenas el 18 de noviembre abrió sus puertas contratando a 300 victorenses, con la promesa de llegar a 800, y esta semana anunciaron la contratación de 400 personas más, con lo que prácticamente llegan a su meta inicial de 800, y esto se da en base a la buena respuesta que ha tenido la empresa en cuestión.
Honestamente, no dudamos que se haya dado esta acción, porque durante la celebración de la tradicional Feria y Exposición de Victoria tuvimos la oportunidad de apreciar la calidad de sus productos finales: nada le piden a los que muchos “exigentes” buscamos en otros países, y específicamente, en el Valle de Texas.
Las persianas que aquí se ensamblan pueden decorar cualquier vivienda, casa, residencia o palacio. Tienen suficiente calidad en material y conformación del producto, como decíamos, final.
Pero lo más importante es que el alcalde Díez Gutiérrez Navarro sigue buscando la manera de dejar, en su último año de gobierno municipal, una productiva herencia a los que habitamos la tierra de “La Peñita” y que es el empleo: la manera en que cientos –o miles- pueden ganarse el pan cotidiano, y de esta forma, también conjurar en parte el que muchos desesperados acudan a opciones que ofrece la delincuencia. El trabajo conjura estos sentimientos y proporciona una gran tranquilidad, y eso lo sabemos todos.
Y como una forma de apoyar a esta empresa y a los victorenses, la autoridad municipal dispuso que en las instalaciones de la misma presidencia se instale un módulo para captar solicitudes que se cristalizarán en empleo.
Estas son las acciones que, aunque algunos pesimistas y naturalmente miembros de otros partidos políticos no pueden criticar, porque el trabajo que se ve no se critica, o al menos, se hace algo constructivo para que sea mejor.
Ojo: todos tenemos aspectos por mejorar, no existe una administración municipal, estatal o nacional perfecta, pero no somos precisamente los indicados para criticar, sino para sumarnos a los esfuerzos y, ya subidos en el mismo tren del progreso, entonces sí, hacer observaciones para que la cosa mejore más.
No se vale, desde fuera, echar gritos, madres y pestes de lo que se hace, sin tener siquiera la intención de colaborar en su mejora.
La verdad, esperamos que en este último año, Arturo Diez Gutiérrez nos pueda traer más empleos a Victoria, porque eso significa mejorar la economía local y eso nos beneficia a todos, como aseguran principalmente los integrantes del comercio organizado.
Comentarios: santamariaochoa@prodigy.net.mx

(Visited 1 times, 1 visits today)