Jaqueline salvó 4 vidas con la donación de sus riñones y sus córneas, era de espíritu altruista

-A 4 años de su partida sus padres y hermanos la recuerdan con cariño y exhortan a la gente a reflexionar sobre la necesidad de sumarse a la donación de órganos

14058

Tampico, Tamaulipas.-Jaqueline salvó 4 vidas, con la donación de sus riñones y córneas. Ella era de espíritu altruista, siempre estaba dispuesta a dar todo de sí a las personas, sus padres sabían lo bondadosa que era, por eso a 4 años de su fallecimiento, señalan que por eso tomaron esa decisión de donar sus órganos y exhortan a la gente a reflexionar sobre la necesidad de sumarse a esta causa.

En el marco del Día Nacional de la Donación de Órganos y Tejidos en México, que fue el 26 de septiembre, la señora Minerva Martínez y el señor Eusebio Vera Reyes, padres de Jaqueline Vera Martínez, así como sus hermanos Josué de Jesús y Joceline Vera Martínez, la recuerdan con cariño.

“Tenemos ahora dos niños, teníamos 4, eran José Agustín y Jaqueline, quiénes lamentablemente en un accidente perdieron la vida”.

Don Eusebio cuenta que el accidente que les cambio la vida se registró el 13 de agosto de 2017, luego de que habían atendido la una invitación de un amigo y regresaban ya a su domicilio cuando de pronto le pegaron por detrás a su camioneta.

“Nos impactó, veníamos de Ciudad Madero hacía la zona norte, y una persona en estado de ebriedad nos impactó por la parte de atrás, posteriormente sucedió lo que hoy en día sufrimos, nos duele. En el accidente perdió la vida nuestro hijo Josué Agustín de 18 años y nuestra hija Jaqueline, de 16 años, la trasladaron al hospital, le hicieron las intervenciones necesarias, todo lo que estaba en la ciencia…fueron días difíciles, pero gracias a Dios aquí estamos”.

La señora Minerva, expresó que cuando sucedió este accidente vial no pensaron que fueran a tomar esta decisión.

“En el momento el dolor invadía todos nuestros sentimientos, en el cual al momento de trasladar a Jaqueline en una ambulancia para el hospital Canseco, mi esposo desesperado quiso que la movieran al CEMAIN, como era domingo no había doctores que la atendieran y requería una tomografía para ver su situación y la llevamos con la esperanza de que ella mejorara, pero no fue así, a los 3 días la doctora Smirna Chuy Díaz se acercó a nosotros y nos comentaba de la posibilidad de donar sus órganos”.

Admitió que cuando les hablaron de esta posibilidad de la donación de órganos, no les fue fácil, porque les cruzaron muchos pensamientos, y algunas personas de su familia se oponían, no concebían donar sus órganos.

“Yo decía como voy a repartir a mi niña en pedacitos, es difícil, pero pedimos consejo, y yo hasta tenía un poco de miedo, porque según la fe, uno puede estar débil en su fe, pero nos orientaron en el momento y entre los dos tomamos la decisión, yo respetando lo que él dijera y al ver la situación en que se encuentran personas necesitando órganos. De mi hija se podía donar las córneas y riñones, se iban a salvar 4 vidas. Pidiéndole a Dios la orientación y escuchando consejos tomamos la decisión, él la determinó y yo la apoye tomando en cuenta que la decisión que tomáramos no los afectará, al contrario, porque el dolor ya era inmenso, habíamos perdido a nuestro hijo mayor y estábamos a la expectativa de que nuestra niña perdiera la vida”.

A los padres de la joven, les dijeron que su cerebro estaba muy dañado y que probablemente tenía muerte cerebral, y el último examen que le iban a hacer iba a determinar y ese tiempo les dieron para tomar la determinación.

“Jaqueline siempre fue una niña dedicada en su persona, muy estudiosa, se cuidaba mucho en su alimentación y al momento de recordar esto, uno se da cuenta, uno no sabe cuáles son los planes de Dios, pero todos nos pusimos de acuerdo y tomamos la decisión. Al paso de los años el dolor no se quita, pero hay una satisfacción de ver personas que han logrado prolongar un poco más su vida”.

Cuenta que uno de las personas a la que le fue trasplantado el riñón de su hija, en Ciudad Victoria, ahora es mamá y les da gusto que tuvo esta oportunidad y su deseo es que cada uno de los que recibieron este regalo sigan mejorando su salud.

“Han pasado 4 años y no ha sido fácil, pero eso nos ha ayudado también a sentirnos fortalecidos, aquí estamos unidos como familia, siempre éramos muy unidos, no había lugar a donde no fuéramos los 6, mi niño ya tenía 18 años y era muy apegado a la familia, todos, tenemos bonitos recuerdos, no ha sido fácil porque nuestra familia se redujo a 4, pero hay muchas esperanzas para muchas personas y Dios nos ha fortalecido”.

Acompañado de su esposa y sus dos hijos en la sala de su hogar, don Eusebio manifiesta que les queda la satisfacción de que el dolor de ellos al final de cuentas ha servido y hoy pueden estar contentos de que quizás otras familias estén gozando.

“A final de cuentas la donación de órganos es hacer feliz a alguien más y de eso se trata, por eso tomamos esa decisión, ya estábamos con el dolor y la doctora Chuy nos hizo la propuesta, en ningún momento nos obligó, fue una decisión propia, lo consultamos en familia, le pedimos a Dios sabiduría y en su momento decidimos…nos comunican que hoy en día hay familias con una nueva oportunidad de vida…la invitación es a concientizar eso, las familias que pudieron aceptar esto fue un regalo de Dios y estamos satisfechos de que nos haya utilizado a nosotros Dios para hacerles un regalo y eso nos hace reconfortar cada día y seguir unidos, que el dolor no nos tumbe, que nos ayude cada día”.

Externa que a partir de ese día que tomaron la decisión cambió su vida y la de las personas que recibieron los órganos de su hija.

“Invitamos a la gente que hagan conciencia del dolor de las demás personas, no deseamos que suceda ningún accidente, sino que cada día las familias crezcan, se desarrollen como seres humanos y personas con objetivos. Mi hija hoy en día cursa la universidad y mi hijo la primaria y son cosas que uno no desea que suceda, pero hacer conciencia que si uno está en esa situación pensar en los demás, en la donación de órganos y hacer sentir bien a otras personas, a partir del momento que se encuentren en esas circunstancias, nosotros no creímos estar en una situación de esas y nos pasó…nos reconforma saber que la donación de órganos hace bien”.

Continuó diciendo que, “en el aspecto evangélico, en el cristianismo es difícil a veces entender esa parte, pero si se trata de hacer conciencia, Dios lo dio todo, Jesucristo vino a la tierra y dio todo. Incluso hay personas que en la licencia le ponen si quieren donar y eso es bueno, yo en mi licencia dice: donador. Hay muchas personas que necesitan donador, tenemos familiares que ya pasaron esa situación y no estuvo en nuestras manos poder ayudarlos, si nosotros pudimos ayudar a otras personas, quizás el día de mañana alguien más ayude a nuestra familia”.

También sus hermanos, Joceline, que ahora es la mayor, cuenta que no sabía cómo reaccionar y no sabía que pensar sobre la donación de órganos, pero al pasar el tiempo, y la decisión que tomaron sus padres fue buena, porque sabe que su hermana así lo hubiera querido. “Ella era muy bondadosa y le encantaba ayudar a las personas, y lo hubiera hecho sin pensar y nos alegra saber que quienes tienen sus órganos ahora están con una vida feliz y sin problemas, con los cuidados debidos”.

“Fue difícil pasar de ser la tercera a la hija mayor, yo necesitaba a mis hermanos para muchas cuestiones, académicamente y cosas del hogar, fue un cambio drástico, yo ya tenía que hacerme cargo de mi hermano, yo no me acercaba tanto a él por la diferencia de edad, pero poco a poco le tengo más cariño”.

Hizo hincapié en que hay que pensar en esas personas que aún no encuentran ese donante y ahora nos toca a nosotros en dar el ejemplo y guiarles en la mejor decisión y esta es una muy buena que ayuda a las personas a realizar su vida y a ser felices.

Sin poder contener sus lagrimas, su hermano pequeño, Josué, quien más la extraña, expresó que a su hermana le encantaba ayudar a los demás e incluso a él, a quien lo cuidaba con esmero, pues era una persona muy responsable. “Ella nos apoyaba y hacía hasta un poco más y yo no dejó de extrañarla

 

(Visited 1 times, 1 visits today)