LA URRACA ILUSTRADA/Enrique Cárdenas Ochoa

0

La Tarjeta Postal: memoria gráfica a través de los años

Historias que pasan… de mano en mano

Frena el ITCA: el catalogo de los 41 artistas tamaulipecos

Parte I

Sobre los estudios que se han realizado referente a la historia de la Tarjeta Postal, sabemos que nace en 1869 en Australia, 30 años después que la fotografía. Las primeras fueron de visita o de presentación, después florecieron con fines publicitarios o como vehículo de felicitación.

Para el año de 1915, la difusión, había crecido tanto en los países europeos y de ahí nace, la llamada “Época de oro” Entonces podemos decir de la tarjeta postal, que una de las tantas aportaciones de ésta, es su carácter testimonial, su perfil de memoria gráfica, que da a conocer los aspectos relevantes de un país, a través de sus textos, pero sobre todo, las imágenes que en la mayoría de los casos son representaciones únicas.

La Postal Antigua

Las ciudades con sus planos antiguos, los edificios hoy muchos de ellos derruidos por el hombre o la naturaleza, retratos de personajes ilustres, sus costumbres, oficios y sus acontecimientos históricos. Esas vistas forman parte de un México, que se ha ido o que simplemente se ha transformado, en tal caso se puede decir que la Tarjeta Postal, es la memoria gráfica de las ciudades, los pueblos, las provincias, aldeas, etc., a través del tiempo. Son la imborrable huella, de nuestra historia, la herencia de las artes visuales, que ahí están plasmadas en ese pequeño fragmento de papel.

En ellas se reflejaba además la moda y las tendencias artísticas del momento, como fue el caso del Art Decó en Europa.

Las imágenes de fotógrafos legendarios como el alemán Hugo Brehme, el estadounidense Charles B. Waite y el austriaco Guillermo Kalho (padre de la pintora Frida Kalho), se difundieron de manera amplia en el mundo a través de las Tarjetas Postales.

Por desgracia muchos de ellos quedaron en el anonimato, ya que en ese entonces, las editoriales no tenían conciencia sobre los derechos de autor y con frecuencia omitían los créditos.

Desde principios del siglo XX, existieron las tarjetas publicitarias. Las primeras postales provenían del extranjero y las tiendas mexicanas, aprovechaban la gran demanda que tenían para anunciarse, imprimiéndoles un sello que sería característico de las empresas y los negocios de la época.

En algunas de ellas he encontrado por ejemplo: Vermífugo Azteca, una sustancia o tónico para combatir las lombrices, que venía acompañada de una fotografía del Museo del Prado y al lado la publicidad. Llegó el momento que hasta por la misma tarjeta postal, se hacia el pedido del tónico a los farmacéuticos o boticas.

Latapí & Bert fueron unos franceses, que tenían una mercería en el centro de la ciudad de México, como primicia para su clientela importaban cosas de Europa, como botones, ropa femenina, telas finas y tarjetas postales.

La Tarjeta Postal nace en el siglo XIX y empieza a llegar a México como novedad. La gente la utilizaba para escribir, porque era barata y se podía mandar rápidamente. Esas imágenes eran de la Europa de aquellos años, fincas, castillos, gente elegante, ciudades, iglesias y un sin fin de variados temas.

A lo largo de estos años, que le he dedicado tiempo al estudio de la tarjeta postal,

en agosto del 2008, tuve la oportunidad de asistir al 1er Congreso Mexicano de Tarjetas Postales, celebrado en Monterrey, N. L., ahí tuve la oportunidad de conocer y convivir con personajes muy interesantes, verdaderos maestros, estudiosos de la postal antigua.

Alguien en quien centre de manera muy especial mi atención, fué hacia Susan Toomey Frost, como siempre pasa en este tipo de eventos, ella nos dió una verdadera cátedra sobre el tema, siendo extranjera, ha dedicado muchos años a estudiar la tarjeta postal mexicana, que para ella es de gran interés por el valor histórico y el contenido.

En uno de sus trabajos se refiere al fotógrafo alemán Hugo Brehme, quién se dedicó a captar con la lente, parte de la geografía de nuestro México. Aquí reproduzco lo que considero más importante:

“Alrededor de 1905, un joven fotógrafo alemán llamado Hugo Brehme(1882 1954) viajó a México para fotografiar este fascinante y complejo país. A pesar de sus veintitantos, años ya manejaba con maestría su costoso equipo fotográfico y además poseía un destacado sentido artístico, desarrollado durante sus estudios de fotografía en Alemania.

Pronto decidió consagrar su vida a tomar fotografías de las gentes y los lugares de México.

Desde entonces y hasta el día de hoy, su obra sigue provocando la fascinación de artistas, fotógrafos y coleccionistas de todo el mundo.

Brehme vivió y viajó por México durante casi toda su vida, adoptando incluso la nacionalidad mexicana poco antes de su muerte. Si este país impresionó a Brehme, no es menos cierto que Brehme ejerció una profunda influencia sobre varias generaciones de fotógrafos mexicanos, empezando por Manuel Álvarez Bravo. Brehme comenzó a obtener reconocimientos, como uno de los fotógrafos más destacados de México, gracias a las miles de fotografías en pequeño formato que se imprimieron como postales durante su larga carrera.

Hace cien años, las postales con imágenes de personas y países extranjeros satisfacían la curiosidad insaciable de quienes mas hogareños y con menos sed de aventura, cambiaban, coleccionaban y pegaban a millones de álbunes. Los fotógrafos se lanzaban al mundo, también a México, para cubrir la demanda de los mercados extranjeros. Muchos de estos fotógrafos trajeron consigo ideas preconcebidas y prejuicios de sus países de origen. Tomaban las instantáneas que necesitaban y se marchaban. Fueron pocos los que se quedaron atraídos por las posibilidades del mercado interior mexicano.

Durante las primeras dos décadas del siglo XX el mercado de las postales estuvo dominado por fotógrafos y editores sin apellidos hispanos. La mayor parte de ellos eran alemanes, franceses y norteamericanos que se establecieron en la ciudad de México, como Bolbrugge, Briquet, Kalho, Ruhland & Ahlschier, Scott y Waite. Otros extranjeros dominaban los numerosos mercados regionales: Kaiser en Guadalajara y en San Luis Potosí, Gossmann en Saltillo y Neubert en Zacatecas. En los Estados Unidos diferentes empresas publicaban un número desorbitado de postales de México, muchas de ellas editadas en Alemania, Suiza y Austria. Algunas se imprimían en blanco y negro, utilizando medios fotomecánicos aunque la mayoría estaban coloreadas. Pocas de estas primeras tarjetas eran fotos reales.

La Primera Guerra Mundial y Hugo Brehme contribuyeron a cambiar esta situación. A causa de la guerra, las postales que hasta entonces se habían impreso en Europa y exportando por mar a Estados Unidos dejaron de alcanzar este. Mercado. Hugo Brehme logró dirigir el gusto del público desde las tarjetas coloreadas e impresas industrialmente hacia sus tarjetas en blanco y negro o en tonos sepia. Hasta la mitad del siglo XX, Brehme y la legión de fotógrafos produjeron un número enorme de imágenes que hoy en día nos ofrecen una visión documental de la vida rural y urbana de México.

El negocio fotográfico de Brehme

Dejando a un lado los viejos debates sobre si la fotografía es o no un arte, Brehme se consideraba a sí mismo un artista. De forma temprana, en 1912, Brehme se estableció profesionalmente en la Ciudad de México, abriendo un estudio en la 1ra San Juan de Letrán Num. 3, dirección que lleva sus primeras postales. Alrededor de 1919 abrió un estudio en la Avenida Cinco de Mayo Num. 27, al cual llamó “Fotografía Artística Hugo Brehme”. Fue en este estudio donde Manuel Álvarez Bravo trabajó y aprendió los fundamentos de la fotografía, incluyendo la producción de postales, que era lo que mantenía económicamente el estudio de Brehme.

Hugo Brehme es el único fotógrafo recomendado en la edición de 1972 de la Guía Terry”s de México. En la guía se afirma que Brehme tiene “la mas extensa, completa y bella colección de fotografías artísticas (paisajes, personajes, iglesias, etc.) de México. En muchos casos se trata de fotografías extraordinarias, a diferencia de las imágenes corrientes”. La guía declara las postales de Brehme “la colección de México a los precios más razonables”.

Hago un paréntesis y me salgo del tema, por que cuando estaba a punto de concluir con la primera parte de este trabajo, mucho me llamó la atención el comentario de nuestro amigo, el maese, Alejandro Rosales Lugo, en su columna Crónica Urbana que aparece el día de hoy en las paginas de Expreso,

A parte del comentario sobre el olvido de la tumba de Ramón García Zurita, quien realizó con su gran talento artístico los murales de palacio de gobierno, donde con sus trazos nos narra la historia de Tamaulipas através de sus personajes.

También hace el comentario sobre el catalogo de los 41 artistas tamaulipecos, coincidimos con el maestro, Rosales, en que es un estupendo y magnifico trabajo, con la fotografía del talentoso joven Pablo Casacuevas y con la investigación de Aracely Sosa. Pero por desgracia este trabajo, ha sido parado, sólo por que quien “dirige” la cultura en el Estado, continua devaluando la labor de quienes realizan proyectos artísticos y culturales en Tamaulipas, para el Dr. Guillermo Arredondo continúan siendo “proyectos pueblerinos”, en su columna Rosales Lugo menciona:

“Lamentablemente no tenemos un catalogo que nos represente, que vista las acciones gubernamentales a favor de la cultura”. Concluye Rosales: “¡Vamos! Entremos a un debate sobre el problema cultural en todos los planos, desde la filosofía del arte hasta su sociología y las propuestas del arte contemporáneo en función de nuestro Estado”.

Así es, mis estimados artistas y estudiosos de las artes en Tamaulipas, si por alguna razón tienen que entrevistarse con el del ITCA, tengan mucho cuidado, por que el doctor Arredondo, es muy dado a eso de grabar lo que con él se platica y sobre todo le gusta tener un catalogo fotográfico de sus invitados, creo es, para justificar de alguna forma su estancia en esa dependencia, por eso de los apoyos y esas cosas.

Aprovecho para enviar una cordial felicitación al siempre bien informado Lupe Díaz

con motivo del 40 aniversario del periódico El Grafico y la hago extensiva, para todos y cada uno de sus familiares y amigos que ahí laboran.

Por el día de hoy se nos agotó el espacio, pero continuaré con este interesante y fascinador… mundo de la Tarjeta Postal.

C O N T I N U A R E M O S. . .

COMENTARIOS:
laurracarana@hotmail.com

(Visited 1 times, 1 visits today)