Receso legislativo

A partir del 30 de junio y hasta el 1 de octubre del presente año, los miembros de la actual legislatura entran en período de receso. Concluye el llamado “período ordinario de sesiones”, donde los legisladores han dado cuenta de diversos asuntos de interés para todos nosotros, destacando algunos que tienen que ver con la protección a los menores, migrantes, mujeres y otros rubros como fue el caso de la ley de los servidores públicos y más.
Nos están demostrando algo que deseábamos ver: que el slario que les pagamos es devengado con acciones cuyo objetivo es que mejoren nuestras formas de convivencia, aunque a veces existan algunos escollos, pero por parte de la autoridad legislativa se están estableciendo los lineamientos para tal efecto.
En ese sentido, Ramiro Ramos Salinas, presidente de la Junta de Coordinación del Congreso tamaulipeco ha exhortado a todos los representantes populares a que sigan trabajando desde sus lugares de origen, y cuando sean requeridos, estén dispuestos a responder a esa cantidad de gente que representan, tanto de su partido como de otros, porque finalmente, deben estar conscientes de que un diputado no se supedita a escuchar a sus simpatizantes, sino a todos los que habitan en el sector del ue surge o al que representa.
Existen muchos asuntos pendientes como saben ellos mismos, y se ha girado la instrucción de que, si bien es cierto que hay un período de sesiones que ha concluido, no concluye su trabajo de representación popular.
De esta forma, algunos ya están llevando a cabo gestiones en sus oficinas instaladas para tal efecto, y la ciudadanía está recibiendo el beneficio correspondiente o la respuesta a sus demandas, porque, finalmente, para ello están en donde están.
Ramiro Ramos Salinas ha estado muy activo en estos menesteres y trata de asistir a eventos, giras o reuniones donde alguno de los representantes se presentan para escuchar las demandas ciudadanas.
Este tipo de acciones son las que a muchos nos gusta escuchar, porque tenemos que reconocer que, a un año de concluir su gestión, los actuales miembros de la Legislatura tamaulipeca han logrado cambiar la imagen que teníamos de este órgano colegiado, en el que se pensaba era holganza y nada más. No podemos decir que todos estén trabajando como debieran, pero sí entendemos que la gran mayoría hace su esfuerzo por allegar votos a su partido en las próximas elecciones en base a los resultados que puedan obtener de su gestión, y que se convierte en la mejor precampaña electoral sin serlo.
A través de la diputación permanente hay una serie de acciones que se seguirán realizando independientemente del período de receso, porque la vida de los tamaulipecos no para y eso lo saben sus representantes.
Qué bueno que estén atentos a las demandas, y en ese sentido, nos gustaría que conozcan las referentes a las escuelas de Tiempo Completo, que están batallando mucho porque no alcanza el recurso para alimentar a los estudiantes, ya que los padres, en un número considerable, no cumplen con su obligación de participar con lo que corresponde para dar de comer a sus hijos.
Las escuelas no son bancos y no tienen dinero, pero algún legislador que no conoce de leyes ni programas oficiales dijo que la educación es gratuita y no se debe cobrar este dinero, desconocedor de que la comida de los hijos es responsabilidad de los padres y no del Estado.
Ojalá nuestros diputados puedan vislumbrar este problema que se cierne en varias instituciones que han entrado en problemas económicos muy graves, y encuentren una adecuada solución que permita que no haya conflictos que se avizoran, ante la presencia de esos incongruentes agitadores de oficio.
Bueno fuera poder charlar con los legisladores y autoridades educativas para exponer este que puede convertirse en un guijarro en el zapato de nuestras autoridades educativas, estatales y federales.
Comentarios: entrenos@prodigy.net.mx

(Visited 1 times, 1 visits today)