¿Desaire a la militancia azul?

0

-Ni partido ni ex candidato han dicho esta boca es mía
-Dicen que “lo cortés no quita lo valiente”
-Complicado panorama para el PAN en la sucesión de Lety

EXTRAÑAMENTE, sin explicación alguna, ni partido ni candidato han manifestado agradecimiento alguno a los poco más de 40 mil votantes que acudieron a las urnas electorales, durante el pasado proceso eleccionario.
En efecto, ni el dirigente local del Partido Acción Nacional, GERARDO MARTINEZ GARCIA, ni el abanderado panista a la diputación federal por el IV Distrito, RAMIRO SALAZAR RODRIGUEZ, se han dirigido en esos términos a sus miles de simpatizantes.
Si bien es cierto que la derrota es amarga, también es una verdad de a kilo que el agradecimiento al apoyo ciudadano, aun en condiciones desfavorables, forma parte de la unidad partidista.
Además, el panismo local, obligadamente, debe tener la mira puesta en la renovación de la alcaldía y las cuatro diputaciones locales que estarán en competencia en el proceso electoral del año próximo.
Es por ello que no deja de causar extrañeza la actitud asumida por la causa albiceleste en la tierra de Rigo Tovar, con todo y la contundente victoria obtenida por el candidato del PRI, JESUS DE LA GARZA DIAZ DEL GUANTE.
A juzgar por lo que se ve, tal parece que los panistas locales (bueno, no todos) aún no asimilan el triunfo tricolor que se reflejó, incluso, en los siete distritos restantes en el territorio tamaulipeco.
Si embargo, a una semana del cotejo eleccionario para renovar la LXII Legislatura Federal en la Cámara Baja del Congreso de la Unión, ni partido ni candidato han salido del letargo.
La necesaria unidad de la causa albiceleste, segunda fuerza electoral en Tamaulipas y en Matamoros, requiere del mensaje alentador del presidente del Comité Municipal del PAN y del agradecimiento del ahora ex candidato a la diputación federal.
Ante la ausencia de tal actitud, se antoja punto menos que imposible que dirigente y abanderado reconozcan la voluntad popular reflejada en las urnas y, por ende, feliciten y deseen éxito al triunfador de la contienda.
Lo anterior, claro está, atendiendo ese viejo refrán popular que dice que “lo cortés no quita lo valiente”.
También en el entendido de que “haiga sido como haiga sido”, (así, entre comillas) para efectos legales, DIAZ DEL GUANTE superó con más de 12 mil votos a SALAZAR RODRIGUEZ.
No obstante, el hecho de que la ola azul no haya manifestado inconformidad alguna ante la autoridad electoral es un indicativo claro de que acepta la derrota y, en consecuencia, reconoce el triunfo del rival.
Desde esa perspectiva, no agradecer la copiosa votación panista ni impugnar el resultado, podría prestarse a ácidas especulaciones.
De lo que no queda duda alguna es que apenas terminada la competencia eleccionaria federal, prácticamente ya está en marcha el proceso de 2016.
Con la moral por los cielos como resultado del triunfo el 7 de junio, el PRI prepara sus cuadros con miras al relevo de LETICIA SALAZAR VAZQUEZ en la silla municipal. En contraparte, el PAN se prepara para la competencia con la barca haciendo agua, aunque, eso sí, con la ventaja que otorga mantener el control del poder municipal.
Si los diferentes grupos de poder dentro del panismo local no se ponen de acuerdo, como hasta ahora parece, difícilmente podrán darle continuidad a la administración municipal, justo ahora que el alcalde electo en 2016 por dos años, podrá reelegirse por un período más.
Ante tal escenario, el hermetismo mostrado por la dirigencia panista y su candidato, aunado al divisionismo interno, podrían ser factores que obliguen a recordar cómo la primera alcaldía azul presidida por RAMON ANTONIO SAMPAYO ORTIZ no pudo repetir la dosis en la renovación inmediata, precisamente, por la pugna por el poder.
La reflexión lógica obliga a preguntarse cómo tomarán los más de 40 mil electores panistas lo que aparentemente es un desaire.
Ni hablar.
Y hasta la próxima.
mariodiaz27@prodigy.net.mx

(Visited 1 times, 1 visits today)