Un paseo entre lápidas de los panteones

0

– Mensajes de amor eterno

Hugo Reyna/EnLíneaDIRECTA

Reynosa, Tamaulipas.- Rondando uno por los panteones puede comprobar testimonios de amor eterno que en verdad obligan a reflexionar sobre nuestro paso, apenas breve en la vasta inmensidad del tiempo y que demuestran que los afectos y cariños de los cuales se obtienen en vida, son lo único que realmente importan.

Entre la mármol y cemento de las lápidas, no existen clases sociales ni distingos, la muerte y su reposo infinito no admiten concesiones ni excepciones para nadie, el silencio de la nada es la única que reina en el ambiente, con la salvedad claro está, cuando cobran “vida” por los días de muertos.

Si se pone atención y analizan los mensajes de quienes se despiden de sus seres queridos, verdaderamente provocan sentimientos encontrados por la sensibilidad y ternura con la cual se da el último adiós a quienes nos acompañó son su presencia, alegría y palabra en un tramo de nuestras propias vidas.

Las más tiernas y emotivas, es cuando a niños hay que despedir, los hay desde recién nacidos, algunos de apenas un año de edad y más grandes, que durante un efímero momento, llenaron la vida de padres, hermanos y amigos, palabras de amor profundo los arropan en el sueño eterno, aquel que no conoce de limites ni espacios.

Algo similar sucede con matrimonios que acordaron en vida ser enterrados juntos, así como sus lazos de amor los unieron en la vida, indestructibles también en la muerte.

Las palabras se acortan leyendo los mensajes y las despedidas, la sabiduría de los muertos se expresa sin necesidad de sonidos, junto a sus restos mortales descansan aun atados al mundo terrenal, pero ya inmersas sus almas en lo celestial, sus nichos de reposo, comparten el testimonio de aquellos que los amaron y conocieron y que aun con la distancia y la ausencia, se siguen manifestando, aquí el olvido es ausencia, el recuerdo y afecto está contradictoriamente vivo.

(Visited 1 times, 2 visits today)