Falta de materiales para la construcción retrasa las construcciones

0

-Aumenta demanda en construcción de comercios y casas.

Nuevo Laredo, Tamaulipas.-Aunque la industria de la construcción pasa por buen momento, una de las dificultades más importantes que puede provocar retrasos involuntarios en las construcciones, es la falta de materiales, ya que en esta frontera solo se consiguen sobre pedido hasta lujares como Monterrey, Torreón y Saltillo, explicó el dirigente del sindicato de albañiles en esta ciudad, Héctor Martínez Vigil.

Pero cuando el material escasea mucho, como el año pasado, cuando por motivos de la crisis provocada por la pandemia muchos negocios tuvieron que cerrar sus puertas ante el temor de los contagios, el material se tiene que conseguir en lugares más lejanos, lo que de acuerdo a Martínez, eleva su costo y por consiguiente, el valor del trabajo por realizar.

Dijo que el año pasado, debido a la pandemia se pensaba que las obras iban a detenerse al igual que los comercios, pero fue todo lo contrario porque el trabajo no se detuvo, sino que aumentó, sobre todo en lo que se refiere a la obra pública municipal y estatal, a la construcción de comercios y de casas habitación, porque muchas obras ya estaban contratadas y licitadas, y solo restaban que fueran terminadas a pesar de la pandemia.

“Fue todo lo contrario porque hubo trabajo aunque tuvimos un ligero bajón de dos o tres meses, porque no había quien nos surtiera los materiales para las construcciones, porque todos vienen de fuera”, explicó.

Y es que cuando la crisis estuvo en su punto más alto, las empresas surtidoras de Monterrey y de Torreón batallaron para surtir los pedidos de esta ciudad, lo que provocó que esta escases motivara  la detención de algunas obras, pero mencionó que fue momentáneo porque las obras eran fraccionamientos y obras municipales que no podían detenerse por mucho tiempo porque ya estaban licitadas y contratadas para su terminación.

Sin embargo, este año no ha habido escases de materiales para la construcción, aunque el costo de los materiales subió mucho y le está pegando mucho a los patrones, quienes no quieren perder y para ello pagan menos a los trabajadores, “pero para eso estamos, para que no se abuse de los trabajadores porque no es justo”, explicó.

“La canasta básica ya nos rebasó porque nuestros sueldos  son muy bajos, y es por eso que nuestra gente trabaja a destajo”, comentó.

Como ejemplo, dijo que en una maquiladora un obrero gana dos mil 90 pesos por semana además de las prestaciones y el bono de comida, los ahorros y el aguinaldo, mientras que un trabajadores de la construcción, al ser eventuales, no generan antigüedad y lo más que trabaja  es por tres meses en una obra grande, pero no todos los patrones les ofrecen las prestaciones de ley.

Un problema más es que no hay ayudantes de obra, a pesar de que la obra que más abunda en este momento es la construcción de comercios y las casas habitación.

(Visited 1 times, 3 visits today)