Sin primer lugar

0

El título pertenece al tema central de esta columna, pero antes déjeme decirle que la tarde del lunes 23, la gran mayoría de mexicanos, aficionados o no al futbol, celebramos de diferentes formas el triunfo del equipo mexicano, también conocido como El TRI, porque con el 3-1 que le metió a Croacia, se asegura el pase a la siguiente ronda: Octavos de final.
El espíritu de triunfo entre los mexicanos fue presente todo el día de ayer en el territorio nacional y con seguridad no se apagará –si creo que disminuya y aparezca la estela de duda- hasta el domingo, cuando se juegue contra la onceaba de Holanda.
Aunque usted no lo crea –como dice la frase de impacto de ‘Lo Increíble’- hubo mexicanos que le apostaron hasta cinco mil pesos a que México perdía frente a Croacia, claro que para el partido del domingo, siguen las apuestas fuertes, porque aseguran se quieren recuperar, anticipando con esta explicación la derrota del equipo nacional.
Haciendo a un lado el tema del fútbol, pero en el ámbito de las buenas noticias, le comento que por fin Tamaulipas no aparece en los primeros lugares negativos, porque hasta parecía que las revistas nacionales e internacionales nos estaban haciendo bullying cuando nos ubicaron como primer lugar nacional de obesos, alimentos chatarra o bullying escolar.
La delincuencia organizada también contribuyó para que a Tamaulipas se le ubicara dentro de las 10 entidades más violentas del país, y hasta en secuestros, levantones, desapariciones y más de esas ‘linduras’ que a todo mundo nos pusieron a temblar.
Esta vez, según la revista Forbes y con datos del Instituto Nacional de Estadística Geografía (INEGI) Tamaulipas NO está dentro de las 10 entidades más corruptas de la república mexicana.
Este parámetro es considerando que la incidencia de corrupción, por cada 100 mil habitantes y fue San Luis Potosí quien ocupó el primer lugar, seguido por el Distrito Federal y el Estado de México.
Los datos del INEGI fueron obtenidos de la Encuesta Nacional de Calidad e Impacto Gubernamental (ENCIG) que midió las experiencias de los habitantes de cada ciudad mexicana al enfrentar una situación de corrupción.
INEGI aclaró que se refirió al tipo de corrupción en la encuesta, cuando el público realiza trámites en las oficinas de gobierno –federal, estatal o municipal-, como solicitudes de servicios y otros contactos con servidores públicos.
De entrada los resultados de la encuesta parecen alarmantes, sobre todo por los momentos de inseguridad que se viven en el país, porque el de mayor porcentaje de experiencias de corrupción fue el contacto con autoridades de seguridad pública que registró un 50.6%, seguido del de permisos relacionados con la propiedad, con un 24.8%.
Según la revista Forbes, INEGI por primera vez en el país, utiliza una encuesta que aborda el tema de la corrupción en el sector público cuyos resultados proporcionan la tasa de prevalencia e incidencia, es decir la proporción de población que tuvo contacto con un servidor público y vivió una experiencia de corrupción.
En este sentido, la encuesta nacional estimó las percepciones de los mexicanos durante el año pasado (2013) y se consideró contextos de 100 mil habitantes en experiencias de corrupción registradas en pagos, trámites y solicitudes de servicios públicos, así como otro tipo de contactos con servidores públicos.
Finalmente le comento que la Revista Forbes afirma que las 10 entidades con mayor corrupción, de acuerdo con el INEGI, son en orden cronológico ascendente:
Primer lugar para Fernando Toranzo Fernández de SLP del PRI; segundo lugar, Miguel Ángel Mancera Espinoza del DF y del PRD; el tercer lugar le corresponde a Eruviel Ávila Villegas de EDOMEX, del PRI.
El cuarto lugar de corrupción es para la entidad que gobierna César Duarte Jáquer, Chihuahua, y lo postuló el PRI; el quinto lugar es para Roberto Borgue Angulo de Quintana Roo del mismo partido tricolor.
También aparece en la lista de corrupción, en sexto lugar, Tabasco, Arturo Núñez Jiménez del PRD; Jorge Aristóteles Sandoval Díaz de Jalisco y del PRI, en séptimo lugar; Por Tlaxcala tenemos a Mariano González Zarur del PRI.
En octavo lugar; también del mismo tricolor a Fausto Vallejo Figueroa, recién sustituido por Salvador Jara Guerrero, en noveno lugar de corrupción; finalmente a Gabino Cue de la Vieja Antequera, Oaxaca, aparece en décimo lugar.
Cierro este espacio levantando los brazos al cielo, cuando Tamaulipas no es señalado en esta nefasta relación de entidades donde la corrupción se ha ganado un lugar nacional.
Comentarios: mario.vargas@starmedia.com

(Visited 1 times, 1 visits today)