Los otros niños héroes

0

Somos un país de simbolismos y héroes: no podemos dejar de pensar en fechas, acontecimientos, personajes y demás, porque de esa manera justificamos nuestra presencia y muchas de nuestras actitudes.
El 13 de septiembre ha sido un día especial para México porque recuerda aquella batalla de Chapultepec, en la que los Niños Héroes (así, con mayúscula) se vistieron precisamente de héroes al enfrentar al enemigo según consta en los anales de la historia.
Luego viene el día 15 del mismo mes de septiembre, en el que se lleva a cabo una de las ás significativas ceremonias del país, cuando tradicionalmente el Presidente de la República sale al balcón de Palacio de Gobierno y da el llamado “Grito de Independencia”, haciendo una remembranza de los héroes que intervinieron para que esto fuera posible.
Es una enorme y tradicional celebración que se multiplica en plazas y consulados, en las presidencias municipales y sedes de los gobiernos estatales.
Es una noche muy mexicana.
Pero, ¿Es realmente motivo para sentirnos orgullosos?
Los agoreros del desastre aseguran que México no es independiente y que vive en una tremenda y total esclavitud; algo hay de eso, sin embargo, hemos de precisar que, si hacemos una revisión a fondo de la historia, veremos que ha habido avances muy significativos en muchas cosas, y que si bien es cierto que la independencia no la hemos logrado en su totalidad, hemos de afirmar que no se puede hacer tal cosa en la medida que somos dependientes de otras naciones para nuestro desarrollo, y una clara muestra lo vivimos con los precios de las divisas extranjeras que suben y bajan de acuerdo al comportamiento mundial. El fenómeno es del orbe y no únicamente de México.
Pero el asunto es que tenemos que aprender a vivir con esas y otras cosas, como el hecho de vivir secuestrados medianamente en nuestras localidades, o en otras cosas que nos enojan y afectan, per que, curiosamente, no hacemos nada por mejorarlas.
Porque, aquellos guerreros de la lucha de la independencia se inconformaron igual que nosotros, pero actuaron e hicieron lo que en su momento y tiempo debieron hacer según su conciencia: actuar por la independencia.
Hoy, tenemos otro tipo de niños que juegan a ser héroes y que viven en nuestras calles lanzando cosas al aire, tragando fuego o limpiando parabrisas, en los mejores casos, porque hay otros que se han tirado a la droga y su vida no augura nada bueno ni mediato.
Esos niños son los que deben ser motivo de preocupación nuestra, y por ellos es por los que debemos actuar en consecuencia.
Tratar de mejorar nuestros sentimientos y expectativas para que México pueda ser la nación que está llamada a ser antes de que le echemos a perder con nuestras actitudes derrotistas.
Es tiempo de comenzar a pensar en los otros niños que se convertirán en héroes: los que vienen empujando con su preparación y entusiasmo, sus ideas y su coraje e idealismo que puede transformar al país de una buena vez, sabido ello luego de ver que las actuales generaciones se han dedicado a otras cosas menos importantes.
El mes de la patria dicen de septiembre, por la cantidad de festejos que existen, pero lo más importante, suponemos, es que haya ese sentimiento de gratitud al país, y el compromiso de hacer lo mejor de cada uno de nosotros, en la trinchera que nos toca, para superar lo que existe y vivir de una forma mejor y más decorosa.
Eso dependerá de ellos, que den el salto a la significativa oportunidad de convertirse en guías de nuestra nación.
Comentarios: entrenos@prodigy.net.mx

(Visited 1 times, 1 visits today)