Regalo de Navidad

0

La fecha es especial para casi todos: algunos la denostamos y pensamos que es œun dí­a más, pero la verdad es que sí­ tiene impacto en nuestra existencia.

Para la Iglesia y el mundo, estamos recordando el nacimiento de Jesucristo en aquel paraje bí­blico de Belén, con todo lo que la tradición implica, y que habla de los Reyes Magos y sus regalos maravillosos, y el significado de los animales y más en aquel pesebre en el que llegó el hijo del hombre y todo lo demás.

Pero, para nosotros, mortales normales y comunes y corrientes del siglo veintiuno, que habitamos uno de los sitios más peligrosos del planeta, ¿Qué significa este dí­a?

Entre nuestros amigos y conocidos hemos encontrado diversos significados, positivos y negativos, y preferimos quedarnos con los que nos alimentan y fortalecen que con los destructivos y pesimistas, y para estos íºltimos entregamos un halo de esperanza porque puedan cambiar su actitud y su forma de ver las cosas, y disfruten la navidad de la forma en que todos quisiéramos, encontrando al menos a partir de hoy momentos de alegrí­a y felicidad, de tranquilidad y paz.

Y en los optimistas, los amigos, los que nos entregan su amistad, su cariño y afecto, su comprensión durante todo el año, solo podemos compartir con ellos un sentimiento de amor, de esperanza y deseos por los que pasen aspectos positivos.

A nuestras autoridades quisiéramos desear cosas buenas, aunque hay motivos para no ser tan optimistas, sin embargo hemos de ser positivos y dar ese beneficio de la duda, esperando que todo mejore para todos: que en la entidad podamos vivir mejor, que haya más empleo y salud, que la educación cambie y mejore más aíºn, que la Universidad siga levantando su calidad y prestigio y sea reconocida por los tamaulipecos por lo que es y no por malas opiniones que no se apegan a la realidad, y que nuestros polí­ticos de todo partido, cargo, puesto y nivel mejoren sus relaciones con los gobernados y administrados, para que entonces la entidad brava y norteña del noreste mexicano levante sus indicadores de productividad, economí­a, socialización y más, y sigamos sintiéndonos orgullosos de este punto del mundo donde solo los tamaulipecos tenemos el gusto de disfrutar.

Que en familia podamos ser mejores cada dí­a: que cada uno de los miembros de este pequeño y trascendente grupo social seamos capaces de encontrarnos y entregarnos entre nosotros, para ayudarnos y apoyarnos de forma tal que encontremos mejores expectativas.

Que nuestros proyectos se conviertan en realidades y dejemos de ser soñadores para convertirnos en triunfadores.

Que los propósitos de año nuevo se conviertan en realidades vigentes y reales, y que la felicidad llegue en cada momento a cada uno de nosotros en la forma en que sepamos buscarla, ubicarla, tratarla, trabajarla y disfrutarla.

Que la salud sea para todos y encontremos apoyos para mejorar nuestra calidad de vida, y que haya motivos para sentirnos orgullosos por cuidar este cuerpo que el Creador ha dispuesto para cada uno de nosotros, y lo hayamos empleado bien y formalmente para lo que era.

Que la paz llegue a cada corazón tamaulipeco, y que la envidia se aleje de nuestros centros de trabajo y escolares, y que esas personas que solo llegan para envenenar corazones y hacer grilla para perjudicar a los demás, encuentren tranquilidad moral y espiritual y mucho pero mucho trabajo para que éste no les de el tiempo que ocupan en destrozar a los demás.

Que el odio de esas personas se convierta en paz.

Que quien gusta de destruir al próximo sea bueno una vez más.

Y que todos gocemos de una natividad alegre, feliz, en paz y con salud, con mucho amor y todo lo que el Ser Supremo nos pueda orecer, regalar, pero sobre todo, que sepamos recibir y aprovechar en bien de los demás.

Feliz Navidad a todos, con el corazón en la mano.

Comentarios: columna.entre.nos@gmail.com

(Visited 1 times, 1 visits today)