ENTREDICHOS/Leticia Santoyo *“Compló” contra Gamundi

0

El Presidente del Comité Directivo Estatal del Partido Revolucionario Institucional, Ricardo Gamundi Rosas tendrá que realizar un recorrido por los municipios para sanar algunas de las heridas que dejó su proceso de selección, por un lado la “unidad” en donde se disciplinó a medio centenar de aspirantes y el domingo 21 de marzo, las elecciones por consulta a la base donde como siempre los que se perdieron se duelen de todo tipo de triquiñuelas, mañas, golpes bajos y argucias de los que se valieron quienes se aferraron a la candidatura oficial.

Gamundi no pudo resistir caer en las tentaciones del poder y como muchos políticos vaticinó ante los medios informativos que el PRI se llevaría el “carro completo” en estas elecciones y muy a su estilo, lo llamó el tráiler completo, porque no dejarían ningún municipio a los partidos de oposición, pero parece que se le están complicando las cosas, no es hablar por hablar, hay tantos intereses personales en el tricolor como lo hay en el PAN, PRD o cualquier otro.

Algo digno de destacar, es que no necesariamente salieron los mejores cuadros de este proceso de selección, hay denuncias de la militancia y de los propios aspirantes que el CDE del PRI está ocultando, como la compra de voto a favor de un precandidato, operativos de acarreo, coacción de delegados y varias estrategias que se cometen en las elecciones constitucionales, pero al interior del instituto político, es cierto “entre gitanos, no se leen las manos”, y todos saben de que “patita cojean” sus compañeros priistas.

En Ciudad Victoria, como el candidato fue de unidad, el domingo 21 cuando se realizaban las convenciones en 23 municipios que se fueron a la consulta a la base, aquí en la capital del Estado de Tamaulipas se llevó a cabo la convención delegados, que reunió a más de 2 mil hombres y mujeres que avalaron las aspiraciones de Miguel González Salum para que gobierne el Ayuntamiento local los tres años siguientes, a ellos tendríamos que reclamarles, si el ex diputado federal nos sale tan mal administrador como lo ha sido Arturo Diez Gutiérrez Navarro.

Es cierto, en este momento deberíamos de estar buscando a quienes afirmaban que esta era una Administración de Diez, cuando todo indica que no ha logrado ni siquiera aprobar los dos primeros dos años y todavía pretendía ser gobernador, si no pudo con un municipio próspero y pujante en donde solo fue como una figura decorativa. Ciudad Victoria se estancó en su desarrollo, pero bueno, esa es otra historia de los ensayos democráticos.

Volviendo al tema, en la mayoría de los municipios hay mucha inconformidad, veamos uno. En Padilla, donde Arsenio Rodríguez va por tercera vez a la Presidencia ¿No hay otro?, pues sí, pero aseguran que el “líder” se las sabe de todas a todas, y se alió con los delegados prometiéndoles “hueso” por los siguientes tres años.

En Villagrán es bien sabido por la comunidad que el ahora candidato recibió todo el apoyo político y económico del Alcalde en función Juan Valdés, primero porque Luis Javier Hernández Juárez fungía como su tesorero, pero además mantienen una sociedad en varios negocios, en donde uno produce y le vende al municipio y el otro aprueba todo y paga… ambos se reparten las ganancias.

El “sana, sana”… tendrá que dejar a todos bien convencidos y sometidos, para que Gamundi pueda llevarse el tráiler completo, porque no es fácil ocultar que hay ciertas cosas que no cuadran bien como el hecho que de los candidatos 19 ya han sido alcaldes, que las relaciones de familia han estado operando políticamente para heredar una posición, que el partido se está convirtiendo en un gran negocio para el Club de Toby o sea para unos cuantos.

El problema no es lo que hagan y como lo hagan los partidos políticos, sino que son instituciones que se mantienen con recursos públicos y que sus decisiones afectan la vida democrática del país, ya que los ciudadanos estamos impotentes ante tanta “negociación” interna, en donde las alternativas para elegir al mejor candidato se cierran entre el menos “pior”, pues no hay candidaturas independientes y una de dos: o votamos por el que nos ponen enfrente o renunciamos a nuestro derecho constitucional de sufragar para construir una verdadera democracia en el país, y no en la apariencia.

Es hora de pensar en la reforma política, pero no esa que queda en manos de políticos, gobierno y grillos, sino producto de consulta ciudadana, participación de organizaciones no gubernamentales, investigadores, académicos y sociedad comprometida con un nuevo México.

Comentarios mlsantoyo@hotmail.com

(Visited 1 times, 1 visits today)