Óptica/Gastón Monge *El censo 2010¿Realidad o ficción?

0

El censo de población que el Inegi presentó de manera preliminar, indica que nuestro país cuenta con 10 millones de habitantes más que hace diez años, y que en total somos 112 millones, 322 mil 757 habitantes, cifra en la que predominan las mujeres, en una proporción mayor que la de hace 10 años.
Ese crecimiento tan desorbitado ha sido más cuantitativo que cualitativo, ya que a la par del crecimiento de la población, la marginación y la pobreza también crecieron, por lo que me pregunto si las políticas de bienestar social implementadas por los tres niveles de gobierno surtieron los efectos esperados en esa década.
Yo creo que no, porque sencillamente nuestros gobernantes se ocuparon en atender otros rubros que consideraron más importantes, como el económico, el político y el de la seguridad, y descuidaron como siempre lo hacen, el aspecto social y el educativo, por lo que es lógico que a mayor población haya mayor marginación en el país.
Y si bien debió aumentar el nivel de escolaridad en los mexicanos, proporcionalmente a la población sigue siendo bajo, porque las oportunidades para educarse, sobre todo entre esa población carente de trabajo y de oportunidades para enviar a los hijos a la escuela, son prácticamente nulas, por no decir imposibles debido a que la educación pública, aunque en teoría sea posible, en la práctica es inaccesible para millones de mexicanos cuyos hijos tienen que trabajar en vez de ir a la escuela, para ayudar al sustento familiar.
¿De qué nos sirve saber, por ejemplo, que las mujeres son la mayoría en el país, al ocupar el 51.2% del total de la población, si miles de ellas siguen siendo marginadas y explotadas tanto laboralmente como sexualmente por un sistema misógino que pregona igualdad de condición y de género, pero que en la práctica es todo lo contrario?
¿Cuántos de esos hombres y mujeres habitan en comunidades étnicas en donde el atraso no solo es abrumador, sino que es carente de apoyo oficial y de programas que impulsen su desarrollo?
¿Cuántos de todos los censados son niños que debido a las condiciones de miseria en sus hogares, los abandonan para vivir en la calle y ser víctimas de todo tipo de abusos?
¿Cuántos hombres y mujeres de esos 122 millones y pico de habitantes son expulsados de sus comunidades, pueblos y ciudades debido a la falta de empleo, para emprender una peligrosa aventura hacia Estados Unidos, en donde antes de llegar encuentran vejaciones, maltrato, discriminación, abuso, extorsión y en ocasiones hasta la muerte?
¿Cuántos hombres y mujeres bien preparados en las universidades deciden dejar el país y emplearse en el extranjero con salarios que jamás les pagarían en México?
¿Cuántos de esos hombres y mujeres son políticos improductivos que el sistema burocrático del país mantiene sin que hagan algo de beneficio para el país?
¿Cuántos de ellos con corruptos, mentirosos, explotadores, flojos, cínicos, sinvergüenzas y hasta asesinos?
De seguro deben ser muchos, pero gracias a la enorme impunidad y corrupción que se anida hasta las raíces de nuestro sistema político, siguen ahí, aunque fuera de época y de la realidad, firmes y seguros de que el sistema que los parió los seguirá manteniendo hasta la eternidad. ¿Hasta cuándo cambiarán las cosas?

_______
El arribo de cientos de militares que por la tarde de ayer pasaron por las avenidas Reforma, México y otras, hasta llegar al cuartel militar, causó incertidumbre y temor entre quienes los vieron pasar, y aunque su presencia debe ser sinónimo de presagio, no cabe duda que deberá ser para el bienestar de los ciudadanos de esta población.
Sin embargo, muchos nos preguntamos para que sirve tan aparatosa presencia si no se ven resultados positivos?
Es que a pesar de su presencia, no venos que la inseguridad termine, y por el contrario no solo aumentó en cantidad sino también en intensidad, lo que afecta ya emocionalmente a cientos de personas que viven bajo un estado de angustia y de estrés, que ningún especialista se ha apuntado para atenderlos de manera altruista.
Aunque no se compara esta ciudad con Mier, Miguel Alemán o Guerrero, de acuerdo al titular del impuesto predial, son seis mil las viviendas abandonadas. Si quiero pensar mal, se debe a que esas familias huyeron a otros lugares para protegerse de la inseguridad. Si quiero pensar bien, es porque no quieren pagar sus impuestos y las abandonaron.
¿Usted por cuál de las dos teorías se inclina amigo lector?

_______
Hoy viernes 26 de noviembre inicia la temporada de cacería del venado cola blanca. La cita para dar inicio a este programa será en la explanada del Citev, ubicado a un lado del puente internacional II.
Será el alcalde Ramón Garza Barrios quien de la bienvenida a los cazadores, la mayoría de los cuales se irá a ranchos de Coahuila, debido a que algunos ranchos del norte de Nuevo León y de Tamaulipas, están abandonados.
Es una lástima que así ocurra, por lo que es menester del edil que promueva esta importante actividad que es una de los pocos atractivos con que cuenta nuestra ciudad, para el turista, aunque sea cinegético.
Recuerdo cómo hace un par de años se nos presentó a los periodistas un importante proyecto de promoción turística para este género, el que consistía en construir hoteles de calidad, albercas, tiendas y otras diversiones en el interior de algunos ranchos, con la finalidad de que los cazadores vinieran acompañados de sus familias y derramaran más ingresos a esta tan necesitada ciudad.
¿Dónde quedó el proyecto? Seguro que en el archivo muerto

Hasta mañana
(gastoneligio@hotmail.com)

(Visited 1 times, 1 visits today)