Los derechos de las niñas y los niños

Pese a voces encontradas, el Congreso de Tamaulipas ha dado entrada a la iniciativa que garantiza, mediante la correspondiente ley, los derechos que tienen los niños y las niñas no en la entidad, sino en el país entero.
De esta acción, Benjamín Santamaría (a) “El Rey Mono” hizo dos libros: uno de ellos, avalado por la UNICEF y el otro que de forma didáctica presenta para que los niños hagan suyos esos derechos; se llama “Ponle color a tu derechos”, y los dos son producto de Editorial Trillas, una casa editorial que tiene mucha fe en este tipo de temas y los promueve en el mundo entero.
Lo que mueve a Benjamín Santamaría es precisamente la falta de acuerdos que se cumplan para que nuestros pequeños tengan garantizado lo que en el mundo les es ofrecido, pero, hay que decirlo, tampoco se lleva a cabo con la prontitud y eficiencia que desearíamos.
El caso de los pequeños que trabajan y las violaciones a sus derechos, que dan lugar allá por los años veintes del siglo pasado al mote de ”mucrackers” o buscadores de basura, como un presidente estadounidense bautizó a los periodistas interesados en sacar a la luz pública estas anomalías.
Hoy, el Congreso tamaulipeco toma la mano en ese sentido y trata de hacer suyo este derecho inalienable para los niños, porque, finalmente, como parte gobernante, deben de garantizar tal acción en base a cumplimiento y garantías que es menester se cumplan.
Dice el diputado Ramiro Ramos Salinas que en Tamaulipas se fomenta el desarrollo integral de la niñez con la ley de los derechos de los niños, niñas y adolescentes.
Una clara muestra del interés que tiene el gobierno del estado que encabeza Egidio Torre Cantú es que hace un año se llevó a cabo importante congreso que versó sobre el tema: el asunto no está olvidado por nuestras autoridades y representantes populares, y eso alienta, nos hace sentir bien porque están preocupados por un asunto que debemos atender a la brevedad posible y con toda la eficiencia que se tenga, a fin de que ellos, los “chavos” puedan vivir tramnquilos y bien.
Santamaría Ochoa –Benjamín- ha insistido en el tema, motivo por el que es recordado como el primer ombudsman de la niñez en México, aunque desgraciadamente su labor afectó intereses políticos y tuvo que huir refugiado a otra nación, desde donde ha proseguido con esta importante labor en pro de la niñez mexicana.
Volviendo con nuestro querido estado, Ramiro Ramos pide que se vigilen y respeten los derechos de los menores, entre los que nombra el derecho a la vida, la salud, la libertad, alimentación, identidad, supervivencia, desarrollo y participación en todos los aspectos de la vida que les concierne, entre muchos otros.
En esta ley promovida por el gobernador Egidio Torre y los grupos parlamentarios del PAN y PANAL, los legisladores de otros institutos y éstos incluidos han aprobado un marco legal adecuado que protege y garantizará a las niñas, niños y adolescentes ejercer plenamente sus derechos que están plasmados en la Constitución Política de nuestra nación, así como en los tratados internacionales sobre el tema.
Era necesario este tipo de acciones para que muchos individuos entiendan que se deben respetar estas etapas de la vida como son la infancia y la adolescencia, para que en plenitud puedan crecer sin problemas de ninguna índole, que tengan garantía de obtener lo mínimo necesario para desarrollares, y entonces sí, construir el Tamaulipas del milenio que inicia con ese tipo de personajes que tienen todo en sus manos para triunfar, y que nos gobernarán dentro de algunas décadas.
Es preparase para el futuro, preparar los recursos humanos que nos regirán para ese entonces.
La verdad, muy buena acción, por donde se vea.
Comentarios: entrenos@prodigy.net.mx

(Visited 1 times, 1 visits today)