Nuevo, y salvaje… ¡este!

Y a diferencia de cómo en el pasado, se denominaba al épico descubrimiento y colonización del “oeste” estadounidense… sí, del “wild, wild west”, y tipificado en las películas de “vaqueros” de Hollywood…

El sábado en el programa de radio de un servidor… ¡erróneamente!, llamé a lo que sucede en el norte del país el día de hoy, como… el “viejo, y salvaje oeste”, pero, hay que rectificar, ya que el título debió de haber sido… el ¡nuevo y salvaje este!, y de inmediato preguntará usted… ¿por qué?

Y como es la costumbre de un servidor, le contestó… ya que la imagen que imprimió Hollywood en el pasado eran las… ¡caravanas! de los colonizadores, dirigiéndose a probar fortuna en las “inhóspitas”, y aún no descubiertas tierras al poniente del río Mississippi… y donde el peligro que tenían que enfrentar, eran los indios que poblaban el oeste estadounidense…

Perdón… los indígenas, que antes que los colonizadores, ya poblaban el oeste estadounidense, y las “batallas”… épicas, y donde los intrépidos colonizadores, para llegar a su destino… en ¡caravanas! se desplazaban, y siendo cuidados por el ejército estadounidense, para llegar sanos y salvos a su destino…

Y donde Hollywood, con los consabidos “héroes” del cine estadounidense… cercaban los vagones de noche creando así, un círculo para proteger a los que se trasladaban… y siempre, ¡viajando de día!, y nunca de noche…

Lo cual lleva a la pregunta… ¿parecido al día de hoy?, y claro que sí… porque déjeme decirle que en el viaje de la casa de un servidor a la estación de radio… me encontré con una ¡caravana! que a temprana hora… ya se trasladaba, pero no a tierras desconocidas, sino a su lugar de origen…

Y esto sucede no sólo aquí en Matamoros, sino que las caravanas… ya se dan en toda la frontera del estado de Tamaulipas, y también de Tampico (que frontera no es) a otros lugares de México… para así proteger a quienes hoy tienen que viajar a algún otro punto de nuestro país.

¡Nuevo, y salvaje este!, y para que usted vea… que la historia se repite, y se puede decir hoy… con algunas modificaciones a ella, pero de que se repite… ¡se repite!, y mire, el sábado le comenté que la expropiación petrolera de México… se inició al estar ¡hartos!, Francisco I. Madero, y el General Lázaro Cárdenas…

Y déjeme explicarle, porque aquella persona que lee… ¡aprende!, y la semana pasada llegó a la oficina de la Casa Colorada, perdón… de la Casa de Ladrillo Rojo, un vendedor de libros, y como agricultor, la constante es el… ¡peculio raído!, y más, cuando hay que pagar aguinaldos a los trabajadores, así como hay que estar listos para… ¡sembrar!, y no la discordia, sino el maíz que se necesita en el norte de Tamaulipas…

Por lo que la primera reacción al vendedor de libros, fue… gracias, hoy no, pero el vendedor, y siendo excelente vendedor… puso el libro frente a un servidor, y me expresó… ojéelo, y por cortesía, que me costó…

Lo ojeé, y al ojearlo… me encontré una nota que en junio de 1912, decía… el Gobierno de Francisco I. Madero, “tiene que lidiar con las distintas empresas extranjeras ubicadas en nuestro territorio y sus intereses, pues estas… ¡no aceptan sus disposiciones!”, y por lo cual… decretó un ¡impuesto sobre el petróleo!

Y 25 años después, y después de que las empresas extranjeras (hoy ya ¡trasnacionales!) seguía sin aceptar, el General Lázaro Cárdenas… ¡expropió el petróleo mexicano! de las petroleras… que a diferencia de hoy, Enrique Peña Nieto, el PAN, y el PRI, además de la Compañía de estos… ¡vuelven a entregar los intereses de México a los extranjeros!

Lo cual no deja de ser, que la historia repite… pero a la inversa, y donde mañana, en un mañana no muy lejano, llevará a que en México… se vuelva a repetir la historia, con una segunda expropiación petrolera…

Y preguntará usted… ¿ya sabes leer el futuro? “distinguido” columnista, y no queridos lectores… pero la constante, sigue siendo la misma, las empresas trasnacionales extranjeras… ¡no aceptarán las disposiciones gubernamentales!, y en conflicto, de inmediato… ¡entraremos con “ellas”!

¡Caravanas, extranjeros acaparando los intereses de los mexicanos!, sí, y es el… ¡nuevo, y salvaje este!, el que hoy en México estamos viviendo… y “p’al baile vamos, y ya ¡bailaremos!, y del baile ¡hablaremos!”

Hoy, 23 de diciembre… día previo a la Navidad del 2013, y ante lo cual, permítame desearle a usted y a su familia… que la Navidad, sea un verdadero momento de felicidad en compañía de los suyos… un servidor, por ¡teléfono! será, ya que mis hijos, Sara y Davor, y Enrique… aquí no estarán, al igual que Nicolás Enrique… pero no se mortifique que para fin de año… ¡los veré!

A quien si extrañaremos, y permítame recordarla, es a mi señora madre… y será la primera navidad que pasemos sin ella… y por lo cual será para nosotros una ¡triste Navidad!, pero así es la vida, y el único consuelo es que desde allá, donde sabemos que nuestra Madre está… ¡nos acompañará!

Nos vemos el miércoles…

ejzt@lacasadeladrillorojo.com
http://www.lacasadeladrillorojo.com

(Visited 1 times, 1 visits today)