Entre Nos/Carlos Santamaría Ochoa *La zorra azul

0

Bien dice aquel refrán que “la zorra no se ve la cola, ni el zorrillo su…”, y aplica perfectamente para ilustrar las declaraciones vertidas por el Partido Acción Nacional, y que fueron plasmadas en un boletín mal escrito, el que atribuye a Francisco Javier Garza de Coss lo anterior, aunque en el cuerpo del texto nunca menciona al personaje en cuestión.
Es, claro, cosa de que, con unas clases de redacción pudieran dar la versión oficial escrita de forma tal que no tenga dudas para la ciudadanía. Cierto es que los periodistas interpretamos, pero un comunicado donde no se menciona el nombre del dirigente es difícil de avalar.
Pero la carencia de técnicas de redacción no tiene que ver con el título de la colaboración: dicen en el escrito que el PAN condena a las “Juanitas”, haciendo alusión a aquellas féminas que llegaron a un diputación y la dejaron a sus maridos.
Curiosamente, estos casos se dieron en todos los institutos políticos, incluyendo Acción Nacional. Sabemos que ese partido se ha distinguido por dar espacios a ambos géneros, pero lo cierto es que éstos se presentan en todos los partidos.
Ahí tiene usted a la diputada Diana Chavira del PRD, o a Lupita Flores de Suárez en el PRI, secretaria general; casos y nombres abundan, y no es sano, o al menos, eso consideramos, que se quiera hacer una campaña a base de descalificaciones.
Claro, habrá que ver la experiencia del dirigente estatal blanquiazul que cae ahora en las mismas prácticas añejas y desgastadas de sus antecesores: difamar, calumniar, mentir, inventar. Por eso, aquí al menos, la oposición sigue siendo eso, y no tiene la confianza de la gente: estamos cansados, la verdad, de escuchar como estrategia electoral la descalificación de los del frente.
Sucede lo mismo que con las inundaciones del Valle de México, donde los gobiernos federal y capitalino, lejos de comenzar a ayudar, estaban más preocupados por justificarse y echar la culpa al otro que en apoyar a quienes quedaron prácticamente son nada.
Da mucha flojera, sinceramente, ver la desgastante forma en que se hace “política”, de pueblo, de rancho, de un sitio donde no hay expectativas mayores que la de decir que el otro es de tal o cual reputación.
Imagine el lector que interesante sería que algún candidato, para contestar a aquel que promete, -por ejemplo- conjurar la falta de escuelas, con un discurso en el que exponga esta carencia y diga que hará institutos de primer mundo.
Es un burdo ejemplo, pero lo que deseamos poner de manifiesto es que quienes votamos ya nos cansamos de esa forma “chicharronera” de hacer política a base de insultos y golpes bajos.
Es casi como lo que vemos en el deporte, cuando la gente simula cosas o inventa argumentos inexistentes.
Hay que tener carácter, formación política, valores fundamentados y honorabilidad para decir lo que se tiene que decir sin difamar a los demás.
Cuando uno hace bien las cosas, sobra que se digan más allá: la gente misma sabe que es o no cierto y toma su opinión que, seguramente, se reflejará en las elecciones.
Dice Garza de Coss que el PAN le tiene confianza a la mujer, y nosotros nos preguntamos cual es la opinión del gobierno estatal, donde hay una directora del registro civil y donde existen innumerables directoras, subdirectoras, jefes de área y colaboradoras cercanas al mandatario. ¡Vaya!, un claro ejemplo es la directora de Compromisos y Relaciones Públicas Rocío Pérez Cantú, ejemplo de profesionalismo y de la confianza que se tiene en el sexo femenino.
No es válido el argumento del dirigente panista, porque no aplica en muchas entidades, en dependencias o niveles de gobierno.
Cuando están preocupados por buscar alianzas con sus más acérrimos enemigos políticos e ideológicos, cuando les renuncia un señor de la política como el secretario de gobernación Gómez Mont, en congruencia con sus postulados y dignidad personal, cuando tienen en sus filas al diputado más faltista de la legislatura actual, cuando no han dado a Leonor Sarre su sitio como encargada de la bancada albiazul en el Congreso, es entonces cuando se descalifican los gritos que emiten desde el Comité Directivo Estatal.
Criticar a los otros partidos, además de ser una estrategia añeja, vetusta, pasada de moda, estéril y anormal, no deja de constituirse como el recurso de los que no saben. Algo así como el que al verse rebasado en el discurso le recuerda el “10 de mayo” al de enfrente o lo reta a golpes.
Hoy, el PAN ha convertido su alegato feminista en una declaración sin fundamento. Mañana, probablemente quiera retar a Sosa Pohl o a Gamundi a golpes para ganar la elección.
Bien dice el refrán: “la zorra no se ve la cola, ni el zorrillo su…” así que, mejor ponerse a trabajar en lo personal, lo propio, que perder el tiempo en infiernitos como el anterior, sinceramente, que los ciudadanos lo vamos a agradecer.
Comentarios: santamariaochoa@prodigy.net.mx

Atentamente: Mtro. Carlos David Santamaría Ochoa ¡Ten un buen día!

(Visited 1 times, 1 visits today)