Semana crucial

0

-La incertidumbre a todo lo que da
-Se acaba el plazo para el registro
-“Democracia dirigida” e “imposición”

SIN lugar a dudas, la semana laboral que hoy inicia será de sumo interés para quienes siguen de cerca el actual proceso electoral y, obviamente, para todos los actores que participan en el escenario.
Las dos corrientes partidistas con mayor presencia en Tamaulipas, el PRI y el PAN, habrán de definir a sus respectivos candidatos al relevo de EGIDIO TORRE CANTU.
De acuerdo a los calendarios establecidos por la autoridad electoral, a más tardar el 30 de enero habrán de registrarse los aspirantes que deseen representar a cada partido político.
Sin embargo, como el Revolucionario Institucional ha decidido presentar un candidato de unidad, mediante el método de designación por convención de delegados, lógicamente, no habrá competencia interna.
De igual forma, como la cúpula de Acción Nacional decidió nombrar a sus abanderados mediante la designación directa, tampoco se enfrentarán quienes desean la estafeta azul y blanco.
En consecuencia, tanto en el PRI como en el PAN los candidatos utilizarán el tiempo de campañas internas para promocionarse entre sus respectivas militancias, en antesala del proselitismo constitucional.
De acuerdo a lo externado por el dirigente estatal panista CESAR VERASTEGUI OSTOS, será hoy lunes cuando el dirigente nacional del PAN, RICARDO ANAYA, anuncie oficialmente la identidad de su candidato al gobierno del estado de Tamaulipas. Desde la semana pasada corrió insistentemente el rumor de que tal responsabilidad partidista recaería en el senador FRANCISCO JAVIER GARCIA CABEZA DE VACA. Filtraciones a algunos medios de comunicación y lo escrito en su cuenta de Twitter de la senadora MAKI ORTIZ darían por cierto la declaración inicial en ese sentido, vertida por el diputado local y Secretario General del Comité Directivo Estatal del PAN ALVARO BARRIENTOS.
En la esquina contraria, luego de la publicación de la convocatoria, el PRI también descorrerá el velo que mantiene en suspenso a quienes pretenden la candidatura y, por supuesto, a sus respectivos equipos de trabajo y simpatizantes.
Dicen los que dicen saber que el reparto equitativo del pastel político que significa la gubernatura tamaulipeca es lo que realmente mantiene la actual incertidumbre. Desde esa óptica, ambas franquicias electoreras ya tendrían definidos los nombres de los elegidos y la espera se circunscribe a negociaciones internas con quienes se quedarán en el camino.
No obstante, otra corriente de opinión asegura que, en el caso del PAN, cabe la posibilidad de una impugnación ante el Tribunal Federal Electoral, con el objeto de impedir la designación directa y que la elección se lleve a cabo mediante el voto de los consejeros estatales. Lo que, en consecuencia, daría pauta a fuerte pugna al interior del panismo nacional.
Como no hay plazo que no se cumpla ni fecha que no se llegue, el próximo sábado es el tiempo límite para que los partidos contendientes en la renovación del Poder Ejecutivo Estatal registren sus aspirantes.
Mediante esa farsa conocida como “democracia dirigida” los delegados priístas-“línea” de por medio-avalarán a su candidato de unidad, allá por el mes de febrero, para su posterior registro ante el Instituto Electoral de Tamaulipas.
En cambio, con eso que se considera una “imposición partidista”, de acuerdo a panistas inconformes, la cúpula albicelete se reservó el derecho centralista de elegir a su candidato a gobernador, alcaldes y diputados locales.
Ni hablar.
Y hasta la próxima.
mariodiaz27@prodigy.net.mx

(Visited 1 times, 1 visits today)