¿Limitan a militares?

0

-Manual regula uso de fuerza letal
-¿Terminarán las peliculescas persecuciones?
-Golpes inteligentes son mejores que “topones”
-Realmente….¿regresará la tranquilidad?

AL menos en teoría, el Manual del Uso de la Fuerza que será aplicable para el personal del Ejército, Fuerza Aérea y Marina Armada de México tiene como objetivo regular las acciones de los militares.
Luego de su publicación en el Diario Oficial de la Federación por parte de la Secretaría de la Defensa Nacional, el uso de las armas de fuego y defensa personal por parte de la milicia estará sujeto a lo que indique la normatividad en la materia.
Uno de los párrafos precisa que “el uso de la fuerza no deberá incitar la reacción violenta del agresor y se entenderá por legítima defensa el repeler una agresión real, actual o inminente, siempre que exista necesidad de la defensa y racionalidad de los medios empleados y no medie provocación dolosa suficiente e inmediata por parte del personal militar o de la persona a quien se defiende”.
Otro más señala que “las fuerzas militares tendrán que evitar, cuando no sea posible detener al agresor o agresores, llevar a cabo una persecución o accionar armas de fuego, para evitar daños a terceros, salvo que el agresor realice actos de resistencia agresiva grave, en cuyo caso el uso de la fuerza letal será dirigido precisamente hacia dicho agresor o agresores”.
Es decir, soldados y marinos habrán de esperar que individuos fuera de la ley tomen la iniciativa en acciones violentas para responder con fuerza letal. De acuerdo a ese reglamento no podrán hacer uso de sus armas de fuego en un afán de disuadir agresiones.
Llama la atención que el Manuel del Uso de la Fuerza regule las persecuciones de delincuentes y las autorice siempre y cuando éstas lleven a cabo acciones agresivas.
Las nuevas disposiciones de la SEDENA seguramente influirán en las acciones encomendadas a las fuerzas militares en el combate al crimen organizado.
Al menos en Tamaulipas, por ejemplo, son comunes las persecuciones de soldados, marinos o policías federales para arrestar a personas que se dedican a la venta de gasolina robada.
Con el argumento de que son agredidos con armas de fuego, los militares persiguen por diferentes calles y avenidas a los infractores haciendo uso de sus armas.
Desafortunadamente, en muchos de los casos, es mayor el daño material, moral y emocional que ocasionan las fuerzas federales que lo que realmente representa el decomiso de un recipiente con una capacidad no superior a los mil litros.
Como saldo negativo de ese tipo de acciones, generalmente los fugitivos son abatidos por las balas militares o bien pierden la vida al impactar el vehículo-cisterna, al pretender escapar.
Asimismo, de acuerdo a testimonios, en ese tipo de situaciones de riesgo no hay nada peor para un ciudadano de buen vivir que quedar en medio de un fuego cruzado. Además del riesgo potencial de ser alcanzado por un proyectil de grueso calibre, también es factible que los representantes de la ley lo confundan con un agresor.
Retomando el tema del manual militar, vale la pena señalar que éste contempla, además, que los efectivos del Ejército, Fuerza Aérea o Marina documenten sus acciones mediante material audiovisual. En consecuencia, en base a la nueva regulación, tendrán que videograbar los operativos para comprobar que cumplieron con la ordenanza emitida por la Secretaría de la Defensa Nacional.
Es objetivo mencionar que, sin dejar de reconocer la sana intención del Manual del Uso de la Fuerza para los militares, no resulta muy claro cómo es que enfrentarán a los grupos delictivos.
Actualmente, las acciones de las fuerzas federales de apoyo se concentran en patrullajes y los clásicos “topones”. Brillan por su ausencia operativos con origen en trabajo de inteligencia para lograr golpes precisos sin necesidad de poner en riesgo la integridad física de terceros.
Es urgente y necesario que la nueva estrategia del gobierno federal para combatir al crimen organizado golpee puntos vulnerables y se dejen de tomar las calles citadinas como campos de batalla.
La pregunta es ¿manual y nueva estrategia devolverán la tranquilidad a los tamaulipecos?
Y hasta la próxima.
mariodiaz27@prodigy.net.mx

(Visited 1 times, 1 visits today)